Menu

Coche del día: Honda Accord LS 1.8 VTEC (CG)

Un ejemplo de equilibrio entre comodidad y deportividad

Coche del día: Honda Accord LS 1.8 VTEC (CG)

En generación de la berlina media de Honda, con el motor elegido, convertía al Honda Accord LS 1.8 VTEC en una opción muy interesante, con el sello deportivo que imprime Honda a todos sus productos. Se comercializó en carrocerías de cuatro y cinco puertas.

Su línea se modernizó respecto a la generación anterior, con un estilo personal, como la línea horizontal que iba desde el frontal hasta el  maletero, que acababa en un discreto voladizo por encima de los pilotos traseros. Sus alargados faros encastrados en un frontal bajo le daban un aspecto ligeramente agresivo. Su calidad de construcción resultaba muy elevada, al igual que su nivel de confort y una estabilidad entre las mejores de su categoría.

Sobrio, amplio y cómodo, tres adjetivos que definían su interior

Su interior destilaba la típica calidad y sobriedad de los coches japoneses. Plásticos de calidad, tanto visualmente como al tacto, ajustes casi perfectos, tapizados de calidad que recordaban al terciopelo. Inserciones imitando madera en salpicadero y puertas, y un sonido de puertas al cerrar que denotaban un alto nivel de calidad.

Honda Accord LS 1999 4

No había nada que objetar del  puesto de conducción, con una banqueta situada en una posición baja que le daba un punto deportivo. Un cuadro de instrumentos -claro y legible-, presidido por un gran velocímetro, que iba acompañado por un tacómetro y otro reloj doble de menor tamaño, que incluía nivel de combustible y temperatura de refrigerante.

Como equipamiento de seguridad contaba con  ABS, airbags delanteros  y laterales, volante y asiento del conductor regulables en altura, reposacabezas delanteros y traseros, cierre centralizado, elevalunas eléctricos y climatizador automático. El maletero tenía una capacidad de 430 litros en carrocería de cuatro puertas, con poca altura pero bastante profundo; con cinco puertas eran 3 litros menos. La única opción que ofrecía era la pintura metalizada.

Lo más interesante del Accord  estaba debajo de su capó. Un motor que contaba con el sistema VTEC de distribución variable, a lo que si añadimos su facilidad de subir la aguja del cuentavueltas, el resultado era un motor silencioso y suave a cualquier régimen, desde el ralentí hasta el corte de inyección

Este bloque de cuatro cilindros en línea y 1.850 cm3 en posición delantera transversal (F18) estaba fabricado en aluminio, al igual que la culata. Rendía 136 CV a 6.000 RPM y ofrecía un par máximo de 175 Nm a 4.800 RPM, indicativo de su buen hacer a altas revoluciones. La culata, con 16 válvulas, llevaba un árbol de levas (SOHC) y la alimentación era por inyección indirecta. La caja de cambios era manual, de cinco relaciones. Como ejemplo de su buen funcionamiento en alta, comentar que a 120 km/h reales el cuentarrevoluciones se situaba a 3.600 RPM.

Honda Accord LS 1999 5

Su velocidad máxima real era de 205 km/h, superando por poquito los 10 segundos en el  0 a 100 km/h. Los 1.000 metros desde parado los cubría en menos de 32 segundos, un registro algo discreto debido a su comportamiento “menos bueno” a bajo régimen. Necesitaba menos de 20 segundos para recorrer 400 m desde 40 km/h en cuarta, y 22 segundos para el mismo registro en quinta.

Sus consumos no eran elevados para sus características, con una media de 7 l/100 km. Si nos guiábamos por el instinto y queríamos disfrutar del sonido y rendimiento del motor, el pie derecho se hundía en el acelerador, subiendo el consumo hasta los 11-12 l/100 km. Su depósito de combustible contaba con unos generosos 65 litros. Una cualidad de este motor era su adaptación a diferentes tipos de conducción, ofreciéndose progresivo y suave si así lo deseábamos, o pidiendo guerra si éramos más exigentes. En este comportamiento se veía con claridad el sello deportivo de Honda. Quienes quisiesen más tenían como referencia el Accord Type R.

El tarado de su suspensión era realmente llamativo. Combinaba comodidad y seguridad alcanzando un magnífico equilibrio. Rodaba con un elevado confort por carreteras con firme irregular, y al mismo tiempo se agarraba en las curvas rápidas con gran firmeza. El esquema de la misma era el mismo en ambos ejes, con paralelogramo deformable, muelles, amortiguadores telescópicos y barras estabilizadoras. Los frenos eran de discos en ambos ejes, ventilados los delanteros. Las medidas de los neumáticos eran 195/60 R15, que abrazaban unas bonitas llantas de aleación de medidas 6×15.

El Honda Accord LS 1.8 VTEC era un coche muy completo, con una conducción increíblemente sencilla, con la comodidad de una amplia berlina media, y medianamente agresivo si le exigíamos. Resultaba pues válido tanto para la familia como para conductores jóvenes que buscaban cierta sofisticación. Si añadimos una atractiva línea y la garantía que Honda ofrece a sus productos, ¿qué más queremos?

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Saúl
Invitado
Saúl

Mi generacion favorita del Accord aunque sea un poco mas soso que el siguiente, que sí que triunfó por aquí

Carlos
Invitado
Carlos

Tengo este coche y los consumos (el paso de los años ya le afectará..) son algo más elevados tanto la media de 7 como la conducción más agresiva. Es un buen coche y muy fiable.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.