Esta es la historia del Heigo-Porsche 911 SC RS Evo III

Esta es la historia del Heigo-Porsche 911 SC RS Evo III

Cuatro "nueveonces" realmente únicos con el sello de Walter Röhrl


Tiempo de lectura: 5 min.

En el último medio siglo se han construido más de un millón de Porsche 911. Y tan apreciados (y bien construidos) como están, la mayoría de ellos, puedes apostar, todavía están en circulación. Pero algunos de nuestros favoritos, por difícil que sea hacer una selección, son los que se construyeron con un motivo especial, desde el Safari original y el primer 934 de fábrica hasta los últimos proyectos de la talla de RUF y Gemballa. Eso incluye el extraño Heigo-Porsche.

Desde los anales de la automoción, hay ciertos modelos que entusiasman, funcionan y parecen desafiar la prueba del tiempo que se está remodelando y renaciendo una y otra vez. En Estados Unidos, tienen al Chevrolet Corvette (en producción continua desde 1953) o el icónico Ford Mustang (desde 1964), por nombrar una pareja. En Europa hay muchos modelos que, de manera similar, han sido pioneros en las carreteras y pistas de todo el mundo, pero ninguno es más conocido que el Porsche 911.

Consecuentemente, ha generado un número aparentemente infinito de variantes y de ediciones especiales. Preparado para rallyes, el Heigo-Porsche 911 en particular fue preparado por las propias manos de Dieter Röscheisen y algunos amigos en 1979 para competir en territorios nacionales e internacionales. Tan solo se hicieron cuatro unidades, y todas ellas se reunieron recientemente por primera vez, unos 40 años después de que se concibiera el primero.

Heigo Porsche (9)

El maestro del automóvil, que comenzó a trabajar como mecánico en Porsche en 1976, compitió en rallyes en 1980 junto con Klaus Hesse, nacido en Kitzingen, Baja Franconia (al sur de Alemania). “Desafortunadamente, gastamos tanto dinero aquella temporada, que decidí vender el Heigo-Porsche en una celebración del Campeonato Mundial en Ratisbona”, dice Röscheisen. Por aquel entonces tenía 22 años y Walter Röhrl le puso en contacto con el que acabaría siendo su comprador, un hombre de nacionalidad inglesa.

Por tanto, el coupé alemán fue construido en 1979, corrió en 1980 y luego cambió de manos varias veces antes de desaparecer completamente del mapa hasta que fue descubierto varias décadas después pudriéndose en un oscuro aparcamiento. Steve Davies, el actual propietario, decidió restaurar el vehículo a su estado original basado en fotos originales. El Porsche que se perdió durante casi 30 años fue presentado en 2010 en el Salón Internacional de Automovilismo Histórico “Race Retro” en Stoneleigh Park (Coventry).

Poco después de reunirse con su proyecto de pasión perdido hace mucho tiempo, Röscheisen, su amigo Rafael Díez y Walter Röhrl construyeron una réplica del original. Y luego construyeron dos más para un par de ejecutivos de telecomunicaciones en Frankfurt, Klaus-Jürgen Orth y su socio Udo Müller. Sin embargo, no fue hasta que los cuatro se reunieron, que sus respectivos dueños y los hombres detrás del proyecto se dieron cuenta de cuán fielmente se había reproducido cada detalle.

“Los puntos de soldadura eran únicos. En 1979, diseñamos todos los componentes de este Heigo-Porsche específicamente para su participación en rallyes, de tal manera que los saltos no terminaran provocando una torsión excesiva”, explica Röscheisen. La idea de la combinación de colores surgió de Ginger Ostle, quien trabajaba en el estudio de diseño de la marca en ese momento: “Ginger colocó el coche bajo una lámpara y combinó los colores azul Petrol metalizado y blanco Grand Prix atendiendo a la sombra proyectada”, dice.

Los réplicas construidas a posteriori del Heigo-Porsche 911 SC RS Evo III debían contar con la puesta a punto final de Röscheisen y Röhrl, como el último modelo creado. Sobre el eje posterior cuelga un motor de 3,4 litros que entrega 340 CV, lo que supone un incremento de 62 CV frente al modelo original de 1979, que daba 278 CV gracias a la inyección mecánica en lugar de una K-Jetronic. “La mítica trasera ‘cola de pato’ y otros elementos heredados del Turbo correspondían a la homologación para Grupo 4”, recuerda Röscheisen.

“Rafael, Dieter y yo trabajamos intensamente en el desarrollo. Experimentamos con diferentes tipos de muelles y amortiguadores y fuimos logrando avances poco a poco”, explica Röhrl, quien condujo una de las réplicas del Heigo-Porsche que hizo de coche cero en el Rallye de la Baja Baviera. “El coche demostró su valía desde el principio”, continúa. “El arte de pilotar es acercarse a una curva de 90 grados y controlar el acelerador de manera precisa para que pueda deslizarse a través del viraje de manera limpia y sin sobresaltos”.

Heigo Porsche (2)

Los otros tres propietarios de los Heigo-Porsche restantes se han tenido que conformar con observar la maestría de Röhrl al volante. “Cuando conduzco, logro el máximo nivel de concentración”, dice Udo Müller. “El coche me da mucho, llevarlo al límite es una experiencia fantástica”, agrega Klaus-Jürgen Orth. Cuatro décadas después, el sueño de infancia de Dieter Röscheisen sigue muy vivo. El cuarteto se armó en Alemania y tomó una foto particularmente encantadora. Una bonita historia, ¿no?

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.