No es un 911 con esteroides, es el primer Porsche 934 fabricado

No es un 911 con esteroides, es el primer Porsche 934 fabricado

Y ha encontrado un nuevo hogar por 1,2 millones de euros


Tiempo de lectura: 3 min.

El Porsche 934 de 1976, con número de chasis #0151, ha pasado relativamente desapercibido en el evento de Gooding and Company en Isla Amelia, Florida (Estados Unidos) el pasado 6 de marzo de 2020, y eso que ha encontrado nuevo dueño por 1.380.000 dólares (algo más de 1,2 millones euros). Pero este “nueveonce maqueado” no solo es deseable por el buen estado en el que está esta unidad, también por su historia.

El 934 es el hermano de competición del 911 Turbo (930) coetáneo. Debutó junto con el 935 como parte de la entrada del fabricante alemán en las carreras de clase GT para acompañar sus esfuerzos con la división de prototipos. Se asemeja al 911 Turbo, pero presenta componentes aerodinámicos específicos, los frenos de disco del 917, llantas de aleación doradas firmadas por BBS con tuerca central, una jaula antivuelco y un motor turboalimentado que puede alcanzar 485 CV.

La versión India Red que ves en estas imágenes es la primera de un total de 31 ejemplares del 934 que se construyeron y vendieron a equipos de carreras en 1976. Fue el vehículo exacto que Porsche eligió mostrar durante su presentación preliminar en Weissach, Alemania. El vehículo hizo su debut con Kannacher GT Racing en la serie Deutsche Rennsport-Meisterchaft (DRM), alcanzando numerosos podios durante su trayectoria tanto en la DRM como en la European GT Racing.

1976 Porsche 934 (1)

La última carrera del primer Porsche 934 (#0151) fue en 1979, en las 24 Horas de Le Mans, donde terminó tercero en su clase y decimonoveno en la clasificatoria general

Según las reglas la Federación Internacional del Automovilismo (FIA), el Porsche 934 tuvo que parecerse lo más posible al 911 Turbo de producción, aunque todavía presentaba componentes aerodinámicos más pronunciados y suficiente potencia de su bloque de seis cilindros bóxer de 3 litros como para dejarte pegado al asiento a la primera caricia de pedal. Los 1.120 kilos de peso en seco podían llegar al 160 km/h en unos 12 segundos y alcanzar los 305 km/h de velocidad punta.

Tras una destacada vida de logros, el chasis #0151 pasó su retiro en manos de varias personas, pero rara vez ha salido de casa desde los 80. De hecho, solo ha aparecido en varias exhibiciones de coches clásicos. Tras cinco manos distintas, este Porsche 934 recibió una restauración completa en 2003, devolviéndolo a los estándares de los coleccionistas de la marca. Conserva su esquema de pintura y la documentación completa, así como su historial de competición.

1976 Porsche 934 (5)

 “Este automóvil posee una procedencia conocida y una identidad singular, con su historia bien documentada en varios libros sobre la marca y el modelo”, dice la casa de subastas. “Un ejemplar sobresaliente e históricamente significativo del legendario corredor turboalimentado del Grupo 4 de Porsche a mediados de la década de los 70, el chasis #0151 seguramente impresionará al coleccionista más exigente”. Y quien soy para poner esa afirmación en duda viendo las fotos.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Sena Mokaddam