Ruf SCR 2018, el 911 que engañará a tus ojos

Ruf SCR 2018, el 911 que engañará a tus ojos

Aún más purista que el Porsche 911 GT3 RS


Tiempo de lectura: 3 min.

Ruf, salvo que seas un entusiasta del motor o un friki de la saga de videojuegos Gran Turismo, no te sonará de nada. A modo de resumen, podríamos decir que esta empresa siempre se ha dedicado a coger modelos Porsche -fundamentalmente 911- y hacerlos aún más radicales en cuanto a mecánica se refiere. Pero no es sólo un preparador; Ruf está reconocida como marca independiente al incluir componentes de fabricación propia. La prueba de ello la encontramos en este nuevo modelo que parece un Porsche 911, pero no lo es.

2018 ve el regreso del Ruf SCR, un modelo visto por primera vez hace 40 años como un 911 Carrera más rápido y más agresivo. Parece que toma la base de un 911 de los ochenta, ¿verdad? No podríamos estar más equivocados. Aunque las proporciones son realmente parecidas, este coche no comparte absolutamente nada con Porsche. Ha sido un modelo creado completamente desde cero por Ruf en el que no se ha escatimado ni un solo euro.

El Ruf SCR fue uno de los primeros 911 preparados por el especialista alemán en Pfaffenhausen a finales de los setenta

Utiliza un chasis monocasco de fibra de carbono y, sobre este, se monta una carrocería también del mismo material. Aunque la carrocería esté inspirada en un Porsche 911 (930/964), no comparte ni una sola pieza con él. En el interior pasa exactamente lo mismo. Inspiración retro pero de estilo muy racing, con baquets, alcántara y una jaula antivuelco. Nada de lujos superfluos.

Ruf SCR

La potencia proviene de un motor bóxer de seis cilindros y 4.0 litros de aspiración natural -sin vinculación con los stuttgartenses-. Desarrolla 510 CV a 8.270 rpm y un par máximo de 470 Nm que son transmitidos al asfalto a través de unos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 hasta los 320 km/h. Ruf no ha dado el dato de aceleración hasta los 100 km/h, pero con 1.250 kilos de masa no será precisamente lento. Lógicamente, es propulsión.

El motor atmosférico unido una caja de cambios manual de seis velocidades y un peso casi 200 kg inferior al 911 más más ligero, hacen del SCR el “nueveonce” más purista del mercado

Ruf describe el SCR como “nuestra respuesta llena de carácter al deseo de un placer de conducir puro en un mundo sin compromisos“. El SCR presenta además frenos carbocerámicos, un diferencial de deslizamiento limitado, amortiguadores completamente ajustables y una jaula antivuelco integrada en la estructura. Y todo en un paquete que se parece al viejo 911: ¿dónde firmamos?

Este coche no es un one off o un mero prototipo, está listo para salir a la venta. No sabemos ni cuántas unidades serán fabricadas ni su precio. Aun así, dado el carácter del coche, ¿qué más da lo que pidan? Lo venderán, y no podremos permitírnoslo. Una pena no poder tenerlo en el garaje.

Para todos aquellos que deseen ver en acción un Ruf, traigo un bonus video del CTR “Yellow Bird” rodando por el Infierno Verde, que más de uno conocerá. Y si no, miradlo con toda vuestra atención porque seguro que os encantará. Es pornografía pura…

 

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
zamu
Invitado
zamu

Entre RUF y Singer anda el juego… Hay que incluír a Magnus Walker pero su estilo no es el que va conmigo.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Sena Mokaddam