Coche del día: Opel Calibra Turbo 4×4

Coche del día: Opel Calibra Turbo 4×4

Un magnífico coupé burgués de Opel


Tiempo de lectura: 3 min.

El Opel Calibra Turbo 4×4 fue un coche muy especial que apenas tuvo competencia directa, pues el más similar en cuanto a técnica, carrocería y prestaciones era el Toyota Celica Turbo 4WD. Además, era un coche dado a introducirle cambios y hoy en día es muy difícil encontrar uno en estado original.

Veamos una breve historia de este modelo. Se presentó en el Salón de Frankfurt en septiembre de 1989 con motores 2.0 de 115 CV y 150 CV, este último con posibilidad de llevar sistema de tracción integral 4×4. En la primavera de 1992 se presentó la versión que nos ocupa hoy, a un precio de 27.000 euros sin contar la inflación, y se vendió hasta 1996, año en que ya costaba 33.000 euros al cambio. Esta versión no llegaría a las 10.000 unidades producidas, convirtiéndose en un modelo exclusivo. Se vendió casi exclusivamente en Reino Unido, Alemania, España, Italia y Francia.

El equipamiento variaba según mercados, los más completos llevaban entre otras cosas ABS, aire acondicionado, ordenador de a bordo, doble airbag delantero, dirección asistida o elevalunas eléctricos. Su diseño aerodinámico y atractivo daba cabida a cuatro adultos de forma especialmente espaciosa y cómoda en las plazas traseras para ser un coupé. Sus dimensiones eran 4.492 mm de largo, 1.688 mm de ancho y 1.320 de alto con un peso de 1.365 kg, un peso relativamente alto debido a su sistema de tracción 4×4.

Aquí podemos verlo dándose una vueltecita por el infierno verde de Nurburgring Nordschleife:

Su comportamiento era totalmente civilizado y era un automóvil adecuado tanto para un uso convencional como para viajar, gracias a la puesta a punto de su chasis y la forma de entregar su potencia. Bajo su capó guardaba un motor de 1.998 cc que entregaba 204 CV a 5.600 RPM y un par máximo de 280 Nm a 2.400 RPM, mediante la ayuda de un turbocompresor KKK, teniendo unos notables registros como los 6,8 segundos de 0 a 100 km/h y 245 km/h de velocidad punta. Solo cedía en aceleración ante el Ford Escort Cosworth y el Lancia Delta HF Integrale.

Las sensaciones de esta máquina al acelerar, aparte de las frías cifras, eran como salir huyendo de la destrucción del mundo detrás de nosotros, y si le añadíamos la tracción total era lo más de lo más para los petrolheads de la época

Para redondear el producto solamente le faltaba que el chasis estuviera a la altura del motor, una suspensión más firme y una dirección que no acompañaba si el asfalto no estaba en buen estado. Le faltaba un poco de emoción y garra; tampoco le hubiese venido mal un manómetro de presión del turbo.

Podríamos resumirlo como un Gran Turismo muy rápido y versátil más que como un deportivo al uso, o de otra manera, un coupé genial con un fabuloso motor y de personalidad burguesa.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

12
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Alex
Invitado
Alex

Señor Gines de los Reyes. No he leído más artículos suyos, pero como propietario de este modelo que soy, este articulo veo escueto, sin describir el comportamiento del coche, ni virtudes ni defectos. No se si es lo habitual.
Y sobre todo, me parece lamentable que para acompañar a una síntesis del modelo, ponga un video del calibra 8v de Aitor en Nurburgring. Es como hacer un articulo sobre el Porsche 964 Carrera Turbo y poner un video de una 964 atmosférico.
Si quiere hacer un articulo mejor que un relleno, si quiere datos y detalles, para ayudar estamos.

José Lopez
Invitado
José Lopez

Pero tengo entendido que este modelo en concreto no erá tan burgués por el hecho de que cuando entraba el turbo era como presionar el gatillo de un revolver. O todo o nada. Característica que después si consiguiero solucionar con el 2.0 Turbo que se monto en el Astra G. Un fallo que le restaba “usabilidad”

xealist
Invitado
xealist

Hoy no hay coches asi…. todo un NAFTERO.

Txesz
Invitado
Txesz

Un coche que sigue conservando una línea bastante atractiva. Pero no se que fue antes si el huevo de un precio de reventa bajo, o la gallina de que muchos terminasen en manos de artistas del tunning más horrible jamás imaginado, lo que contribuyó a su depreciación. Y es que tal vez la única preparación estética que le quedaba bien era la del DTM Había leído en su día que se desarrolló como una versión coupé del Vectra, y de hecho en su frontal se reconoce a la berlina, pero retocaron tanto su aspecto que en Opel consideraron que aquel… Leer más »

Rest
Invitado
Rest

Hola, Txesz;

el relevo del Calibra también anduvo latente todo momento disfrutado por el Insignia, y no solo porque su huella contase con mucho adepto, sino porque ejemplifica al cupé de buen caché no dedicado a acaudaladas minorías.

Saludos!

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

No se si es el de la foto el que pilotaba Keke Rosberg. Si la memoria no me falla, hicieron una versión en su honor.

Rest
Invitado
Rest

Universidades prestigiosas de todo el mundo todavía persisten en dilucidar de dónde puede proceder la misteriosa atracción Calibra/Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Numerosos estudios demuestran que si usted conduce este icónico modelo ~sinónimo de súmmum en su momento, símbolo de respeto en su época~ tiene una posibilidad entre 1.000, de NO ser ‘parao’ durante un control de carretera aun con 15’3 coches aspirantes por delante con anomalía aparente inclusive. Y de 1.000 entre una, de SÍ conseguir mostrar algún tipo de documentación circulando por zona urbana de madrugada durante un periplo mínimo de 08’13 minutos.

Javier Costas Franco
Invitado

Este coche ha acabado cayendo en gente de muy mala fama, luego es normal que se generalice el prejuicio entre los guardianes del orden. Si vas en un Prius no tienes esos problemas, casi todos los llevan personas de más de 40 años.

Rest
Invitado
Rest

Ya, ya me lo temía. Ahora mis sospechas arrojan luz cuando el Tano, la Chana o el Piras, cada uno a su manera lo advertían: “Tened cuidado, mirad qué mala dicha la mía. La culpa es de esa zarpa que mi ‘Cali’ conducía. Si me hubiera pillado un Prius, tendría problemas corrientes….vamos, tales como si aparcara siempre en batería”.

Óscar
Invitado
Óscar

Yo tuve un 2.0 i de 115 CV desde el año 91, entonces era complicado que te lo sirvieran antes de 3 meses. Era una pasada de coche, costaba 3 millones de pesetas, pero no le faltaba de nada en el equipamiento, hasta la rueda de repuesto era del mismo tamaño y con la misma llanta de aluminio que las otras 4. El coche era un tiro en aquella época. Era amplio y tenía un amplio maletero, los consumos eran contenidos gracias a la aerodinámica y el coche se pegaba al asfalto. Lo disfrute durante 15 años durante los cuales… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.