Coche del día: Citroën XM V6 (1989)

Coche del día: Citroën XM V6 (1989)

Una gran berlina francesa con el confort como bandera


Tiempo de lectura: 4 min.

La marca de los chevrones se enfrentaba a un gran reto con la sustitución de un vehículo tan emblemático como el CX, y parece ser que acertaron con la creación del Citroën XM. Por entonces el CX ya contaba con 15 años en sus espaldas y necesitaba urgentemente en sucesor, que se había quedado obsoleto en aspectos como mecánica, línea o espacio interior. Estos aspectos se solventaron con el XM, con una línea sumamente original, amplitud interior y una mecánica potente, un V6 de tres litros de 170 CV.

Había que reconocer su llamativo diseño, fruto de la colaboración de Bertone con el departamento de diseño de Citroën. Puede ser discutible pero a nadie le dejaba indiferente. Presentaba un lateral estilizado, con un capó delantero muy inclinado y una amplia superficie acristalada que le dotaba de gran ligereza, con una clara elevación del maletero que rompía la linealidad del lateral.

Con este estilizado diseño el XM alcanzaba un valor de Cx de 0,30, incluso mejorado en la versión con motor de 2 litros (0,28). Condicionado por este tipo de diseño los faros tenían un peculiar diseño, con muy poca altura lo que daba lugar a un haz de luz no muy potente.

Los ingenieros de Citroën se esmeraron en el diseño de su interior, tanto en el espacio como en la calidad de los materiales empleados como en su montaje, poniendo como modelo las berlinas alemanas, aportando como pequeñas novedades por un lado el hecho de que los pasajeros traseros iban más elevados de lo que era habitual en estos vehículos, y por otro la existencia de un segundo cristal en el portón trasero, lo que proporcionaba un aislamiento acústico extra.

La posición al volante era muy buena, con todo tipo de reglajes eléctricos en el asiento del conductor y del volante, mientras que el aislamiento exterior era muy bueno, algo a lo que contribuía la suspensión hidractiva inteligente, siendo el aspecto más interesante del vehículo, por lo que comentaremos con un poco más de profundidad.

Suspensión hidroactiva del Citroën XM

  1. Era una evolución de la utilizada en los modelos BX y CX. Se incorporaron cinco sensores electrónicos que detectaban los siguientes parámetros: presión interna del circuito de frenos, velocidad de movimiento del acelerador, variación de los movimientos de la carrocería, velocidad angular y ángulo de giro del volante y velocidad instantánea del vehículo. Lo novedoso que se incorporaba al aspecto hidroneumático propiamente dicho era la adición de una nueva esfera en cada eje, sumando tres esferas en total. Esta tercera esfera contaba con dos pasos adicionales que amortiguaban el líquido hidráulico.
  2. Si la conducción no era exigente las tres esferas funcionaban al unísono aumentando la cantidad de gas y de pasos de aceite se suavizaba la suspensión. Si por el contrario la conducción se volvía más exigente los sensores electrónicos lo detectaban e independizaban el circuito hidráulico de cada rueda, disminuyendo la cantidad de gas y de aceite endureciendo la respuesta de la amortiguación.

Con la colaboración de una buena geometría de las suspensiones, con triángulos inferiores de acero forjado unidos al bastidor a través de unos elementos de caucho para atenuar las vibraciones; detrás se instalaron unos brazos tirados unidos a un cuadro y este a su vez al bastidor, también con soportes de caucho. Con estas técnicas se consiguieron un confort y una efectividad inigualables hasta la fecha.

La dirección asistida compartía circuito hidráulico con la suspensión, con asistencia variable dependiendo de la velocidad (versión V6), con una tendencia excesiva al autocentrado. Tampoco iba mal servido de equipo de frenos, con discos ventilados en el eje delantero y macizos en el trasero, siendo necesario una pequeña adaptación a su tacto debido a su servoasistencia.

Citroen Xm V6

Pasemos al corazón de la máquina. Citroën eligió un V6 a 90º de aluminio de 2.975 cc, que entregaba 170 CV a 5.600 RPM y un par máximo de 240 Nm a 4.600 RPM, aunque a partir de las 1.900 RPM ya superaba los 200 Nm. Tampoco merecía estirarlo por encima de las 5.600 RPM, sobre todo porque a partir de las 5.000 RPM empezaba a decaer. Los 170 CV estaban bien aprovechados gracias a una caja de cambios de cinco velocidades bien escalonadas y con unos acertados desarrollos finales, con una quinta corta y aprovechable.

Gracias a su buena aerodinámica y el buen conjunto motor cambio sus prestaciones eran bastante buenas, la velocidad máxima se acercaba a los 225 km/h reales, notable para mover un conjunto que superaba los 1.400 kg de peso. El 0 a 100 km/h lo cubría en 9,8 segundos y tardaba 30,7 en hacer los 1000 metros desde parado.

Nos encontrábamos con una gran berlina que aunaba toda la tecnología en suspensiones, con un impactante diseño tanto interior como exterior, casi se podía decir que era un adelantado a su tiempo. Podía gustar o no, pero está claro que no era un vehículo que fuese indiferente a los conductores.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
jacobo
Invitado
jacobo

Excelente coche


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!