Coche del día: Alfa Romeo 166 3.0 V6 24v (936)

Coche del día: Alfa Romeo 166 3.0 V6 24v (936)

Una berlina casi deportiva con diseño y cuore italiano


Tiempo de lectura: 4 min.

El Alfa Romeo 166 resultó ser la última obra del diseñador Walter de Silva para la marca del biscione antes de aceptar trabajar para SEAT, dejando una huella imborrable en el diseño de automóviles de gran estilo y altas prestaciones. Sustituyó al ya veterano Alfa Romeo 164, con 11 años en el mercado, pero en un escalón por encima tanto en tecnología como en diseño, incluso por tamaño, pues superaba a este en todas sus dimensiones.

En el orden estético los diseñadores del Centro de Estilo Alfa Romeo crearon un coche con una gran sencillez de líneas que destilaban belleza todas ellas. Su trasera se asemejaba mucho al modelo 156 debido a sus sutiles y redondeadas formas, pero dotándole de una delantera más estilizada y elegante, dándole una personalidad diferente acorde con su nuevo status de coche superior.

Era un claro ejemplo de tecnología envuelta en diseño

Si su diseño llamaba la atención, la verdadera revolución se encontraba oculto a nuestros ojos. Podríamos empezar por su motor, una verdadera joya, un seis cilindros en V a 60o con una cilindrada de 2.959 cm3, de alimentación electrónica multipunto, que rendía 226 CV a 6.200 RPM y un par máximo de 275 Nm a 5.000 RPM, unos valores específicos bastante altos para ser un atmosférico con 20 años a sus espaldas, con el añadido de ser tremendamente elástico en toda la banda del cuentavueltas.

Alfa Romeo 166 1998 2

Su caja de cambios era una Sportronic -semiautomática- de cuatro velocidades, con un comportamiento similar a las que empleaban Audi, BMW o Porsche por entonces. Era una caja con un comportamiento superior en posición “D”, ya que los cambios eran más rápidos que en modo manual. No le hubiese venido mal una quinta marcha.

Sus prestaciones oficiales eran una velocidad máxima de 236 km/h, realizaba los 1.000 metros salida parada en 30,4 segundos, con una recuperación de 80 a 120 km/h en posición D de 5,9 segundos. Su mejor respuesta la daba a partir de las 4.000 RPM. Sus consumos oscilaban entre los 10,3 l/100km a 120 km/h y los 17,5 l/100 km en zona urbana, con un depósito de 72 litros.

Sus dimensiones eran de 4.420 mm de largo, 1.815 mm de ancho y 1.416 mm de alto, con un peso de 1.550 kg

Era un vehículo donde la suavidad y el confort en marcha eran la nota dominante. La suspensión filtraba todas las irregularidades independientemente del terreno, sin que los pasajeros tuvieran casi molestias. Respecto a su comportamiento nada que objetar, este resultaba muy equilibrado debido a su eficacia y firmeza, digiriendo las curvas con poco esfuerzo, acompañando en ello la dirección con asistencia eléctrica (EPS), los frenos -discos ventilados delante y macizos detrás- y el control de tracción. Tan solo podíamos objetar el amplio radio de giro que complicaba algo las maniobras en ciudad o en parado.

Alfa Romeo 166 30 V6 3

En las plazas delanteras no había pegas en cuanto a espacio y confort, con unas formas, reglajes y tapizados casi perfectos. De atrás no podíamos decir lo mismo, sobre todo por la cota en altura. Nos encontrábamos materiales como cuero y maderas nobles, ordenador de a bordo, sistema de navegación, aire acondicionado, inmovilizador electrónico, etc.

También se le dotó de un bastidor con una elevada rigidez, algo que beneficiaba a su ya logrado comportamiento, y se aumentó la seguridad tanto activa como pasiva añadiendo travesaños de refuerzo a la estructura, airbags (dobles tanto frontales como laterales y traseros, en total ocho), ABS con EBD y control de tracción.

Las pegas que podíamos achacarle eran las típicas del “distintivo” italiano de sus coches en aquella época

Como los Alfa Romeo de entonces, tenía algunos problemillas de calidad, como el funcionamiento errático del ordenador de a bordo o de su sistema electrónico, crujidos de los distintos paneles del interior con bajas temperaturas o al andar por terrenos bacheados, o el desgaste prematuro de piezas como pastillas o discos de freno, correas de distribución, bomba de agua, sistema de escape… Calidad made in Italy de los años 90.

Alfa Romeo 166 1998 3

Alfa Romeo 166 con cambio manual

Existió una versión más potente con un motor 3.2 litros y 240 CV, considerada casi deportiva, aunque las diferencias con la versión de 3 litros que hemos tratado no eran notables.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Alfa Romeo 166 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

12
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Juan
Invitado
Juan
Pablo Mayo
Editor

Inexacto. El jefe de diseño era Walter de Silva, y como tal, tenía muchos diseñadores a su cargo, entre ellos Egger, en cuyo boceto se basó el Proyecto 936 que daría vida al 166, “el alemán más italiano que conozco”, decía de Silva de Wolfgang Egger. Un coche nunca es obra de un solo diseñador, pero se atribuye siempre el diseño al jefe de diseño, por ser quien decide hacia donde van las líneas del modelo.

Juan
Invitado
Juan

Gracias por la respuesta. Siempre es bueno matizar. Pero todo el mundo siempre se olvida del bueno de Egger y a mí me gusta defenderle. Para mí, de hecho, el padre del diseño es él y no el “jefe de diseño”. Pero bueno, cada uno puede opinar lo que quiera, ¿no? smile

Pablo Mayo
Editor

Nada Juan, gracias a ti por comentar.

Javier
Invitado
Javier

Tuve dos, uno de cada generación. Magníficos autos. Problemas con las cerraduras son comunes. El interior aguanta muy bien el paso del tiempo (vendí el primera generación con 300.000 kms y los interiores y volante perfectos). Ruidos de suspensión con el paso de los años y al acumular kms comunes a a mayoría de los coches pesados y con multitud de juntas de goma que acaban cediendo y hay que sustituir. Comportamiento y comfort extraordinarios. Gran coche.

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Nota arruinada con el típico copy-paste infundado: “Como los Alfa Romeo de entonces, tenía algunos problemillas de calidad, como el funcionamiento errático del ordenador de a bordo o de su sistema electrónico, crujidos de los distintos paneles del interior con bajas temperaturas o al andar por terrenos bacheados, o el desgaste prematuro de piezas como pastillas o discos de freno, correas de distribución, bomba de agua, sistema de escape… Calidad made in Italy de los años 90.” También usado respecto de los 80, los 70, etc… ahora dicen que son una maravilla Mito, Giulietta, Giulia y Stelvio, ya veremos en… Leer más »

Javier Costas Franco
Invitado

Comentario arruinado por parcialidad hacia todo lo que tenga que ver con Fiat -SergioQ4, que ya nos conocemos-.

Mira lo que dice What Car sobre el 166: https://www.whatcar.com/alfa-romeo/166/saloon/used-review/advice/

Anda, si nosotros decimos algo parecido. No es que sea un coche poco fiable, es que no se gastó lo que se tenía que gastar en un coche de su categoría y ahí están los efectos. Dices que es “infundado”, pero en una búsqueda de 5 minutos encuentras todos los fundamentos que echas de menos.

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Buena respuesta. Me hiciste reir! Sin embargo, sabiendo de autos, también sabemos que google no es la fuente de la verdad, y en 5 minutos (en menos también) encontramos todo lo malo que queramos del grupo Fiat. Hilando más fino se puede encontrar lo mismo de malo sobre BMW o de Mercedes Benz, (del grupo VW nunca nada malo, para todos es una maravilla (incluso las fallas son mejores fallas, aunque sea una tapa de cilindros de un BKD)); y en el otro extremo en foros de BMW, hablando maravillas de Alfas con mas de 400.000km. Que yo sepa ninguno… Leer más »

Javier Costas Franco
Invitado

Google no es la fuente, Google te lleva a las fuentes, que puede parecer lo mismo, pero no lo es. Insisto, una cosa es que los coches estén mal hechos porque se rompen, y otra porque tienen achaques impropios de su edad, segmento de precio o demás criterios objetivos.

No estamos hablando de BMW, Mercedes-Benz, ni Volkswagen. Hablamos de Alfa Romeo, y si las cosas son así, pues habrá que aceptarlas.

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Google es lo que antes era un bar, ahora es un mega bar internacional donde se juntan cientos de sabelotodos. Gracias a google ahora todos saben de la existencia de Juanito, un conocido del hermano del cuñado del tío del padre de un amigo del vecino de la tía de pepa que una vez tuvo un Alfa 33 allá por 1989, de 4ta mano que nadie le podía ajustar los carburadores y se le pudrieron los zócalos, y de ahí en adelante todos los Alfa son una porquería, como si siguieran teniendo carburador, aunque nadie sabe dónde está Juanito, y… Leer más »

Javier Costas Franco
Invitado

Contra los sabelotodos de bar están los fanáticos que defienden algo incluso solo con la fuerza la pasión, todo se compensa.

¿Un foro de propietarios de ese coche es un aquelarre de sabelotodos? Pregunto. No por empeñarte en negar una realidad haces que esta desaparezca, solo la bloqueas en tu mente. Yo me he subido en un 166 cuando tenía poco más de 10 años (el coche), y el volante estaba pelado. Y no te lo digo desde la barra de un bar.

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

Ohhh, el ejemplo perfecto, con cuántos km, con que trato?
El grupo VAG es el número uno en ser alabado por la calidad de interiores gracias a esos plásticos con la laca gomosa; y así mismo son los nro uno con plásticos y botones pelados, de qué estamos hablando?!


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!