Coche del día: Opel Astra (F)

Coche del día: Opel Astra (F)

El primer Astra se hace “treintañero”


Tiempo de lectura: 6 min.

Pues así es, en el mes de abril de 2021, se cumplen exactamente 30 años desde que el primer Opel Astra (F) viera la luz, aunque las primeras unidades no serían entregadas en los concesionarios hasta octubre de 1991. Ofrecido en inicio con carrocería de cinco puertas, familiar -Caravan- y de tres como versión GSi -después llegarían versiones “normales”-, en 1992 le seguiría el sedán de cuatro, además de en 1993 el Cabrio -obra de Bertone-.

El nombre Astra sustituyó al de Kadett como integrante de la marca del rayo en el segmento C. El nombre de Kadett era con el que conocíamos al vehículo compacto de Opel en viejo continente, pero, por el afán de General Motors de homogeneizar los nombres de los vehículos de sus filiales Opel y Vauxhall, se cambió a Astra.

En el nuevo Astra se mejoraba la habitabilidad con respecto al Kadett, pero manteniendo un tamaño exterior similar. Para ello, se adelantaba el parabrisas delantero en 74 milímetros, dando lugar a un espacio superior para rodillas y cabeza de los pasajeros traseros en casi 50 milímetros.

La calidad de su interior ganaba también muchísimos enteros, con superficies texturizadas blandas en la parte superior del salpicadero -que curiosamente estaba ligeramente orientado hacia el conductor, mejorando su ergonomía- y paneles de las puertas tapizados.

Con unas dimensiones exteriores de 4.109 milímetros para los hatchback -los tres y cinco puertas-, de 4.330 mm para el sedán, 4.400 mm para el familiar y 4.240 mm para el descapotable, todos compartían una plataforma de 2.515 milímetros de batalla y una anchura de 1.690 mm. Aún así existían diferencias en la cota de altura entre todas sus carrocerías, siendo como es obvio el Caravan el más alto y el Cabrio el más bajito.

Con un diseño muy moderno, de trazos curvos y aerodinámicos -su Cx era de solo 0,30- y que nada tenía que ver con el del Kadett, parecía que le adelantaba estilísticamente en una década más y le ponía casi como un vehículo del siglo XXI. Además de romper en el diseño, introdujo diversas mejoras tanto en materia de seguridad como en aspectos medio ambientales, una preocupación que cada vez era mayor por aquel entonces.

Opel Astra 3p GSi 16v esquema

Opel Astra 3p GSi 16v

Se incluyeron dobles barras de acero en todas las puertas para proteger a los pasajeros en caso de choque lateral, nuevos apoyos en los asientos de la banqueta trasera para evitar el efecto submarino (*) en caso de colisión, pretensores en los cinturones de las plazas delanteras y, desde 1994, el doble airbag frontal como elemento de serie de su equipamiento.

Como elementos de seguridad activa, el ABS estaba disponible según versiones y como primicia, el GSi sería el primer coche del segmento C en equipar control electrónico de tracción. Opel es conocida por popularizar en sus gamas ciertos adelantos técnicos. Por ejemplo, en el Opel Astra Cool (1996) tenía aire acondicionado de serie, fue el primer compacto en poder decir tal cosa. Como opción llegó en 1992, y también fue el primero del segmento.

Si pasamos ahora a hablar del respeto hacia el medio ambiente del que el Astra hacía gala, diversos materiales de su interior como el de la instrumentación, paneles interiores o asientos estaban fabricados de polipropileno totalmente reciclable. Además, los revestimientos de los pasos de rueda y los soportes de los paragolpes estaban ya fabricados a partir de materiales reciclados.

El Opel Astra Caravan no tuvo rival en el mercado europeo en familiares (en ningún segmento) de 1993 al 2000

Otro punto para intentar echar un cable al medio ambiente era la inclusión de catalizadores de tres vías en las motorizaciones de gasolina y un catalizador de oxidación totalmente nuevo en el Diesel. De ahí el apellido ECOTEC de sus motorizaciones. Hubo unos prototipos eléctricos, los Opel Impuls, que recorrieron en total 350.000 km entre 1993 y 1997.

Ya que los hemos mencionado, pasemos a hablar de sus motores: en gasolina motores todos de cuatro cilindros y colocados en posición delantera transversal, que, con cilindradas de 1,4, 1,6, 1,8 y 2 litros, entregaban potencias de entre 60 y 150 CV -este último solo para el tres puertas y para la versión más prestacional GSi-, estando disponible también una versión “descafeinada” de ocho válvulas y sin doble árbol de levas en cabeza que entregaba 115 CV.

Todas las motorizaciones eran de inyección indirecta de gasolina, menos la de acceso, que estuvo disponible durante escasamente un año con carburación. En gasóleo, misma disposición bajo el vano motor que los de ciclo Otto, pero con un único bloque de 1,7 litros. Estaba disponible con potencias comprendidas entre los 57 y 82 CV en función de si era atmosférico, con turbo o con turbo más intercooler.

Opel Astra 3p GSi 16v 1994

Opel Astra 3p GSi 16v (1994)

En todos los casos la potencia era transmitida al eje delantero a través de una caja manual de cinco velocidades, estando disponible de manera opcional para algunos motores una automática de solo cuatro. Por aquel entonces los automáticos eran básicamente para quienes no querían cambiar o no podían cambiar a mano, y siempre para una o dos versiones de gasolina.

Centrándonos en los Opel Astra GSi, que estuvieron disponibles con 1,8 y 2 litros de cubicaje, el modelo tope de 16 válvulas y 150 CV anunciaba un sprint hasta los 100 km/h en menos de 8 segundos, una velocidad máxima de 220 km/h y entregaba una cifra de par de 196 Nm a 4.600 vueltas, siendo la potencia máxima entregada a las 6.000 vueltas. El consumo medio estaba en torno a unos 8-9 litros a los 100 km.

En el plano tech, los Astra incluían el denominado Multi-Info Display, una pantalla monocroma en la parte superior de la consola central para combinar en un mismo lugar informaciones de la radio, hora, temperatura, check control y ordenador de a bordo. Lo que en los años 80 era un lujo en cochazos como el Toyota Soarer (Z10).

Opel Astra 3p Dream 1996

Opel Astra 3p Dream (1996)

Tras 4,13 millones de unidades fabricadas entre 1991 y 1997, sería sustituido por el Astra (G). Como honor para la marca de Rüsselsheim, esta primera generación del Astra ha sido hasta el momento el modelo más vendido en su historia. Si quieres incorporar uno a tu garaje ve preparando unos 3.000 euros para un GSi un buen estado. Dado que esto es espiritu RACER y nos gustan los coches, dudamos que vayas a mostrar interés por cualquier versión que no sea esta.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Opel Astra con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!