El primer Chevrolet Corvette (C8) de producción, vendido por 2,7 millones de euros

El primer Chevrolet Corvette (C8) de producción, vendido por 2,7 millones de euros

Y aunque en la subasta haya aparecido vestido de rojo, el VIN 001 será negro


Tiempo de lectura: 2 min.

No es la primera vez que vemos que algún fabricante de coches ofrece el primer ejemplar de un nuevo modelo en subasta con objeto de enviar el dinero obtenido a una organización benéfica, como la unidad número uno del nuevo Toyota Supra. Esta vez, General Motors ha puesto en disposición de la casa de subastas Barrett-Jackson el primer y novísimo Chevrolet Corvette (C8) de producción.

El propietario del equipo NASCAR Rick Hendrick fue el postor ganador, pagando 3 millones de dólares (2,7 millones de euros) en la licitación de Sottsdale, en Arizona, Estados Unidos. Sin embargo, aunque el automóvil presente en la subasta era rojo, Barrett-Jackson dijo que el primer coche real será “un Corvette 3LT negro sobre negro equipado con todas las opciones disponibles, el cual se construirá durante el primer trimestre de 2020”.

Con el número VIN 001, Hendrick se llevará a casa un Chevrolet Corvette Stingray (C8) que funciona con un motor V8 de 6,2 litros de 501 CV y 637 Nm. También estará equipado con el paquete Z51, aportando un diferencial de deslizamiento limitado de control electrónico con una relación de transmisión final más corta, un sistema de frenos firmado por Brembo, un escape de alto rendimiento, asientos buquet “GT2” y neumáticos Michelin Pilot Sport 4S.

Chevrolet Corvette C8 VIN 001 Barrett Jackson (1)

El primer Chevrolet Corvette (C8) de producción estará pintado en negro y equipado con el paquete prestacional Z51 y el acabado 3LT, unos 80.000 dólares (72.000 euros) en el concesionario

El 100 % de los ingresos irán a Detroit Children’s Fund, una organización sin ánimo de lucro (ONG) que se encarga de beneficiar a las escuelas públicas de la capital norteamericana con menos fondos. El nuevo Corvette (C8) se ha estrenado al mundo con una motivación caritativa, siguiendo así los pasos de la generación saliente (C7), cuya última unidad fue un Z06 negro que se vendió por 2,7 millones de dólares (2,43 millones de euros) el otoño pasado.

El ganador de la subasta podrá recoger el coche en la fábrica de Chevrolet de Bowling Green, Kentucky, y hacer un recorrido por el museo Corvette. Hendrick también recibirá obras de arte del automóvil y un certificado de autenticidad. Después de retrasarse debido a la huelga de la United Automobile Workers (UAW), el nuevo deportivo de motor central estadounidense entrará pronto en producción con las primeras entregas previstas para el mes de marzo.

Chevrolet Corvette C8 VIN 001 Barrett Jackson (3)

Chevrolet no ha confirmado que todas las unidades del Corvette de motor central estén agotadas, pero sí que ha confirmado 37.000 reservas para los coches, y eso que aun no ha llegado la versión descapotable. “Soy el drogadicto Corvette número uno del mundo”, dijo Hendrick después de la subasta. “Gracias a Chevrolet y Barrett-Jackson, porque siempre eligen organizaciones benéficas que son tan buenas y ayudan a tanta gente”.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.