Así es la Tesla Cybertruck de concepción rusa

Así es la Tesla Cybertruck de concepción rusa

Plataforma de UAZ y mucho trabajo de chapa y pintura


Tiempo de lectura: 3 min.

Garage 54, con sede en las hermosas tierras heladas de Rusia, es un canal de YouTube dedicado a crear algunas de las cosas más extravagantes que a uno se le pueda ocurrir, que pueden ir desde un Fiat Panda de ocho ruedas hasta una batería hecha con 1.000 limones o un Mistsubishi Eclipse convertido en una bola de discoteca móvil. Su último proyecto, una Tesla Cybertruck de construcción casera.

Basado en el vehículo camión ligero UAZ 469 cuya vida perteneció al mundo de la construcción, esta conversión hacia la futurística camioneta de Elon Musk requirió reemplazar completamente la carrocería y, en lugar de estar impulsado por un potente motor eléctrico, los chicos de Garage 54 optaron por mantener el bloque de cuatro cilindros de gasolina UMZ de 2,5 litros. Con poco más de 70 CV de potencia, lejos se queda de las prestaciones de la pick-up estadounidense.

Sin embargo, para hacer que el camión se pareciese a una Cybertruck, los muchachos tuvieron que alargar la distancia entre ejes, soldar un poco de metal adicional y hacer paneles para la carrocería de acero de dos milímetros. En el caso del coche de Tesla, son de tres milímetros y de acero inoxidable laminado en frío para conseguir una durabilidad líder en el segmento. Todo parece bastante sencillo y fácil de hacer si tiene una buena experiencia en cortes y soldaduras.

Desde que el ejército ruso retiró el UAZ 469 del servicio en 2011, los civiles también pueden comprar el vehículo todoterreno. Como curiosidad, gana al Lada 4×4 por seis años en antigüedad

Este no es la primera réplica de una Tesla Cybertruck hecho en ese país. No hace mucho se hizo viral en la red otro modelo construido sobre un Lada Samara (de Pushka/Cannon Garage). Significativamente más pequeño que este, el otro homenaje de la madre patria rusa a la pick-up californiana tampoco es eléctrico. La primera copia que opte por integrar en sus entrañas un tren motriz eléctrico, probablemente, atraerá mucha atención. ¿Vendrá también de Rusia?

Y hablando del modelo real, la Cybertruck está actualmente disponible para hacer las pre-reservas en el sitio web de la marca, con precios que comienzan en 39.900 dólares (35.990 euros) para la versión de acceso: de propulsión y con un solo motor eléctrico. La opción bimotor cuesta 49.900 dólares (45.000 euros), mientras que el trimotor, que cuenta con la batería más grande y el rendimiento en línea recta más estimulante, costará 69.900 dólares (63.050 euros).

Probablemente, Tesla no pensó que la Cybertruck serviría de musa para tantas imitaciones, pero estas versiones ciertamente están generando algo de publicidad gratuita para la marca, como lo muestra su increíble popularidad. Así que ya sabes, si no quieres esperar más de un año a que la Tesla Cybertuck llegue a las calles, siempre puedes optar por crear (o comprar si estás en Rusia) una réplica bastante fidedigna. Al fin y al cabo, su diseño no lo pone difícil.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.