Así es la Tesla Cybertruck de concepción rusa

Así es la Tesla Cybertruck de concepción rusa

Plataforma de UAZ y mucho trabajo de chapa y pintura


Tiempo de lectura: 3 min.

Garage 54, con sede en las hermosas tierras heladas de Rusia, es un canal de YouTube dedicado a crear algunas de las cosas más extravagantes que a uno se le pueda ocurrir, que pueden ir desde un Fiat Panda de ocho ruedas hasta una batería hecha con 1.000 limones o un Mistsubishi Eclipse convertido en una bola de discoteca móvil. Su último proyecto, una Tesla Cybertruck de construcción casera.

Basado en el vehículo camión ligero UAZ 469 cuya vida perteneció al mundo de la construcción, esta conversión hacia la futurística camioneta de Elon Musk requirió reemplazar completamente la carrocería y, en lugar de estar impulsado por un potente motor eléctrico, los chicos de Garage 54 optaron por mantener el bloque de cuatro cilindros de gasolina UMZ de 2,5 litros. Con poco más de 70 CV de potencia, lejos se queda de las prestaciones de la pick-up estadounidense.

Sin embargo, para hacer que el camión se pareciese a una Cybertruck, los muchachos tuvieron que alargar la distancia entre ejes, soldar un poco de metal adicional y hacer paneles para la carrocería de acero de dos milímetros. En el caso del coche de Tesla, son de tres milímetros y de acero inoxidable laminado en frío para conseguir una durabilidad líder en el segmento. Todo parece bastante sencillo y fácil de hacer si tiene una buena experiencia en cortes y soldaduras.

Desde que el ejército ruso retiró el UAZ 469 del servicio en 2011, los civiles también pueden comprar el vehículo todoterreno. Como curiosidad, gana al Lada 4×4 por seis años en antigüedad

Este no es la primera réplica de una Tesla Cybertruck hecho en ese país. No hace mucho se hizo viral en la red otro modelo construido sobre un Lada Samara (de Pushka/Cannon Garage). Significativamente más pequeño que este, el otro homenaje de la madre patria rusa a la pick-up californiana tampoco es eléctrico. La primera copia que opte por integrar en sus entrañas un tren motriz eléctrico, probablemente, atraerá mucha atención. ¿Vendrá también de Rusia?

Y hablando del modelo real, la Cybertruck está actualmente disponible para hacer las pre-reservas en el sitio web de la marca, con precios que comienzan en 39.900 dólares (35.990 euros) para la versión de acceso: de propulsión y con un solo motor eléctrico. La opción bimotor cuesta 49.900 dólares (45.000 euros), mientras que el trimotor, que cuenta con la batería más grande y el rendimiento en línea recta más estimulante, costará 69.900 dólares (63.050 euros).

Probablemente, Tesla no pensó que la Cybertruck serviría de musa para tantas imitaciones, pero estas versiones ciertamente están generando algo de publicidad gratuita para la marca, como lo muestra su increíble popularidad. Así que ya sabes, si no quieres esperar más de un año a que la Tesla Cybertuck llegue a las calles, siempre puedes optar por crear (o comprar si estás en Rusia) una réplica bastante fidedigna. Al fin y al cabo, su diseño no lo pone difícil.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.