Menu

2020 Chevrolet Corvette Convertible, ahora descapotable

El primer "hardtop" con motor central de la saga

2020 Chevrolet Corvette Convertible, ahora descapotable

La nueva generación del Chevrolet Corvette tiró por la ventana toda las características del modelo hasta ahora, para adoptar una configuración nunca vista en el deportivo americano que ha tenido sus más y sus menos. El hecho de montar el motor entre los asientos y el eje trasero ha conllevado muchas más cosas que no han gustado a unos, pero han entusiasmado a otros, que tendrán en la nueva versión roadster todo un revulsivo para soñar despiertos a todas horas.

Chevrolet ha desvelado el nuevo 2020 Corvette Convertible, una versión descapotable que, como ha hecho la variante targa (no hay coupé en esta generación), rompe con la tradición del modelo y no solo se acerca mucho a los típicos roadster italianos firmados por el cavallino, también desecha el techo de lona y, por primera vez en el modelo, emplea un techo duro retráctil.

Técnicamente es idéntico al Corvette Stingray salvo por el techo y todo el bloque trasero que se coloca sobre el motor. En lugar de un targa, manteniendo los pilares y la luneta trasera, se han instalado dos jorobas tras los asientos y un nuevo panel sobre el motor, que se abre en conjunto para dejar hueco al techo plegable. Tarda 16 segundos gracias a seis motores eléctricos, que funcionan a velocidades de hasta 50 km/h. La cubierta que lo tapa se fabrica con materiales compuestos, las jorobas también hacen las veces de arco antivuelco, esconde un luneta de cristal de accionamiento eléctrico que también sirve de deflector y su accionamiento eléctrico no roba espacio de carga.

2020 Chevrolet Corvette Convertible hardtop 06

«Nuestro objetivo desde el principio era asegurarnos de que los clientes no tuvieran que sacrificar ninguna funcionalidad, rendimiento o comodidad al elegir el convertible de techo rígido. Logramos mantener el mismo tema de diseño que el coupé, así como la capacidad de almacenamiento excepcional y la capacidad en pista». – Josh Holder, gerente de ingeniería del programa Corvette.

Al igual que en su primera variante, el Corvette Convertible se inspira en los aviones de combate para sus formas. Por ejemplo, las jorobas tras los asientos se han perfilado aerodinámicamente, tomando como referencia la carcasa utilizada para los motores a reacción. Además, dichos elementos en combinación con el alerón trasero del Pack Z51 del Stingray, ofrece un arrastre idéntico a la primera versión presentada.

También se han realizado cambios en la suspensión, con nuevos muelles y amortiguadores cuyo ajuste se ha adaptado a su nueva configuración y, lógicamente, peso. Dato, por cierto, que la marca no ha facilitado pero que viene siendo algo más elevado que en las versiones coupé. No obstante, en esta ocasión no hay coupé como tal, sino un targa, y es posible que las diferencias en peso sean mínimas porque ya se diseñó para conducir a techo abierto.

Colocado tras los asientos y delante de las ruedas traseras, se mantiene el mismo V8 de 6,2 litros con 497 CV. Si añadimos el Pack Performance, la potencia sube hasta los 502 CV y el par llega a 637 Nm.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.