Este Ferrari 512 BB es un poco más especial

Este Ferrari 512 BB es un poco más especial

No tiene el motor de fábrica, pero sigue siendo un V12 plano de Maranello


Tiempo de lectura: 2 min.

La casa de subastas RM Sotheby’s se está preparando para su venta en Arizona el próximo mes, donde entre muchos candidatos encontraremos este sorprendente Ferrari 512 BB de 1979 altamente personalizado. “¿Altamente? Si parece prácticamente de fábrica”, podríamos pensar. Basado en el 365 GT4, solo 929 ejemplares del Bóxer Berlinetta se construyeron entre 1976 y 1981, por lo que todos los ejemplares son un tanto especiales.

Pero esta unidad, el lote #257, es única. Si bien este 512 BB pasó la mayor parte de su vida como cualquier otro, el especialista y preparador Ferrari Bob Norwood lo recuperó en 2002 y comenzó a convertirlo en una bestia radical. Pintado en un amenazante tono Nero Black, este Ferrari 512 BB continúa manteniendo un motor de doce cilindros en V a 180º. Pero no el 4.9 original de 360 CV y 452 Nm, sino un bloque 5.0 perteneciente al que sería su sucesor, el Testarossa.

Su anterior propietario lo modificó hasta tal punto que podía entregar más de 1.100 CV de potencia y un par motor no especificado. Presentado en la edición de mayo de 2002 de la revista Forza, también se equipó con llantas personalizadas con un diseño muy similar al juego utilizado en el 288 GTO, y mejoras tanto a nivel interior como exterior. Pero este propulsor no duró mucho en el vano. Un millar de jacos no era lo más adecuado para la conducción diaria.

Aunque lleve la palabra bóxer en el nombre, realmente se trata de un V12 plano: cada par de cilindros opuestos comparte una muñequilla del cigüeñal

1979 Ferrari 512 BB Tuning (2)

Norwood compró el motor directamente de Ferrari, lo que no es poca cosa, teniendo en cuenta que solo se produjeron 501 ejemplares del F512 M en todo el mundo

Fue por este motivo por lo que el corazón de esta bestia italiana fue sacado y sustituido por un motor de un F512M de fábrica, mucho más práctico con 440 CV. Este está asociado a una transmisión manual de cinco velocidades, y junto a él, se han integrado muchas piezas de fibra de carbono personalizadas, amortiguadores Öhlins, un sistema de escape de acero inoxidable personalizado con silenciador de titanio, o un paquete de frenos a medida, entre otros.

Curiosamente, la lista no indica el kilometraje del chasis ni el kilometraje del motor F 512 M. No obstante, aún se espera que el vehículo se venda entre 225.000 y 275.000 dólares, o lo que es lo mismo, entre 203.000 y 248.000 euros. Y se ofrece sin precio de reserva (al precio que se subaste, se lo lleva uno a casa, aunque sea por debajo de lo previsto), pero dada la historia del coche y las amplias personalizaciones que se han llevado a cabo, el precio real podría variar enormemente.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.