Porsche Macan: el superventas de la firma de Stuttgart se renueva

Porsche Macan: el superventas de la firma de Stuttgart se renueva

Una última puesta a punto antes de dar paso a la electrificación


Tiempo de lectura: 9 min.

No es ninguna sorpresa que los SUV sean los vehículos más demandados por el público en la actualidad, y por eso el Porsche Macan recibe una ligera actualización. De hecho, si combinamos el porcentaje de cuota de mercado que suman todos los subsegmentos de estos vehículos, estaríamos hablando de más del 50% de todos los coches vendidos en el pasado mes de enero, por arrojar algo de contexto. La cosa no cambia si nos movemos en el terreno premium, donde, si hace años el pastel del segmento de vehículo aspiracional se lo llevaban los coupés deportivos, hoy día su venta es casi residual, habiendo cedido el testigo a SUV como el Alfa Romeo Stelvio QV o Audi RS Q3, entre otros muchos. Al fin y al cabo, ofrecen una estética imponente, unas prestaciones impresionantes para su tamaño y un espacio interior con el que un 2+2 sólo puede soñar.

Sin embargo, al haber una demanda tan elevada, la competencia se vuelve feroz y es que, el cliente tiene tanto donde elegir que, si dispone de más de 60.0000 euros para gastar, esta elección se vuelve una quimera. En este caso, Porsche debe estar haciendo las cosas muy bien, ya que el Macan, que lleva en el mercado desde 2014, está situado muy alto en la tabla de ventas de SUV medianos premium y supone uno de los modelos de más éxito comercial de la firma de Stuttgart. Sirva como dato que el 80% de sus ventas corresponden a clientes que acceden por primera vez a un Porsche, lo cual dice mucho del modelo, teniendo  en cuenta el resto de productos que ofrece la marca.

Este éxito, por otra parte, no es cuestión de suerte, ya que se puede decir, sin lugar a dudas, que Porsche, en esto de aunar deportividad con un formato SUV, tiene tablas. De hecho, el Cayenne, lanzado hace casi dos décadas, supuso no sólo el primer todocamino de la marca alemana, sino que también fue el primero destinado a ofrecer elevadas prestaciones en carretera y, aunque causara un fuerte revuelo entre los seguidores más acérrimos de Porsche, su éxito comercial fue rotundo.

Por tanto, si tomamos la receta original y la hacemos más compacta, con un centro de gravedad más bajo y un aspecto más deportivo, como el Porsche Macan, sólo cabe esperar un resultado aún mejor en la facturación

Comencemos haciendo un repaso de los cerca de ocho años que lleva vendiéndose esta primera generación del Macan. A lo largo de su vida comercial podemos distinguir tres grandes hitos, siendo el primero, obviamente, su lanzamiento. En esta primera fase encontramos tres motorizaciones turboalimentadas de gasolina, que van desde los 252 CV del motor de 4 cilindros de 2 litros, hasta los 400 CV de la versión Turbo, pasando por la versión S, con 300 CV. No hay que olvidarse del Macan S diésel, que con su motor v6 de 3.0l biturbo de 258 CV, homologaba el consumo más reducido de toda la gama. Un motor que cobra especial sentido en un vehículo de estas características y que no desmerecía al Macan en absoluto. El modelo contaba con tracción total de serie en toda la gama y la exquisita caja de cambios PDK de 7 relaciones.

Si bien el Macan estaba pensado eminentemente para un uso en carretera, el paquete off road elevaba la suspensión para hacerle algo más apto para circular por carriles sin temor a dañar los bajos del vehículo. En 2015 aparecía la versión GTS del Macan, la décima de la marca en contar con estas siglas, que equipaba el motor 3 l V6, que con sus 360 CV se situaba entre el S y el Turbo. Un modelo más “picante” que el S, con un chasis mejorado para ser más efectivo y convertirse así en el modelo más deportivo de su gama.

En el año 2019 sufría su primer restyling de media vida, en el que se refrescaba la estética con nuevas defensas delanteras, una firma lumínica completamente renovada, en la que se introducían pilotos delanteros de LED de serie, así como unos pilotos traseros tridimensionales al estilo de los modelos de la marca de Stuttgart, el Panamera. Se ofrecieron nuevos colores y la posibilidad de contar con el volante GT Sport, similar al del 911. Este aumento de tamaño en la pantalla hace que las salidas de climatización tuvieran que moverse justo debajo de ésta, siendo el cambio más significativo en el interior.ç

El apartado del infoentretenimiento también sufre cambios, con una pantalla que pasa de 7,2” a 10,9”

porsche macan gts interior

Los motores, por su parte, tampoco quedaban exentos de modificaciones. Para adaptarlos a los nuevos tiempos, éstos tenían que ser más eficientes. En el caso del 2 l turbo, éste veía reducida su potencia desde los 252 CV hasta los 245 CV debido a la incorporación de un filtro de partículas. En esta actualización desaparece el motor de 3.6 l V6 y 340 CV del Macan S, en favor del nuevo V6 de 3,0 l con turbo de doble entrada que erogaba 354 CV. Por su parte, la versión Turbo del Macan, la cual comparte planta motriz con el S, sube hasta los 440 CV. No nos podemos olvidar del Macan GTS que, al igual que en su primera iteración, se situaba en el punto medio de la gama a nivel de potencia (375 CV en este caso), pero alcanzaba la cúspide en términos de deportividad.

Con respecto al motor diésel, Porsche anunció en 2018 que cesaría la producción del Macan con la variante de gasóleo, ya que un cambio cultural del público, que injustamente o no, tras el dieselgate de Volskwagen había comenzado a despreciar cada vez más este tipo de motores. Además, el hecho de que las normativas anticontaminación se volviesen cada vez más exigentes, hizo que se diera por concluido el idilio de Porsche con el gasóleo.

Ya para el año en el que se lanzó este restyling, el Macan había superado el hito de las 600.000 unidades vendidas, algo impresionante, si tomamos en consideración que esto mismo le tomó al Cayenne más de diez años, y al 911, más de tres décadas.

Esta nueva puesta a punto se presentó en Shangai, China, país en el que el Macan se vendió excepcionalmente, correspondiendo las ventas en el país asiático con un tercio del total

Y llegamos al final de esta historia, o casi, porque en el pasado mes de julio, se presentó la que será la última actualización de la primera generación del modelo fabricado en Leipzig, que será electrificado para su siguiente etapa comercial.

Si empezamos con lo que se ve, pocos son los cambios que se aprecian, aparte de un frontal, molduras laterales y un difusor trasero ligeramente modificados para ponerlo al día. Los motores también han sufrido cambios. El de 4 cilindros sube de potencia hasta los 265 CV, el S hace lo propio, subiendo hasta los 380 CV y para esta actualización desaparece la versión Turbo, que ha sido fagocitada por el GTS, que recibe el motor de 440 CV que puede adquirirse con un color verde Python característico asociado al paquete GTS Sports (12.000 €) que ofrece el Porsche Torque Vectoring Plus, llantas de 21 pulgadas GT Design y el paquete Sport Chrono, con selector de modos, entre otros. Hablando de colores, los afortunados que puedan adquirir un Macan, ahora lo tendrán algo más difícil para decidirse con los 14 disponibles y otros tantos modelos de llantas para combinar entre 19”, 20” y 21”. Será muy difícil encontrar dos iguales, eso seguro.

El Macan S, recibe mejoras de chasis que le sitúan en una posición muy apetecible, ya que aúna a la perfección la deportividad de Porsche con el confort que se espera de un SUV, en un aspecto algo menos llamativo que su hermano el GTS.

En general, y como corresponde a una actualización, todas las versiones se benefician de la experiencia adquirida con la anterior hornada

porsche macan gts

Si nos metemos dentro, los cambios que se aprecian no son radicales. Al fin y al cabo, durante estos 8 años de vida comercial, el leitmotiv del modelo siempre ha sido “evolución en lugar de revolución”, y esto se aprecia en la consola central, que salvo algunos botones físicos en los que se encuentra la climatización, se ha sustituido por una zona de vidrio con botones digitales. Es innegable el salto en lo que se refiere a modernidad, pero habrá que ver cómo envejece este tipo de material.

Sin bajarnos del coche, el sistema de infoentretenimiento es el PCM con 10,9 pulgadas, que ofrece Apple car play exclusivamente, lo cual, aunque Porsche conoce a su público, no deja de resultar curioso en los tiempos que corren. En esta generación también se incluye opcionalmente  el volante deportivo GT Sports calefactado en Race-Tex (un material similar al Alcántara), así como elementos adicionales del interior forrados en este material.

En lo demás, no se han producido cambios de gran calado. Para lo bueno y para lo malo seguimos ante la misma receta de SUV de corte deportivo que, no obstante, ofrece una entrada a sus plazas traseras algo angosta por el grosor de las puertas y, una vez sentado en éstas, el espacio tampoco es el mejor de su categoría.

Por último, toca hablar de los precios que, al fin y al cabo, siempre es el quid de la cuestión. Pues bien, el Macan no sale tan mal parado económicamente, ya que tras los 718 (Cayman y Boxter) es el tercer modelo más económico de la firma. Los precios de partida de las diferentes versiones son: 68.540 € para el Macan, 83.468 € para el Macan S y 102.407 € para el Macan GTS. Y aunque los precios no sean para todos los bolsillos, ya hay más de 1.200 pedidos en España y Portugal para el año 2022, todo un récord para este modelo que seguramente se irá por todo lo alto.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.

David García