Coche del día: Authi MG 1300-S

Coche del día: Authi MG 1300-S

Un lujoso compacto británico "made in Spain"


Tiempo de lectura: 5 min.

El Authi MG 1300-S era la versión mejorada del MG 1300 a secas, debidamente actualizado y con ciertas mejoras. Authi era una marca de automóviles española que estuvo en producción desde 1963 hasta 1975. Era el acrónimo de “Automóviles de Turismo Hispano-Ingleses”, y se dedicó a la producción bajo licencia de modelos de las marcas británicas Austin y Morris. Otro modelo muy conocido de la empresa en España era el Authi Mini 850 L

Salido de la factoría ubicada en Pamplona, el Authi MG 1300-S no ofrecía un cambio radical respecto al modelo precedente, sino que era un cúmulo de pequeñas mejoras de detalle. Todo ello redondeaba un producto que ya gozaba de ser un coche bien presentado y acabado, haciéndolo más deseable. Entre las mejoras ofrecidas destacamos el nuevo volante de diseño deportivo de aluminio, con los radios perforados y el aro forrado en cuero, con el núcleo recubierto de material amortiguador presidido por el anagrama MG.

El salpicadero también cambió su presentación, que continuaba siendo de madera, pero sustituyendo la agrupación rectangular de los instrumentos por tres grandes esferas: a la izquierda el velocímetro, tarado en millas y en kilómetros; en el centro el cuentavueltas con el límite a 7.000 RPM, y a la derecha tres relojes de menor diámetro compuesto por el manómetro de presión del aceite, indicador de temperatura del refrigerante y el de nivel de combustible. Complementando a la esfera del cuentavueltas estaban los testigos de los intermitentes.

Austin 1300 (2)

Austin 1300

El Authi MG 1300-S se fabricaba en Pamplona bajo licencia de las maras británicas Austin y Morris. Era de lo mejorcito en el panorama nacional en el segmento de los compactos en calidad de acabados y materiales empleados, así como en comportamiento gracias a su suspensión Hydrolástic

El resto del salpicadero se completaba con el resto de los testigos de control, como alumbrado, limpiaparabrisas… y hasta un mechero. Las palancas de alumbrado y la bocina se reubicaron en la columna de la dirección, incluyendo un antirrobo. Por su parte, los asientos también eran de nuevo diseño y dotados de mayor confort y cierta ergonomía, con un tapizado mixto de polipiel y napa. Contaban con reglaje longitudinal de la banqueta e inclinación del respaldo. Los materiales y los ajustes empleados eran superiores a la media de los coches de fabricación nacional.

A pesar de ser un coche de dimensiones compactas, con 3.728 milímetros de longitud, 1.534 milímetros de anchura y 1.340 milímetros de altura, dos pasajeros se acomodaban sin dificultad en la banqueta trasera, que disfrutaban de un reposabrazos central. Su batalla era de 2.375 milímetros y sus vías delantera y trasera medían 1.308 y 1.292 milímetros respectivamente. Su peso homologado era de  837 kilogramos, que nos puede parecer poco a priori, pero por encima de la media de los vehículos de su segmento gracias a la utilización de chapas de acero de mayor espesor en la carrocería.

MG Authi 1300

En cuanto a su propulsor, no cambiaba nada respecto al del MG 1300. Seguía siendo el mismo cuatro cilindros en línea de 1.275 cm3 de cilindrada, alimentado por dos carburadores SU tipo HS4. Entregaba 66 CV a 5.750 RPM. La caja de cambios era manual de cuatro marchas, de desarrollos largos, por lo que tardaba bastante en acelerar y en coger velocidad. En primera alcanzaba los 40 km/h, en segunda casi los 60 km/h mientras que en tercera superaba los 100 km/h, alcanzando los mencionados 150 km/h en cuarta. Con un grupo más corto posiblemente tuviese más nervio, algo que se agradecería bastante.

La velocidad máxima se acercaba a los 150 km/h y recorría los 1.000 metros desde parado en aproximadamente 39 segundos. Los consumos resultaban bastante elevados, entre los 10 y 12 l/100 km de media. Como todos los motores con dos carburadores, hasta cierto régimen del motor solo funcionaba uno de ellos y los consumos eran aceptables, pero si queríamos una mejor respuesta bastaba con pisar más el acelerador hasta que entrase en funcionamiento el segundo carburador, aumentando por ello dichos consumos.

Su peculiar suspensión era la denominada Hydrolastic o hidrolástica, existente en forma más sofisticada que en nuestro protagonista tan solo en los modelos DS e ID de Citroën. Este sistema unía unos elementos de goma y líquido hidráulico que interconectaba las dos ruedas de cada lado, careciendo por tato de muelles. El eje delantero se completaba con un sistema independiente de dos brazos transversales y un tirante oblicuo inferior. El eje trasero era más sencillo, con barras de torsión transversales y barra estabilizadora. Los frenos constaban de discos delanteros y tambores traseros.

MG 1300 (2)

Las prestaciones eran bastante decentes para el motor de 1,3 litros y 66 CV que llevaba bajo el capó, aunque resultaba bastante glotón, llegando a alcanzar los 12 l/100 km si se pisaba el acelerador sin miramientos

No a todo el mundo le gustaba en un principio el tacto y el comportamiento de este tipo de suspensión, aunque sí que es cierto que la que montaba el Authi MG 1300-S estaba más evolucionada que en sus inicios, pues resultaba  dura y seca a la hora de pasar por terrenos irregulares. En su caso se ha conseguido una suspensión con un grado de flotabilidad suficiente para resultar cómoda, efectiva y segura en cualquier tipo de firmes.

La gran estabilidad de marcha se obtenía con la suspensión, su bajo centro de gravedad, su gran anchura de vías y los nuevos neumáticos radiales que llevaba. Apenas existían diferencias en curvas abiertas frente a las muy cerradas, impidiendo el derrape en ellas incluso a gran velocidad. Los frenos de disco delanteros, asistidos con servofreno y una suave y precisa dirección de cremallera -con tres vueltas de tope a tope-  completaban un comportamiento redondo.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Fabio
Invitado
Fabio

Perdón hydrolastic quería decir. Hydragas fue la evolución de la hidroástica en la que se utilizaban como resorte esferas con nitrógeno en vez de bloques de goma. Saludos

Fabio
Invitado
Fabio

La geometría de suspensión de todos los derivados del mini era por triángulos superpuestos delante y ruedas tiradas detrás. Esa disposición en realidad es bastante más compleja que los omnipresentes conjuntos Mc Pherson delanteros y eje torsional trasero que se utiliza ahora, pero a cambio es mucho más compacta, pudiendo colocar los resortes y muelles entre los triángulos en el tren delantero y en posición tumbada en el trasero. Como resorte y amortiguador tanto el mini como sus derivados utilzaron distintos sistemas basados en la compresión de bloques de goma mediante elevadas relaciones de palanca, de modo que todo el… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.