Coche del día: Citroën Saxo VTS 16v

Coche del día: Citroën Saxo VTS 16v

Pequeño, ligero y con un motor capaz de subir alegremente de vueltas


Tiempo de lectura: 5 min.

Cuando revisamos fichas técnicas de diversos deportivos siempre llama la atención la potencia. Un conjunto de cifras recibidas con expresiones moldeadas por el exceso de testosterona que, sin embargo, no significan nada en sí mismas. Algo que se ve muy bien en ciertos deportivos clásicos americanos. Los cuales cuentan con motores V8 tan imponentes como lentos en su respuesta. Y eso por no hablar del comportamiento dinámico. Lastrado por un peso excesivo que hace su conducción pesada, torpe y con problemas de subviraje. Justo lo contrario a lo que significa conducir un Citroën Saxo VTS.

Y sí, has leído bien. Un sencillo Citroën Saxo. Eso sí, potenciado y adecuado como marcan los cánones de la versión VTS,  Voiture de Turisme Sport. Otra de las muchas en la senda de las variantes deportivas realizadas con base en un compacto urbano. Una ingeniosa tradición a la que se puede seguir el rastro desde las modificaciones de Carlo Abarth sobre los FIAT 600. Pero también sobre las de John Cooper sobre el Mini. Ambas con un éxito incontestable. No sólo por los logros deportivos, sino especialmente por advertir lo que no deja de ser crucial en cualquier automóvil deportivo: la relación peso/potencia.

Un concepto bien reafirmado por las enseñanzas de Colin Chapman. Fundador de Lotus y uno de los mejores diseñadores de automóviles deportivos de la historia, el cual tenía perfectamente clara la importancia de aligerar peso y mejorar el paso por curva junto a la aerodinámica. Cualidades presentes en el Citroën Saxo VTS de 1999. Un coche que recoge lo mejor de la tradición de los GTI para envolverse en sus tan sólo 935 kilos para 120 CV. Todo ello con un motor que sube con alegría hasta hacer el corte en las 7.000 vueltas. Y además un precio accesible para los bolsillos más populares. En fin, ¿se puede decir que este automóvil no fuera una fábrica de alegrías?

citroen saxo vts (2)

Con poco peso y un motor alegre en subir de vueltas conducir un Citroën Saxo VTS se convierte en algo mucho más divertido de lo que pudiera parecer a priori

Citroën Saxo VTS, mucho más de lo que parece

Viniendo de un coche tan sencillo y popular, seguramente algunos no den importancia ninguna a la variante deportiva Citroën Saxo VTS. Sin embargo, su potencial para las carreras fue advertido por numerosas escuderías e incluso por la propia marca, la cual organizó el trofeo Citroën Saxo Cup ya en los noventa. Además, hablando en esos corrillos que se organizan en cualquier concentración de clásicos o deportivos este modelo suele salir a colación cuando se habla de vehículos con menos de tres décadas. Razones sobradas para hacer creer a los escépticos, quienes pueden gozar de las bondades de un motor atmosférico con inyección directa y doble árbol de levas.

Cualidades que lo sitúan en coordenadas propias para un seguidor de la conducción más purista sin necesidad de recurrir a modelos históricos, moviéndose con facilidad en las franjas más altas del cuentavueltas. Eso sí, respecto a la potencia hay que tener en cuenta la existencia de tres versiones agrupadas dentro de la etiqueta VTS. La más potente fue la de 16 válvulas con sus 120 CV, seguida de la de 8 válvulas con 98 CV y la antigua VTL que a partir del 2000 se integró en la gama VTS con sus 75 CV. Diferencia a la baja marcada por el hecho de contar con tan sólo 1,4 litros de cilindrada frente a los 1,6 del resto de versiones.

Respecto al planteamiento del chasis, el Citroën Saxo VTS se desarrolló a partir del Peugeot 106 GTI. Otro interesante modelo del Grupo PSA con el cual compartió elementos y definiciones básicas, siendo en ambos casos coches usables en el día a día a la par que aptos para irse el fin de semana a recorrer tramos en una carretera de montaña. En lo referido a suspensiones el eje trasero montaba barras transversales a torsión -cuyas piezas han de revisarse con paciencia antes de adquirir una unidad de segunda mano- y el delantero una McPherson. Equipamiento que algunos conductores tildan de blando, pero que resulta fácilmente sustituible si se le quiere sacar más garra y agarre a este pequeño deportivo.

citroen saxo vts (3)

Más de veinte años después de su presentación en 1999 el Saxo VTS de 16 válvulas sigue siendo uno de los Citroën jóvenes más interesantes para cualquier aficionado a la conducción deportiva que también requiera de un coche para el día a día

Sin duda uno de los diseños más acertados en la historia reciente de Citroën, el cual queda como una buena oportunidad para todos aquellos que estén interesados en un coche asequible y divertido. Uno de esos en los que la relación peso / potencia se ha jugado de una forma inteligente rindiendo un tributo involuntario a la memoria de Colin Chapman. Aunque también hay que recordar cómo Lotus ya afinó una versión del Visa -ancestro del Saxo- con el mundo de los rallies en la mirilla. En fin, rebuscando un poco lo cierto es que rara vez se producen casualidades sólo movidas por el azar.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez