Ferrari y los V12, un matrimonio longevo

Ferrari y los V12, un matrimonio longevo

La configuración ha estado estrechamente asociada al fabricante de automóviles a lo largo de décadas


Tiempo de lectura: 4 min.

Parece lícito pensar que desde el inicio de la marca han ido ligados, pero Ferrari y los V12, un matrimonio longevo, no siempre han estado unidos. La configuración ha estado estrechamente asociada al fabricante de automóviles a lo largo de décadas y continúa impulsando varios de sus modelos. Mientras que el V12 de aspiración natural y no electrificado de su rival Lamborghini va camino de extinguirse con sustituto ya planteado, Ferrari hace tiempo apuntó a la electrificación, pero no hay nada concreto.

Con un equilibrio perfecto, una vibración mínima y una banda sonora conmovedora, el motor V12 y Ferrari son una combinación perfecta. Pero, ¿dónde empezó la historia de amor de Ferrari con el V12 de altas revoluciones? Vamos a profundizar en ello. Ferrari es el primero en admitir que no inventó el V12, una configuración que inicialmente impulsó barcos de carreras a principios del siglo XX. En la década de 1930, la suavidad del motor lo hizo adecuado para su uso en automóviles de lujo de marcas como Lincoln, Cadillac, Rolls-Royce e Hispano-Suiza.

Ferrari V12(2)

Mercedes, Auto Union y Alfa Romeo utilizaron motores V12 en las carreras de antes de la guerra, lo que nos dio un primer vistazo a la idoneidad de las configuraciones para coches de alto rendimiento. Las carreras de posguerra con motores V12 no ocuparon un lugar destacado hasta que intervino Ferrari. El primer automóvil de Ferrari con un V12, el 125 S, llegó en 1947. Su V12 desplazaba solo 1,5 litros y solo generaba alrededor de 118 CV, pero con un peso en seco de solo 650 kg, el 125 S pronto comenzó a acumular victorias en carreras contra autos con motores de mucha más cilindrada.

Este motor, llamado “Colombo” V12 en honor a su diseñador, se mejoró a lo largo de las décadas y finalmente impulsó el 250 GTO de 1962, y su cilindrada triplicó su tamaño cuando se suspendió en 1989.  Ferrari tuvo más éxitos en las carreras de V12 en esos primeros años. El 166 MM ganó Le Mans en 1949 con su motor V12 de 2 litros, convirtiéndose en el primer V12 en salir victorioso en el evento y en el coche con menor cilindrada y mayor número de cilindros que cualquier ganador anterior.

Ferrari ganó el Gran Premio de Gran Bretaña en 1951 con un V12, la primera victoria en Fórmula Uno con un V12. Dos años más tarde, los 340 MM y 375 MM ganaron el primer campeonato mundial de coches deportivos. Al igual que el Colombo V12, la familia de motores F140 V12 de Ferrari también ha tenido una larga vida. Apareció por primera vez en el Enzo allá por 2002, cuando era el motor de aspiración natural más potente del planeta. Ferrari continuó mejorando este V12 de 65 grados a lo largo de los años, e impulsó todo, desde el 599 GTB Fiorano hasta el GTC4Lusso, LaFerrari y los actuales 812 Competizione, Daytona SP3 y Purosangue.

Originalmente, era un 6 litros cuando se estrenó, pero la capacidad creció gradualmente hasta 6,5 litros, como en los Ferrari más potentes de hoy. En el Daytona SP3, el V12 es más potente, genera 829 CV y ​​acelera hasta 9.500 rpm, lo que significó alcanzar casi 200 CV más que el Enzo. Entre el Colombo y el F140, Ferrari tenía varios otros V12, incluido el Lampredi (diseñado por Aurelio Lampredi) y el Jano (diseñado por Vittorio Jano para carreras de deportivos). La familia F116/F133 V12 precedió al F140 y propulsó coches como el 456 GT y el 550 Maranello.

Se espera que el V12 de Ferrari siga vivo en forma electrificada, posiblemente en modelos como el sucesor del 812 Superfast que el fabricante de automóviles está probando actualmente. Lo que es más intrigante, el director ejecutivo Benedetto Vigna dijo a principios de este año que tiene la esperanza de que los motores de gasolina de Ferrari sobrevivan gracias a los combustibles sintéticos. Si ese es el caso, el clásico V12 de Ferrari está lejos de estar terminado.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado

Jesus Alonso