Coche del día: Ferrari 550 Maranello

Coche del día: Ferrari 550 Maranello

El primer superdeportivo de Ferrari con motor delantero


Tiempo de lectura: 5 min.

El Ferrari 550 Maranello es la versión cerrada del 550, también conocido comercialmente como Berlinetta. La versión descapotable se conocía como 550 Barchetta. Desde 1996 hasta 2002 se fabricaron 3.083 unidades del Maranello y 448 del Barchetta. Su predecesor fue el Ferrari 512 M y se presentó a la prensa en el circuito de Nürburgring en julio de 1996. Los encargados de sacarlo a la pista fueron los entonces pilotos del equipo de Fórmula 1, Michael Schumacher y Eddie Irvine.

Con él se demostró que era posible superar en prestaciones a un deportivo con motor central, y no solo era más rápido que el 512 M, sino más práctico. Es un Gran Turismo con el motor situado en posición delantera longitudinal y tracción a las ruedas traseras. Se aprovecharon los progresos e innovaciones realizados en su hermano, el 456 GT, para ofrecer unas extraordinarias prestaciones y un impecable comportamiento en carretera.

Su bellísima carrocería de dos puertas fue diseñada por Lorenzo Ramaciotti, del estudio de diseño de Pininfarina. La obsesión de Ferrari por la aerodinámica se plasmó en el 550 Maranello, con un bajo coeficiente Cd (0,33) y una carga constante sobre ambos ejes. Mostraba toques “retro” de algunos hermanos más clásicos, como la doble ranura de las salidas de aire de las aletas delanteras, recordando a las de los 250 GTO y 275 GTB, o los pilotos traseros del 365 GTB/4 Daytona.

El Ferrari 550 Maranello fue el primer modelo de la casa con motor delantero que demostró la posibilidad de construir un superdeportivo con motor delantero, igualando e incluso mejorando a modelos con motor central trasero

Su ancha y poco profunda toma de aire delantera, junto al spoiler integral, recordaba a un tiburón visto de frente, remataban un conjunto agresivo a la vez que elegante, pero sin descuidar lo más mínimo sus cualidades dinámicas. Adoptó los faros carenados del 512 M en vez de los escamoteables del 456 GT, mejorando el aspecto visual y la aerodinámica.

Sus dimensiones son 4.550 mm de largo, 1.935 mm de ancho, 1.277 mm de altura y 2.500 mm de batalla, 100 mm más corta que la del 456 GT, dotándole de más agilidad. Su peso homologado es de 1.690 kg, aportados en gran parte por su chasis con estructura tubular de acero.

A este chasis se le añadían los subchasis delantero y trasero para albergar los diferentes elementos mecánicos. La carrocería era de aleación ligera de aluminio y estaba soldada al chasis de acero mediante un material específico denominado Feran, que permitía realizar uniones de tipo sándwich de elementos de distintos materiales.

Ferrari 550 Maranello 8

Venía muy bien equipado de serie, con airbags frontales de conductor y pasajero, control de tracción (una primicia en Ferrari), sistema antipatinamiento (ASR), aire acondicionado, cierre centralizado y elevalunas eléctricos, manómetro y termómetro de aceite, tapicería de cuero, radiocasete y cargador de CD, llantas de aleación, faros antiniebla, inmovilizador, alarma antirrobo… Se podía personalizar con numerosos accesorios que ofrecía Carrozzeria Scaglietti, disponible desde 1997.

Su propulsor es un bloque de 12 cilindros en V a 65 grados, con 5,5 litros de cilindrada y 485 CV de potencia a 7.000 RPM y 568 Nm a 5.000 RPM de par máximo. Tanto el bloque como la culata estaban construidos en aluminio. Respecto a la distribución, llevaba dos árboles de levas en cada una de sus dos culatas y cuatro válvulas por cilindro. Su alimentación era por inyección indirecta Bosch Motronic M5.2 y con admisión variable. La caja de cambios era manual, de seis velocidades, con los siguientes desarrollos (km/h a 1.000 RPM): 9,9, 14,2, 19,8, 26,1, 33 y 40,9.

El esquema de suspensiones es independiente en ambos ejes, con paralelogramo deformable, muelles helicoidales, amortiguadores telescópicos a gas de dureza variable regulados electrónicamente y dos niveles, “Normal” y “Sport”, y barras estabilizadoras en ambos ejes. Va equipado con discos ventilados, de 330 mm en el eje delantero y de 310 mm en el trasero. Calza neumáticos delanteros de medida 255/40 R18 en el eje delantero y 295/35 R18 en el trasero.

Ferrari 550 Maranello 7

Con este motor se conseguían unas prestaciones de primer orden, con una velocidad máxima de 320 km/h, necesitando 22,5 segundos en recorrer los 1.000 metros desde parado. Tardaba 4,4 segundos en alcanzar los 100 km/h desde parado, y 10 segundos para llegar a los 160 km/h.

Con un V12 de 5,7 litros y 485 CV fue capaz de recorrer 100 km a una velocidad media de 304,1 km/h el 12 de octubre de 1998 en la ciudad de Marysville, Ohio (EEUU). También recorrió en una hora 296,168 km, incluyendo una parada para repostar. En conmemoración de este récord de velocidad en 1999 se realizó una serie limitada de 33 unidades bajo el nombre de “World Record”.

Su comportamiento resultaba muy equilibrado, con un reparto de pesos 50/50. Aunque hablar de consumos en este tipo de vehículos no tiene mucho sentido, podemos mencionar que bebe gasolina con un ansia inusitada, pues por carretera consume unos 16,4 l/100 km, subiendo a los 38,2 l/100 km por ciudad y un consumo combinado de 24,4 l/100 km (consumos homologados según norma Euro 3). Al menos sus 114 litros de capacidad del depósito de combustible nos dan una buena autonomía por carretera, de unos 700 km aproximadamente.

Ferrari 550 Maranello World Speed Record Edition

Ferrari 550 Maranello World Speed Record Edition

La revista británica Evo lo consideró como el mejor deportivo del periodo 1994-2004. En 2002 se presentó la versión 575 M (de Modificata) Maranello, que aumentó la cilindrada desde los 5.474 hasta los 5.748 cm3, mejorando las prestaciones, como una velocidad punta de 325 km/h.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Ferrari 550 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.