El Lancia Stratos Zero vuelve a ver la luz del sol

El Lancia Stratos Zero vuelve a ver la luz del sol

Y te deja igual de boquiabierto que hace más de 50 años


Tiempo de lectura: 3 min.

Regresemos al pasado por un momento. Estamos viviendo en el año 1970. El Boeing 747 ha hecho su primer vuelo comercial; The Beatles acaba de anunciar su separación; y el Apolo 13 de la NASA ha regresado a la Tierra después de importantes problemas. El coche familiar promedio tiene un diseño de tres cajas y unas mecánicas bastante modestas. Y, de repente, aparece el Lancia Stratos HF Zero.

Cuando se presentó el prototipo en el Salón del Automóvil de Turín de 1970 captó todas las miradas. Fue una revelación en comparación con todo lo demás que había. Es justo decir que la corriente estilística en forma de cuña, en realidad, se remonta al Lamborghini Marzal de 1967, pero las líneas de las carrocerías se volvieron cada vez más angulares y agresivas a comienzos de la década de 1970. El Alfa Romeo Carabo de 1968 es un ejemplo notable de ello, al igual que el no tan famoso, pero igualmente radical, Autobianchi Runabout de 1969.

Antes del evento turinés, las casas de diseño automotrizes italianas Bertone y Pininfarina, por un corto periodo de tiempo, buscaron superarse mutuamente, cada una revelando sus propios prototipo. El Lancia gestado por Bertone y el Ferrari 512 S Modulo salido de la mano de Pininfarina se enfrentaron en 1970, pero el Lancia fue, en última instancia, la visión más extrema del futuro. Además, también era un prototipo completamente funcional, mientras que el Ferrari no lo era. Escuchar su motor y verlo rodar es digno de dedicar unos minutos.

Firmado por Nuccio Bertone y Marcello Gandini, el Lancia Stratos Zero es uno de los concept cars que mejor representa la corriente de diseño en cuña que definiría a los deportivos de los 70

El Lancia Stratos HF Zero tiene una altura de apenas 84 centímetros hasta la línea del techo, un desafío que asumió Bertone para ver qué tan bajo se podía construir un automóvil. Esto también tuvo un significado práctico, ayudando a la aerodinámica. Bertone buscó no solo romper las reglas predefinidas de cómo debería verse un coche, sino también dar una idea y, en última instancia, marcar el comienzo de una nueva era en el diseño automotriz. Uno de los máximos exponentes para los 70 y la próxima década fue el Lamborghini Countach.

El interior no es menos tenue que la vista exterior, ambos conectados por un parabrisas con bisagras al volante por medio de un enlace hidráulico, de modo que cuando uno se inclina, también lo hace el otro, lo que permite entrar y salir un poco más fácilmente. No, no hay ninguna puerta como tal. Los diales del salpicadero están escondidos en el panel que hay a la izquierda del conductor, junto con controles que manejan lo esencial (como las luces).

Lancia Stratos Zero (12)

Al levantar la cubierta triangular del motor, hay un motor V4 de 1,6 litros de 115 CV y 153 Nm tomados de un Lancia Fulvia 1600 HF dañado por un accidente en la fábrica de la marca

A diferencia de otros prototipos de ese entonces, que acabaron abandonados en un garaje subterráneo o machacados en un desguace, el Stratos Zero siguió adelante en el siglo XXI para desfilar y llevarse las miradas por su aspecto todavía futurista. Después de muchos años en exhibición en el museo Bertone cerca de Turín, el coche fue vendido en una subasta en 2011 cuando encontró un nuevo hogar por 761.600 euros. Ahora pasará la mayor parte de su vida encerrado, pero continuará exhibiéndose para el deleite visual (y sonoro) de los aficionados.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Wandering
Invitado
Wandering

El año pasado, muchos tuvimos la fortuna de verlo al natural en el Guggenheim de Bilbao en la exposición sobre el automóvil junto a otras joyas.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado