Coche del día: Lamborghini Countach

Coche del día: Lamborghini Countach

Una obra de arte insuperable en diseño y mecánica


Tiempo de lectura: 9 min.

El Lamborghini Countach es un superdeportivo de dos puertas fabricado en el período 1974-1990, con motor central trasero longitudinal y propulsión trasera. Se produjeron 1.975 unidades, a las que había que añadir un prototipo. Conocido como Proyecto 112, Ferruccio Lamborghini decidió nombrar a Paolo Stanzani Director General del Departamento de Diseño a mediados de 1968 para el desarrollo del Countach.

Con el Countach se rompió por primera vez la tradición de nombrar a sus modelos con un apelativo relacionado con el mundo de la tauromaquia. La palabra “Countach” significa en el dialecto italiano de la región de Piamonte algo así como “qué belleza de mujer”, o “menuda belleza” -sin más apelativos-, pues no tiene traducción literal. En italiano el término “coche” es de género femenino, “la macchina”. Este vocablo fue el que salió de la boca de Ferruccio Lamborghini cuando el prototipo del nuevo deportivo se mostró ante sus ojos, ¡menudo bombón!

Su diseño fue obra y gracia de Marcello Gandini y se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1971. El nuevo coche tenía que ser sorprendente, único y rompedor. Gandini contó con la colaboración de Fauto Boscariol, Eugenio Pagliano y Arrigo Gallizio, tomando como referencia inicial de diseño a los prototipos de Le Mans.

Teniendo totalmente claro un diseño inicial en forma de cuña tomaron como base de partida el Alfa Romeo Carabo y los bocetos iniciales del Lancia Stratos. El prototipo era espectacular, pero contaba con un grave problema: la escasa ventilación del motor a pesar de las tomas de aire, por lo que tuvieron que trabajar mucho en este aspecto.

Tuvo que esperar tres años para empezar a fabricarse -en 1974-, con el nombre definitivo de Lamborghini LP500 Countach, que hace alusión a la posición del motor y a la naturaleza del mismo (Longitudinale Posteriore 5000 cm3). A uno de sus admiradores de lujo, Lee Iacocca (CEO de Chrysler), le gustó tanto el Countach que llegó a afirmar lo siguiente: “Me gustó tanto el Countach que adquirí directamente la empresa…”. Sí, Lamborghini perteneció a Chrysler.

Durante estos tres años el prototipo experimentó numerosos cambios a todos los niveles. El primer nombre comercial del Countach fue el de LP400. El primer motor lo tomó directamente de su antecesor, el Lamborghini Miura, que era un 3.9 V12 atmosférico (3.929 cm3). Por coherencia, su nombre correcto hubiese sido LP390, pero suena más bonito LP400. Sustituyó a un inicial V12 de 5 litros y 440 CV de naturaleza frágil, pues durante una prueba por parte de Bob Wallace, un probador de la marca, el motor reventó después de media hora en funcionamiento.

Lamborghini Countach LP400 3

El motor se cambió de disposición, pasando de transversal a longitudinal e iba alimentado por seis carburadores Weber de doble cuerpo, con un embrague y caja de cambios de cinco velocidades situados entre el motor y el habitáculo para un mejor reparto de pesos. La caja de cambios quedaba situada entre los asientos delanteros.

Sus 375 CV a 8.000 RPM y 368 Nm de par máximo a 5.500 RPM eran fiables a causa del tiempo que llevaba la marca utilizándo este propulsor. Las personales tomas de aire laterales,de mayor tamaño que las del prototipo original, se debían a la disposición lateral de los dos radiadores, uno a cada lado del motor.

El diseño en forma de cuña elevó su popularidad de forma exponencial, aplicando el concepto de “cabina avanzada”, necesario para albergar el motor en posición central trasera. Las líneas rectas y angulosas caracterizaban su ancha y baja carrocería, construida en paneles de aluminio y fibra de vidrio. Su velocidad máxima era de 309 km/h y necesitaba 5,4 segundos para alcanzar los 100 km/h desde parado. Se fabricaron un total de 151 unidades.

Lamborghini Countach LP400 4

Lamborghini Countach LP400 (1974)

El sistema de apertura de sus puertas era inédito, de tipo tijera, y daba acceso a un habitáculo de dimensiones reducidas y muy caluroso debido a la falta de aislamiento del vano motor, al que sentíamos respirar en nuestra nuca. La visibilidad trasera era prácticamente nula debido a las escasísimas dimensiones de la luneta trasera. Su chasis original de diseño monocasco de una delgada chapa de acero se sustituyó por uno multitubular fabricado en el mismo material, dotándolo de una gran ligereza y resistencia pero con un elevado coste de producción.

La segunda versión del LP400, denominada LP400 S, se presentó en el Salón de Ginebra de 1978. Conservaba el mismo propulsor entregando la misma potencia pero algo menos de par a distinto régimen -361 Nm a 5.000 RPM-. Se le cambiaron los neumáticos por otros de mayor anchura (Pirelli P7 345/35 en el eje trasero), obligando a ponerle unos mayores pasos de rueda y un rediseño de la suspensión. Se actualizó la instrumentación y se le dotó de una mayor altura interior -30 mm-.

De forma opcional se le podía montar un inmenso alerón trasero en forma de V para mejorar la estabilidad a velocidades elevadas pero aumentando su coeficiente Cx (ya que es geometría fija). Si a esto añadimos una mayor anchura de la carrocería y de neumáticos las prestaciones del LP400 S se quedaban por debajo de las del LP400.

Lamborghini Countach LP400 S Serie 1

Lamborghini Countach LP400 S Serie 1 (1978)

Del LP400 S existieron tres series diferentes:

  • Serie Uno: fueron 50 unidades en total, con unas bonitas llantas “Bravo” de la casa Campagnolo, una configuración de suspensión más baja que el LP400 y carburadores de 45 mm de diámetro.
  • Serie Dos: se construyeron 105 unidades y mantenían la suspensión de configuración baja. Se sustituyeron las llantas por otras de diseño cóncavo.
  • Serie Tres: se faricaron 82 unidades y cambió su configuración de suspensión, pasando a ser elevada, así como algo más de altura en el interior del habitáculo -los 30 mm mencionados antes-.

Ahora damos paso al LP500 S. Presentado en el Salón de Ginebra de 1982. A nivel estético no experimentó prácticamente cambios; estos fueron a nivel mecánico. Primero se intentó potenciar el motor de 4 litros añadiéndole un turbocompresor, abandonándose esta opción debido a problemas de refrigeración. En 1983 fue el coche de seguridad del Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1, una gran operación de marketing que se saldó con 323 unidades vendidas.

Optaron por aumentar la cilindrada hasta los 4,8 litros (4.754 cm3), creciendo el diámetro y la carrera de los cilindros, unos mejores árboles de levas, una reducción de la compresión, un rediseño de la cámara de combustión y unos carburadores de mayor diámetro. Se mantuvo la potencia de 375 CV a 7.000 RPM , pero se aumentó el par motor disponible hasta los 410 Nm a 4.500 RPM, recuperando las prestaciones perdidas por el LP400 S.

Lamborghini Countach LP500 S 1

Lamborghini Countach LP500 S (1982)

Lamborghini Countach LP5000 QV 1

Lamborghini Countach LP5000 QV (1982)

El aumento de peso fue considerable -290 kg- pero era más rápido que el LP400 S. En los aspectos no mecánicos las diferencias eran mínimas, con un interior algo más lujoso, con tapicerías rematadas por costuras, o la sustitución de las llantas de magnesio Campagnolo por otras de aluminio de la casa OZ.

En 1985 apareció el LP500 QV (Quattrovalvole), también conocido como LP5000 QV, para hacer frente al Ferrari Testarossa. Se aumentó la cilindrada desde 4,8 litros hasta los 5,2 litros (5.167 cm3) creciendo la carrera de los cilindros y dotándoles de cuatro vávulas. Los carburadores cambiaron de posición, pasando de lateral a vertical encima de las culatas, ofreciendo esa característica imagen de joroba que anulaba la visibilidad trasera. La potencia aumentó hasta los 455 CV a 7.000 RPM y el par motor hasta los 500 Nm a 5.200 RPM.

Se le cambiaron las llantas delanteras por otras más grandes con medidas 225/50 15, manteniendo las traseras con neumáticos de medidas 345/35 15. Se agradeció y mucho la instalación del aire acondicionado. Seguía manteniendo el espectacular pero inútil alerón trasero, aunque fuese opcional. La verdad es que resulta mucho más atractivo sin dicho alerón.

Lamborghini Countach 25 anniversario 1

Lamborghini Countach “25 anniversario” (1988)

Lamborghini Countach 25 anniversario 5

Lamborghini Countach “25 anniversario” (1988) – versión norteamericana

El Lamborghini Countach “25 Aniversario” fue la última versión del mítico deportivo y contó con la colaboración de Horacio Pagani. Se produjo en el período 1988-1990, siendo el primer “Lambo” producido bajo la batuta de Chrysler. La idea inicial era hacer de ella una serie limitada pero tuvo tal éxito que se vendieron 657 unidades.

Realmente era un nuevo Countach, y partía del chasis del LP500 QV. Se cambiaron las ruedas en su totalidad -llantas y neumáticos, el parachoques delantero se modificó incluyendo unos nuevas entradas de aire, al igual que las traseras y se añadieron elementos de fibra de carbono en la carrocería para aligerar el peso. Se rediseñó su interior añadiendo más elementos de confort como asientos más anchos con regulación eléctrica, al igual que los elevalunas.

La mecánica permaneció casi inalterable, con el mismo 5.2 V12 de 455 CV. Para el mercado norteamericano se sustituyó la carburación por una inyección mecánica Bosch KE-Jetronic (ver imagen superior), suavizando su comportamiento. Era prácticamente imposible mejorarlo, por lo cual su hora de despedida estaba cada vez más cerca con el Diablo en el horizonte de 1990, un modelo que no es sino una evolución del Countach en tecnología y diseño.

Por cierto, el caballero que sale en la primera foto es un tal Valentino Balboni, ¿os suena su nombre?

Calcula cuánto cuesta asegurar un Lamborghini Countach con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pablo Mayo
Editor

Me fascina esta máquina desde que la ví por primera vez en “Corrupción en Miami”, “Miami Vice” en su título original, en la persecución con el Ferrari Daytona “Corvette”.

Raul Andreo Jimenez
Invitado
Raul Andreo Jimenez

Hay secuencias q cambian los pilotos traseros del coche de un plano para otro…

Pablo Mayo
Editor

Correcto. Creo que usaron dos Countach diferentes: el 5000 S y el 5000 QV.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!