Gemballa Avalanche, el coche que dio a conocer al especialista a nivel mundial

Gemballa Avalanche, el coche que dio a conocer al especialista a nivel mundial

Era tan extravagante como increíblemente rápido


Tiempo de lectura: 3 min.

El nombre Gemballa tan solo está en la mente de los más fanáticos del motor. Hace unos meses, supimos que el hijo de su creador, Marc Philipp Gemballa, traería de vuelta las locas creaciones que caracterizaban a la firma, empezando por un nuevo superdeportivo que sería presentado en el Salón del Automóvil de Ginebra. Eso no pudo ocurrir, pero siempre se puede echar la vista atrás, tanto como hacia este Gemballa Avalanche de 1986.

En la década de los 80 nacieron dos de los especialistas más reconocidos de Porsche: RUF y Gemballa, quienes rápidamente se hicieron un nombre. La segunda de ellas fue fundada en 1981 por Uwe Gemballa, un ingeniero que comenzó a crear interiores a medida antes de desarrollar un gran interés en la aerodinámica y los productos de posventa asociados. Fue entonces cuando se forjó una reputación por sus diseños escandalosos combinados con un rendimiento salvaje.

El Avalanche es el vehículo que ayudó a lanzar a Gemballa al centro del panorama automotriz a nivel mundial. Se basó en el Porsche 911 Turbo “Flachbau” (o “Slantnose”), el cual debutó en 1985 como un coupé, junto con la versión descapotable atmosférica que se conocía como “Cyrrus”. El 911 Turbo original tenía el código interno 930, siendo estrenado en 1975, y conocido por ser muy potente y no del todo seguro para aquellos que no estaban familiarizados con un turbo.

1986 Porsche 911 Gemballa Avalanche (2)

Gemballa tenía su sede cerca del cuartel general de Porsche en Leonberg, Alemania, justo al oeste de Stuttgart

Algunos lo apodaron “widow maker” (“enviudador”), pero la verdad es que solo se necesitaba un pie derecho experimentado y unas manos ágiles. Los propietarios como Peter Sellers, que tenían una amplia práctica en la conducción de coches de alto rendimiento, encontraron que el 930 no era un desafío particular. El “Flachbau” ya era raro, rápido y deseable, pero el equipo de Gemballa quiso hacerlo más agresivo y llamativo, mientras que RUF actualizaba sus mecánicas.

El Gemballa Avalanche hizo su estreno mundial, lo hizo con un precio de 390.000 marcos alemanes (casi 650.000 euros en 1989). Estaba claramente dirigido a la riqueza de los miembros menos convencionales de la sociedad. Uno de los dueños más famosos de un Avalanche fue el rapero Vanilla Ice. Cada uno de ellos recibió nuevos paneles de carrocería (de inspiración Testarossa), interiores hechos a medida con la última tecnología de la época y un tren motriz ajustado según los requisitos del cliente.

1986 Porsche 911 Gemballa Avalanche (5)

Vanilla Ice hizo referencia a su excéntrico 911 en su canción Everybody Get Loose (1994) en la línea “Of course a Vanilla rides the groove like a Gemballa Porsche”

Durante los primeros ochos años de producción, solo se construyeron 15 Gemballa Avalanche, lo que significa que son avistamientos realmente extraños en la carretera, y que la mayoría de los propietarios las sacan con poca frecuencia para mantener el kilometraje lo más bajo posible. El que ves en estas imágenes se vendió nuevo en Puerto Rico en 1986, y apenas tiene 22.500 kilómetros. Será subastado por Coys en Londres próximamente, y seguramente sea muy caro.

Dado que RUF era capaz de preparar los Porsche 911 (930) hasta los 375 CV junto con una caja de cambios manual de cinco velocidades de desarrollo propio, sabemos que el Avalanche es una máquina muy rápida. Entre los opcionales de Gemballa, podemos encontrar llantas de aleación HRE Performance de 17 pulgadas, un techo solar eléctrico, asientos deportivos, diales blancos un equipo radio-CD Alpine con amplificador o un sistema de alarma antirrobo Cobra.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.