Taiwán entra en pánico: un chino iba conduciendo un Toyota Corona

Taiwán entra en pánico: un chino iba conduciendo un Toyota Corona

Todo el tráfico ha sido suspendido en gran parte de la capital


Tiempo de lectura: 3 min.

La psicosis por el coronavirus esta vez ha llegado a la isla de Taiwán, lo que antes llamábamos Formosa. Al mediodía -hora local- del sábado un agente dio el alto de forma rutinaria a un viejo Toyota Corona en una de las calles de la capital, Taipéi. Cuando el conductor entregó los papeles al agente, empezó el caos, se trataba de un ciudadano chino, uno del continente.

Inmediatamente el agente llamó por radio a la central y se activó el protocolo de contención. Seguía instrucciones, ya que las autoridades de tráfico habían decretado la detención e inspección de todos los Toyota Corona que circulasen por el país, y comprobar la documentación de sus conductores. Rápidamente la circulación se interrumpió y en varias calles a la redonda no está moviéndose ni el tato.

El ciudadano chino, es decir, de la China continental (República Popular de China), se vio sorprendido ante semejante despliegue, hasta que vio cómo la ponían un cepo, impidiéndole moverse. Las autoridades de la República de China, es decir, Taiwán, o la China buena, consideran un peligro a los chinos de China, es decir, la Popular, o la China continental, sobre todo si conducen un Toyota Corona.

TOYOTA CORONA PREMIO TAIWAN 01

Fotografía: CEFICEFI (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0

Se ha impuesto la cuarentena en varios distritos a la redonda y ningún vehículo se puede acercar al Corona del ciudadano chino, identificado como Xing Vol Ante, originario de la ciudad de Shanghái. El chino de China, es decir, la Popular, o la China continental, estará confinado en su vehículo por lo menos durante dos semanas. Xing Vol Ante ha solicitado respetuosamente que le permitan llamar a un Glovo o similar, que la espera se le hará larga.

En un comunicado de la agencia de noticias local hemos podido leer que Xing ha declarado: “No hay derecho, esto es una tortura china, es decir, tortura de la mala, o de la buena, ¡ay!, no sé. Me ha tocado la china”. Pero el pánico se ha apoderado de todos los taiwaneses que conducen un Toyota Corona, no vayan a ser confundidos con chinos de China, es decir, la comunista, o la China continental, porque aun siendo de China, es decir, Taiwán, o la China buena, no quieren ser confinados en sus coches. “No nos la queremos jugar a los chinos”, declaró Tao Pai Pai, presidente del club Toyota Corona de Taiwán.

En estos momentos es más fácil ver circulando por Taiwán un Renault 5 tuneado, como el del Neng de Kastelfa, que un Toyota Corona de cualquier año. Seguiremos informando…

NOTA: lo que acabas de leer es una noticia ficticia, total o parcialmente, únicamente con propósitos humorísticos. espíritu RACER se ampara en la figura legal del animus iocandi, es simplemente humor, chanza y coña. Cualquier persona nombrada, hecho o situación que coincida con la realidad es pura coincidencia.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Oscar
Invitado
Oscar

Se ha chinado mucho el señor Xing 🤣

Juan
Invitado
Juan

jajajaja se pasan 😅 pero suelen ser rre los chinos comunachos ya multaron a algunos por decir wue no tenían nada..

Juan
Invitado
Juan

*Re mentirosos


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.