Taiwán entra en pánico: un chino iba conduciendo un Toyota Corona

Taiwán entra en pánico: un chino iba conduciendo un Toyota Corona

Todo el tráfico ha sido suspendido en gran parte de la capital


Tiempo de lectura: 3 min.

La psicosis por el coronavirus esta vez ha llegado a la isla de Taiwán, lo que antes llamábamos Formosa. Al mediodía -hora local- del sábado un agente dio el alto de forma rutinaria a un viejo Toyota Corona en una de las calles de la capital, Taipéi. Cuando el conductor entregó los papeles al agente, empezó el caos, se trataba de un ciudadano chino, uno del continente.

Inmediatamente el agente llamó por radio a la central y se activó el protocolo de contención. Seguía instrucciones, ya que las autoridades de tráfico habían decretado la detención e inspección de todos los Toyota Corona que circulasen por el país, y comprobar la documentación de sus conductores. Rápidamente la circulación se interrumpió y en varias calles a la redonda no está moviéndose ni el tato.

El ciudadano chino, es decir, de la China continental (República Popular de China), se vio sorprendido ante semejante despliegue, hasta que vio cómo la ponían un cepo, impidiéndole moverse. Las autoridades de la República de China, es decir, Taiwán, o la China buena, consideran un peligro a los chinos de China, es decir, la Popular, o la China continental, sobre todo si conducen un Toyota Corona.

TOYOTA CORONA PREMIO TAIWAN 01

Fotografía: CEFICEFI (Wikimedia Commons) CC BY-SA 3.0

Se ha impuesto la cuarentena en varios distritos a la redonda y ningún vehículo se puede acercar al Corona del ciudadano chino, identificado como Xing Vol Ante, originario de la ciudad de Shanghái. El chino de China, es decir, la Popular, o la China continental, estará confinado en su vehículo por lo menos durante dos semanas. Xing Vol Ante ha solicitado respetuosamente que le permitan llamar a un Glovo o similar, que la espera se le hará larga.

En un comunicado de la agencia de noticias local hemos podido leer que Xing ha declarado: “No hay derecho, esto es una tortura china, es decir, tortura de la mala, o de la buena, ¡ay!, no sé. Me ha tocado la china”. Pero el pánico se ha apoderado de todos los taiwaneses que conducen un Toyota Corona, no vayan a ser confundidos con chinos de China, es decir, la comunista, o la China continental, porque aun siendo de China, es decir, Taiwán, o la China buena, no quieren ser confinados en sus coches. “No nos la queremos jugar a los chinos”, declaró Tao Pai Pai, presidente del club Toyota Corona de Taiwán.

En estos momentos es más fácil ver circulando por Taiwán un Renault 5 tuneado, como el del Neng de Kastelfa, que un Toyota Corona de cualquier año. Seguiremos informando…

NOTA: lo que acabas de leer es una noticia ficticia, total o parcialmente, únicamente con propósitos humorísticos. espíritu RACER se ampara en la figura legal del animus iocandi, es simplemente humor, chanza y coña. Cualquier persona nombrada, hecho o situación que coincida con la realidad es pura coincidencia.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Juan
Invitado
Juan

jajajaja se pasan ? pero suelen ser rre los chinos comunachos ya multaron a algunos por decir wue no tenían nada..

Juan
Invitado
Juan

*Re mentirosos

Oscar
Invitado
Oscar

Se ha chinado mucho el señor Xing ?


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez