Menu

Aston Martin Lagonda Shooting Brake, una oportunidad única a subasta

RM Sotheby's lo ofrecerá el 15 de agosto

Aston Martin Lagonda Shooting Brake, una oportunidad única a subasta

El Aston Martin Lagonda es un coche un tanto especial. No solo por su marcado diseño en forma cuña o sus faros escamoteables, obra de Williams Towns, sino por su escasa producción. Entre 1976 y 1990 tan solo salieron de la línea de montaje de Reino Unido un total de 645 unidades. ¿Buscas algo aún más exclusivo? RM Sotheby’s te ofrece este Aston Martin Lagonda Shooting Brake.

Inicialmente, este ejemplar salió de la fábrica de Newport Pagnell como un Lagonda con carrocería berlina. Pintado en un sobrio pero elegante marrón oscuro metalizado (un tono muy ochentero), fue a parar en 1987 a un danés que residía en Suiza, el Sr. Svend Svendsen. Se trata de un modelo de la Serie III, de los que tan solo se hicieron 75 unidades en su único año de vida. Ese año se abandonó la carburación a favor de la inyección de combustible.

Dado que se trataba de un coche más caro que un Ferrari 400 o un Maserati Kyalami -pero menos que un Rolls-Royce Corniche­-, los propietarios podían personalizar cada coche de forma individualizada. Svendsen pidió el suyo con un juego completo de copas, un televisor, mesillas y alfombras de lana de cordero. Orgulloso de su nueva adquisición, Svendsen recogió su salón de lujo 100 % británico en la sede la marca.

1987 Aston Martin Lagonda Shooting Brake (1)

Durante casi dos décadas, Svendsen fue feliz propietario de su Aston Martin Lagonda, pero en 2006 se despidió de él. Fue vendido a un ciudadano sueco, quien quiso revertir la configuración de una gran berlina hacia la de un shooting brake, tomando el espíritu de las conversiones de Radford y Panelcraft sobre las bases de los DB5 y DB6 respectivamente. El diseñador industrial y automotriz Ted Mannerfeldt fue contratado para liderar el proyecto.

Las formas que se aplicaron para integrar un tercer volumen similar al de un familiar se inspiró en la conversión realizada por Roos Engineering en 1996, también sobre la base de un Lagonda de 1987. El resultado parece digno de un producto original de fábrica, preservando las formas del distintivo pilar C y la simetría afilada del diseño original. La transformación necesitó de varios años hasta cumplir con los requisitos de su propietario.

Este Aston Martin Lagonda Shooting Brake de 1987 viene con un archivo histórico detallado, que incluye los libros de servicio originales y la tarjeta de garantía. Será ofrecido en la subasta de Monterey de RM Sotheby’s del 15 al 17 de agosto sin precio de reserva, junto con un Ferrari 250 GT Cabriolet Series I y 375 MM by Ghia. La casa de subastas no ha estimado precio de venta, pero presuponemos que estará por encima de los 140.000 euros.

1987 Aston Martin Lagonda Shooting Brake (3)

Bajo su capó, el esconde el mismo motor V8 de 5,3 litros del resto de modelos Lagonda, que envía a las ruedas traseras 280 CV de potencia y 409 Nm de par motor. Con una masa en seco superior a las dos toneladas, la carrocería sedán podía alcanzar los 97 km/h desde parado en 8,8 segundos y los 230 km/h de velocidad punta asociado a una transmisión es automática de cinco velocidades.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Piloto
Rest

– ¡La belleza está en el interior! –espetó Svendsen–.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.