Aston Martin Lagonda Shooting Brake, una oportunidad única a subasta

Aston Martin Lagonda Shooting Brake, una oportunidad única a subasta

RM Sotheby's lo ofrecerá el 15 de agosto


Tiempo de lectura: 3 min.

El Aston Martin Lagonda es un coche un tanto especial. No solo por su marcado diseño en forma cuña o sus faros escamoteables, obra de Williams Towns, sino por su escasa producción. Entre 1976 y 1990 tan solo salieron de la línea de montaje de Reino Unido un total de 645 unidades. ¿Buscas algo aún más exclusivo? RM Sotheby’s te ofrece este Aston Martin Lagonda Shooting Brake.

Inicialmente, este ejemplar salió de la fábrica de Newport Pagnell como un Lagonda con carrocería berlina. Pintado en un sobrio pero elegante marrón oscuro metalizado (un tono muy ochentero), fue a parar en 1987 a un danés que residía en Suiza, el Sr. Svend Svendsen. Se trata de un modelo de la Serie III, de los que tan solo se hicieron 75 unidades en su único año de vida. Ese año se abandonó la carburación a favor de la inyección de combustible.

Dado que se trataba de un coche más caro que un Ferrari 400 o un Maserati Kyalami -pero menos que un Rolls-Royce Corniche­-, los propietarios podían personalizar cada coche de forma individualizada. Svendsen pidió el suyo con un juego completo de copas, un televisor, mesillas y alfombras de lana de cordero. Orgulloso de su nueva adquisición, Svendsen recogió su salón de lujo 100 % británico en la sede la marca.

1987 Aston Martin Lagonda Shooting Brake (1)

Durante casi dos décadas, Svendsen fue feliz propietario de su Aston Martin Lagonda, pero en 2006 se despidió de él. Fue vendido a un ciudadano sueco, quien quiso revertir la configuración de una gran berlina hacia la de un shooting brake, tomando el espíritu de las conversiones de Radford y Panelcraft sobre las bases de los DB5 y DB6 respectivamente. El diseñador industrial y automotriz Ted Mannerfeldt fue contratado para liderar el proyecto.

Las formas que se aplicaron para integrar un tercer volumen similar al de un familiar se inspiró en la conversión realizada por Roos Engineering en 1996, también sobre la base de un Lagonda de 1987. El resultado parece digno de un producto original de fábrica, preservando las formas del distintivo pilar C y la simetría afilada del diseño original. La transformación necesitó de varios años hasta cumplir con los requisitos de su propietario.

Este Aston Martin Lagonda Shooting Brake de 1987 viene con un archivo histórico detallado, que incluye los libros de servicio originales y la tarjeta de garantía. Será ofrecido en la subasta de Monterey de RM Sotheby’s del 15 al 17 de agosto sin precio de reserva, junto con un Ferrari 250 GT Cabriolet Series I y 375 MM by Ghia. La casa de subastas no ha estimado precio de venta, pero presuponemos que estará por encima de los 140.000 euros.

1987 Aston Martin Lagonda Shooting Brake (3)

Bajo su capó, el esconde el mismo motor V8 de 5,3 litros del resto de modelos Lagonda, que envía a las ruedas traseras 280 CV de potencia y 409 Nm de par motor. Con una masa en seco superior a las dos toneladas, la carrocería sedán podía alcanzar los 97 km/h desde parado en 8,8 segundos y los 230 km/h de velocidad punta asociado a una transmisión es automática de cinco velocidades.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Rest
Invitado
Rest

– ¡La belleza está en el interior! –espetó Svendsen–.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.