Menu

Coche del Día: Mazda 323 F 2.0 V6 (BA)

Un coche diferente en todos los sentidos

Coche del Día: Mazda 323 F 2.0 V6 (BA)

Cuando se plantea diseñar un coche como el Mazda 323 F 2.0 V6 hay varias formas de caer en la extravagancia. La primera que nos viene a la mente es el diseño, claro, y seguro que muchos ejemplos acuden a nuestra memoria. Se puede ser extravagante también en lo mecánico (motor rotativo, configuración de cilindros…) En esto a Mazda no hay quien le gane, empeñada en la actualidad en aferrarse a la tecnología SKYACTIV en detrimento del downsizing al que no parece sucumbir. ¿He dicho rotativo? Pues también es de Mazda

¿Y qué tiene de especial un V6? Poco en sí mismo, pero hay dos factores que hacen a este Mazda 323 F casi único. El primero es que se trata de un V6 con muy poca cilindrada, y el segundo que la categoría en la que podría encajar nuestro protagonista es la de los compactos, y entonces solo el Golf VR6 me viene a la cabeza… Si pasamos a los coupés podemos mencionar al Alfa Romeo GTV 2.0 V6 «Busso» TB.

Por tanto, el Mazda 323 F 2.0 V6 es un coche extravagante. Lo es por esos dos motivos y por su diseño. Contaba con una carrocería que podría catalogarse como hatchback, liftback o incluso fastback. Dejándonos de anglicismos, es lo que ahora diríamos como una berlina de estilo coupé en la línea del Hyundai i30 Fastback o los Sportback de Audi.

Mazda 323F BA 1

Lástima que en esta generación (BA) se prescindiera de los faros escamoteables que le otorgaron a la anterior (BG) un aire aún más exótico. Lo suplieron con unos grupos ópticos muy pequeños y rasgados que encajaban bien con el perfil afilado del capó. La línea lateral en cuña y la caída del techo y el cristal trasero acentuaban su imagen.

El 323 F medía 4,24 metros de longitud para una distancia entre ejes de 2.605 mm

Su rasgo más particular residía en su limitada altura de solo 1,35 metros, muy por debajo de la mayoría de compactos. Contaba además con detalles poco comunes, como las puertas sin marco, un voladizo trasero poco voluminoso y unos pasos de rueda que admitían sin problemas llantas mucho más grandes que las de 15 pulgadas que montaba nuestro protagonista, pero por entonces la hipertrofia no había llegado al mundo de los neumáticos.

Además del V6, el 323 F estuvo a la venta con un 1.5 de 90 CV y un 1.8 de 115. La versión diésel se dejó en exclusiva para el sedán y el tres puertas. Como la fiebre del gasóleo no se había asentado aún, la versión más apetecible recaía en este V6 protagonista de hoy. Se trataba de un bloque de 1.995 cc que entregaba 180 Nm de par y una potencia de 147 CV.

Mazda 323F BA 3

Sobre el papel, nada extraordinario que no aportara un buen cuatro cilindros de 2 litros. Homologaba una velocidad máxima de 208 km/h y un 0 a 100 km/h en 9,4 segundos. Por tanto, un Alfa Romeo 146 ti o un SEAT Córdoba GTi de 130 CV eran más rápidos.

El 323 F no pretendía ser un deportivo a pesar de todo, aunque su motor estaba marcado por una doble personalidad. A bajas revoluciones no se apreciaba su potencial, pero al llegar a las 4.000 vueltas se transformaba, embriagándonos con un sonido además muy particular.

A partir de ese momento empujaba con fuerza hasta poco antes de las 7.000 RPM, régimen donde alcanzaba su potencia máxima. Sabiendo esto, y sin importarnos el consumo, para disfrutar del V6 lo ideal era mantenerlo en estos márgenes tirando de cambio, lo cual resultaba aún más gratificante por su excelente manejo y precisión.

Mazda 323F BA 4

En cuanto al interior, pocas concesiones a la deportividad o detalles que le diferenciasen de versiones más básicas. El V6 estaba algo más equipado al contar con las llantas de aleación, ABS o aire acondicionado. Como curiosidad, al principio de su comercialización en nuestro país el aire acondicionado seguía siendo opcional: nada menos que por 244.000 pesetas, unos 1.500 euros de entonces.

La solución fue subirle el precio e incluirlo de serie. Así, su tarifa en el año 96 era de 3.680.000 pesetas (35.500 euros de ahora), bastante elevada entre los compactos, se colocaba al nivel de un BMW 318ti Compact.

Sin embargo, el Mazda 323 F no dejaba de ser un coche exclusivo en casi todos los aspectos. Quizá una estética algo más diferenciada con respecto a sus hermanos de gama o algún detalle con espíritu RACER hubiera sido un plus.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Mazda 323 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
luis del prado arévalo
Invitado
luis del prado arévalo

Ah, el 323F, cuando fui al concesionario para comprarlo, resulta que lo cambiaron por el adefesio que lo sustituyó…qué decepción me llevé, era un mini deportivo con 5 puertas.

Saúl
Invitado
Saúl

Estoy deacuerdo, el siguiente 323 tuvo un enfoque más familiar y la cagaron con el diseño. Este lo tenia todo

Rest
Piloto
Rest

Una fardonada, no le faltaba de nada.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.