Ferrari 250 GT Cabriolet Series I: un extraño espécimen que será subastado

Ferrari 250 GT Cabriolet Series I: un extraño espécimen que será subastado

Una de cuatro unidades muy especiales


Tiempo de lectura: 3 min.

A medida que la cita de Monterey Car Week se acerca, las casas de subastas más famosas del mundo están preparando sus lotes para ser vendidos. Por ejemplo, Gooding & Company subastará un Ferrari 250 GT Cabriolet Series I carrozado por Pininfarina. La serie 250, con todas sus variantes, es sin duda una de las más buscadas en el mercado de clásicos.

Es un hecho demostrado, como hemos podido ver recientemente cuando un tribunal italiano dictaminó que, a partir de ahora, el 250 GTO se considera oficial y legalmente una verdadera obra de arte. Este Ferrari 250 GT Cabriolet Series I de 1958 con un traje diseñado Pininfarina en cuestión es un excelente ejemplo, dado que es una de las 40 unidades producidas en ese año con la carrocería del estudio de diseño italiano.

Pero no solo es especial por su bajo número de ejemplares producidos, sino que este, con número de chasis #0789 GT, es solo uno de los cuatro equipados con algunas modificaciones estéticas especiales. Esto incluía faros cubiertos, nuevas tomas de aire en las aletas y sendos parachoques recortados. Durante su apogeo, fue el Ferrari más caro, unos 13.000 euros de la época, más de medio millón de euros ajustando la inflación.

Ferrari 250 GT Series I Cabriolet (2)

Este Ferrari 250 GT Cabriolet Series I fue diseñado específicamente para el príncipe Alessandro “Dado Ruspoli” de Roma, un conocido aristócrata, playboy y actor italiano. Era un hombre que se mezclaba con las élites de la época, como Picasso o Dalí. La carrocería se pintó en un elegante negro brillante con algún que otro acento de cromo. Por otra parte, el interior es, quizá, la parte más controvertida del coche.

Exceptuando la parte superior del salpicadero y de las puertas, el habitáculo está completamente forrado en cuero verde, hasta las alfombrillas y el forro de la palanca de cambios. Cierto es que puede no ser del gusto de todos, pero lo hace auténticamente excepcional. Gooding & Company aún no ha publicado un precio de subasta inicial, pero ha estimado una venta de siete a ocho millones de dólares, 6,2-7,1 millones de euros al cambio.

Ruspoli finalmente se separó del coche a los pocos años. Durante la década de los 70 y 80 fue propiedad de varios entusiastas de toda Italia y, posteriormente, importado a los Estados Unidos para pasar a ser propiedad de Ron Hein, quien encargó una restauración completa. En 1994 ganó el premio al mejor coche de su clase en los concursos de elegancia de Pebble Beach, Santa Bárbara y Newport Beach.

Ferrari 250 GT Series I Cabriolet (3)

Para hacer un breve recordatorio, el Ferrari 250 GT Cabriolet fue construido en Maranello desde 1957 hasta 1962. Fue el primer verdadero descapotable producido y comercializado por la marca italiana. Bajo el capó se escondía un motor V12 de 3,0 litros con 220 CV a 7.000 RPM, asociado a una caja de cambios manual de cuatro velocidades. La velocidad máxima que era capaz de conseguir era de 252 km/h.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.