Coche del día: SEAT Proto

Coche del día: SEAT Proto

Hasta cuatro prototipos en uno


Tiempo de lectura: 5 min.

En realidad, bajo el nombre de SEAT Proto se engloban tres prototipos (más una maqueta) que formaron parte de un único proyecto, que mostraban la evolución y el anticipo de uno a otro. Se presentaron durante el bienio de 1989 a 1990, y estos tres prototipos recibieron los nombres de Proto T, Proto TL y Proto C.

El Proto T se presentó en el Salón de Frankfurt de 1989, y era una maqueta estática. Mostraba una carrocería de tipo berlina, pintada en su totalidad en color gris plata y todas las lunas tintadas en negro, algo ilegal para poder circular, pero al fin y al cabo era una maqueta. Era de tipo liftback, con cinco puertas, presentando la del maletero un ángulo de inclinación elevado y un pequeño escalón horizontal en el último tramo de la puerta.

Tenía 4.375 milímetros de longitud, 1.712 milímetros de anchura y 1.435 milímetros de altura, con una batalla de 2.560 milímetros. Su línea deportiva y aerodinámica tenía un coeficiente de resistencia aerodinámica (Cx) de 0,243. El logotipo era de nuevo diseño, una S de aspecto futurista, que recuerda mucho al actual. En las puertas traseras aparecía el nombre de “Proto T”. De esta maqueta estática nacería la nueva imagen de SEAT de la década de los 90 del siglo pasado.

SEAT Proto C Concept 1990 1

SEAT Proto C

Con el último de los prototipos, el Proto C, se buscaba un híbrido que aunase las líneas de un utilitario de dos puertas de aspecto urbano y deportivo con el aspecto práctico de un MPV –Multi Purpose Vehicle– o monovolumen, para que nos entendamos

El SEAT Proto TL se presentó en el Salón del Automóvil de Ginebra de 1990, y simplemente era una avanzada evolución del Proto T, con un habitáculo de diseño definido. El color que presentaba la carrocería era el mismo y las lunas no iban ya tintadas, dejando ver su interior. El techo panorámico de vidrio variaba su opacidad según la intensidad de la luz recibida.

Los paragolpes contemplaban unas grandes molduras protectoras de color negro y las ruedas llevaban unos nuevos tapacubos. Otra importante novedad tecnológica era una sonda situada a la altura de los faros antiniebla que captaba datos de las condiciones meteorológicas y del tráfico a partir de una hipotética línea magnética insertada en el asfalto. El interior no se descuidó, empleando piel de color gris claro para tapizar los asientos.

SEAT Proto T Concept 1990 1

SEAT Proto T

Estos dos prototipos, SEAT Proto T y Proto TL formaban un avance de diseño de un proyecto aprobado por el grupo Volkswagen para SEAT en 1996, denominado “Proyecto S3”, creado por Giorgietto Giugiaro y desarrollado por su estudio de diseño Italdesign Giugiaro. Existió incluso un tercer prototipo denominado como Proto TLD (ToLeDo), presentado también como maqueta. Se ve con claridad que este tercer prototipo era el germen del fututo SEAT Toledo (1L), cuya primera generación se empezó a comercializar en 1991, el primero realizado por la marca dentro del grupo Volkswagen. La segunda generación adoptó aspectos de diseño de los Proto T y Poto TL.

El último prototipo con denominación Proto fue el SEAT Proto C, y se presentó en el Salón del Automóvil de París de 1990, a la par del Proto TL. Su diseño difería bastante respecto a los Proto T y TL; en este caso ofrecía una carrocería con una mezcla de un coupé de tres puertas y lo que se denominaba MPV (Multi Purpose Vehicle), mostrando un aspecto final muy futurista. Se podría definir como un hatchback de tres puertas, con 3.9120 milímetros de longitud, 1.670 milímetros de anchura y 1.120 milímetros de altura, con 2.440 milímetros de batalla.

La carrocería, también en color gris, llevaba molduras negras en ambos parachoques, un frontal con una acusada pronunciada y faros circulares dobles. Un techo panorámico rematado por un alerón y unos tapacubos que representaban el nuevo logo de SEAT remataban las principales diferencias con los anteriores prototipos. Este SEAT Proto C avanzaba las líneas del futuro SEAT Ibiza de segunda generación, en especial la zaga; el frontal era más similar al Toledo. En realidad, sería el nuevo SEAT Córdoba, de aquí la letra C.

SEAT Proto TL Concept 1990 2

Interior del SEAT Proto TL

Bajo el nombre de SEAT Proto se englobaban tres prototipos diferentes: Proto T, Proto TL, Proto TLD y Proto C. Todos ellos fueron el germen de modelos tan importantes para SEAT como el Toledo, Ibiza y, en menor grado el Córdoba

En él se veía claramente la capacidad de Italdesign para crear un coche que combinaba diferentes segmentos y jugar con los volúmenes. Según el propio Giugiaro, en este SEAT Proto C se buscaba crear un híbrido que aunase las líneas de un utilitario de dos puertas de aspecto urbano y deportivo con el aspecto práctico de un MPV, o un monovolumen, para entendernos mejor. A priori parecía algo imposible, pero su buena aerodinámica, su gran superficie acristalada, su altura al suelo o su buena habitabilidad nos podía inclinar a pensar lo contrario.

Queda claro que todos estos prototipos marcaron las líneas maestras de modelos como el Toledo, Ibiza y Córdoba, y parece que Italdesign acertó de lleno.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.