Coche del día: SEAT 127 Samba

Coche del día: SEAT 127 Samba

Versión españolizada por Emelba del vehículo playero de Fiat


Tiempo de lectura: 4 min.

Hasta 12 variantes sobre modelos de SEAT creó la empresa carrocera Emelba S.A. en sus apenas ocho años de vida. También hubo otros trabajos realizados sobre modelos de marcas tan variadas como Talbot, Peugeot, Lada, Citroën o Chevrolet, pero hoy os queremos acercar el que sería el primer Emelba como tal, y ese no es otro que el SEAT 127 Samba.

Es un vehículo muy similar al archiconocido Citroën Méhari, con el que compartiría imagen playera y filosofía, a pesar de ser dos coches totalmente distintos. Pero este modelo en sí no era obra de la empresa catalana. En 1971 Fiat ya había lanzado al mercado el Scout 127 o 127 Moretti Midi Maxi, mismo coche que nuestro protagonista y obra de carrocería Fissore.

La empresa italiana tuvo que conceder licencia en 1978 a Emelba para recrear la versión española de aquel automóvil. Como curiosidad, y dado el nombre elegido para el Emelba 127, Samba, PSA tuvo que llegar a un acuerdo económico con la gerundense por utilizar el mismo nombre cuando tres años más tarde lanzara al mercado el Talbot Samba, pero esa es otra historia.

Fiat 127 Moretti Midimaxi

Fiat 127 Scout/Moretti Midi Maxi

El SEAT 127 Samba sería el primer modelo fabricado sobre una base de SEAT por esta empresa carrocera asentada en la provincia de Gerona

Centrándonos en el modelo, el SEAT 127 Samba se ensamblaba sobre la plataforma del utilitario incorporando una carrocería totalmente nueva, carente de techo y fabricada en chapa al completo. En su interior se podían acomodar hasta cuatro personas, aunque la banqueta posterior era totalmente abatible, concediéndole a este singular automóvil una gran capacidad de carga.

En la parte superior, y de manera opcional, un techo de lona desmontable anclado a un arco de seguridad posterior se encargaría de cubrirnos de las inclemencias del tiempo si así lo deseábamos. Otro de los aspectos destacables de aquella carrocería era el ensanchamiento al que eran sometidos los pasos de rueda o las puertas laterales sin ventanas.

Se le podrían acoplar paneles de plástico con sistema de apertura lateral tipo corredera, junto a una luneta trasera fabricada en el mismo material. Atrás una portezuela similar a la que montan las camionetas, con un sistema de apertura horizontal, nos daría un fácil acceso a la zona de carga, disponiendo de unas cotas holgadas y una superficie totalmente plana en ese espacio.

SEAT 127 Samba 2

SEAT 127 Samba

En el plano mecánico, el SEAT 127 Samba solo ofrecía una sola motorización. En este caso el elegido era el tetracilindrico de 903 cc asociado a un cambio de cuatro relaciones que había sido objeto de revisión por la marca española por aquellas fechas, pasando de los 45 CV iniciales a 43 CV a 5.600 RPM.

La excusa, poder emplear gasolina “normal” (de menor octanaje), por lo que se había rebajado la compresión desde los 9,1:1 a los 8,7:1. La alimentación estaba emparejada a un carburador Bressasel 30 IBA-22, mientras que el encendido tipo Delco era obra de Bosch.

 Gracias a su buena capacidad y sencillez a nivel general, el SEAT 127 Samba era una buena opción para zonas de playa o incluso campo

En el interior se optó por emplear la mayoría de componentes del modelo del que derivaba. Tanto el salpicadero como volante, cuadro de instrumentos o asientos formaban parte del SEAT 127. Como nos podemos imaginar, no había concesiones al confort prácticamente de ningún tipo, aunque tanto por el modelo como por la época en la que se creó esta singular versión, tampoco se podían esperar grandes atributos en un turismo destinado al ocio principalmente.

SEAT 127 Samba 3

SEAT 127 Samba

Con un precio de salida en 1978 de unas 469.000 pesetas, unos 21.000 euros actuales si aplicamos la inflación sufrida desde entonces, el carrocero catalán ensamblaría un total de 1.000 unidades -aproximadamente- en los cuatro años siguientes a su presentación.

En la actualidad, hacerse con una unidad del SEAT 127 Samba de Emelba no es tarea sencilla. De vez en cuando en páginas especializadas de automóviles clásicos podemos encontrar algún ejemplar que ofertan por precios que parten en el mejor de los casos desde los 5.000 euros, estando generalmente en un estado que requerirá una restauración parcial en la mayoría de ellos.

En La Escudería podéis ver el resultado de una restauración del 127 Samba con multitud de detalles fotográficos.

Calcula cuánto cuesta asegurar un SEAT 127 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Me gusta mucho la historia del automóvil y actualmente estoy creando una biblioteca personal dedicada, en exclusiva, a la historia del motor en España, sin olvidarnos de las motos que tanto servicio dieron en nuestra "vieja" España. También cuento con una enorme colección de material escaneado.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.