Coche del día: Peugeot 605 SV 3.0

Coche del día: Peugeot 605 SV 3.0

Un intento de berlina premium a la francesa


Tiempo de lectura: 4 min.

El Peugeot 605 fue el sustituto del 604 y de las versiones de alta gama del 505, nos encontramos ante un claro ejemplo de un fabricante generalista empeñado en construir una berlina media de nivel casi premium con una muy buena amplitud interior y un maletero generoso. Las ventas de su antecesor fueron muy discretas y se consideraron un fracaso, por lo que tenían la necesidad de fabricar una berlina lujosa, sólida y fiable. Llegó en 1989.

Fue diseñado por Pininfarina y existió en una única carrocería, un sedán de cuatro puertas. Su diseño era elegante y bastante discreto si lo comparábamos con sus antecesores. Entre sus rivales encontrábamos a los Alfa Romeo 164 y Alfa Romeo 166, Opel Omega, Ford Scorpio, Lancia Thema o los Renault 25 y Renault Safrane.

En su deseo de ofrecer la mayor amplitud interior posible optó por una mecánica de disposición delantera transversal, y unas suspensiones independientes a las cuatro ruedas, aprovechando la plataforma de su primo, el Citroën XM.

Confortable, espacioso, silencioso, rápido. Son cuatro características que definían al 605

Su diseño mostraba fluidez de líneas, elegancia y equilibrio, con un tamaño y proporciones perfectas para presentar un diseño redondeado sin necesidad de aristas ni líneas angulosas; su coeficiente Cx era de 0,30, un valor muy bueno para una berlina de su tiempo.

Peugeot 605 V6 3

El asiento del conductor contaba con todo tipo de regulaciones, con buena sujeción lateral, un pedalier bien centrado respecto al conductor y se adaptaba a cualquier conductor independientemente de su altura. El panel de instrumentos y mandos de la consola estaban situados a mano, y con caracteres grandes para su fácil lectura. La visibilidad desde el puesto del conductor era inmejorable en el entorno de 180o, en los ¾ traseros era suficiente y la trasera bastante buena, complementada por unos buenos retrovisores.

Los pasajeros traseros disponían de espacio de sobra, como ejemplo se podían cruzar las piernas sin mayor problema y sin rozar el respaldo de los asientos delanteros. Solo tenía una pequeña pega, el gran tamaño del túnel central, que no permitía ir con comodidad al pasajero central; mejor dos pasajeros. El maletero cubicaba 497 litros, suficientes para cuatro personas.

En el caso concreto del SV, su motor era un 3 litros (2.975 cc) con solo 12 válvulas, por lo que rendía 167 CV a 5.600 RPM, y su par motor era de 235 Nm a 4.600 RPM. Existieron unas versiones más potenciadas a partir de 1994, gracias a la adopción de las 24 válvulas (190 y 200 CV). Su caja de cambios manual de cinco marchas contaba con con unas relaciones adecuadas, sin existir puntos muertos entre ellas gracias a una buena curva de potencia del motor, con una palanca de recorridos cortos, precisa, silenciosa y fluida con lo que conseguía unas buenas prestaciones a pesar de estar lastrado por su elevado peso -superaba los 1.400kg-.

Peugeot 605 V6 2

La potencia transmitida a las ruedas no ponía en aprietos a la adherencia y a la tracción, sin extrañas vibraciones que se sintiesen en la dirección –con asistencia progresiva, siendo rápida y segura-, por lo cual no era necesario el control de tracción. Aunque no disponía de ABS de serie, los cuatro discos que llevaba cumplían bien su tarea con gran resistencia a uso intensivo sin mostrar síntomas de fading, con unas distancias de frenado de poco más de 63 metros a 120 km/h.

El 0 a 100 km/h lo realizaba en algo menos de 10 segundos, cubriendo los 1.000 metros desde salida parada en casi 31 segundos, y las recuperaciones algo más discretas: de 80 a 120 km/h en 4ª necesitaba casi 12 segundos, y casi 17 segundos para los mismos registros en 5ª. Su velocidad máxima rozaba los 220 km /h, una buena cifra. No olvidemos que estábamos evaluando una berlina de lujo sin pretensiones deportivas.

Sus consumos en ciudad rondaban casi los 13 l/100 km, y en autopista a 120 km/h bajaban a 10 l/100 km. No era un consumo frugal precisamente, pero con un depósito de 80 litros se podían hacer muchos kilómetros sin repostar. Su confort acústico, como hemos comentado, era muy bueno; a 140 km/h su valor era de 68,2 dB solamente.

Su sucesor fue el Peugeot 607, allá por 1999, siendo el primero en adoptar el nº 7 en su identificación de modelo.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Griffe
Invitado
Griffe

El motor de 24V no fue a partir del 94, viene de antes. Hubo dos motores V6 en el fase 1, motores PRV de 12 y 24V y con designaciones SV3.0 y SV24 respectivamente. El “fase 2” mantuvo los motores PRV hasta que los últimos modelos ya montaban motor XFZ que compartían con el 406 coupé.

sergio
Invitado
sergio

Con un supuesto motor v12, una docena de AIRBAGS, fue uno de los protagonistas en la película taxi, por mi zona veo muy pocos, pero los que continúan en activo están bastante bien conservados, lo recuerdo también como taxi en mi pueblo, lastima que no tuviera un final digno y el que fue su sucesor, no estaba ni mucho menos a su altura

Raul Andreo Jimenez
Invitado
Raul Andreo Jimenez

Taxi? No era un 406?

Javier Costas
Invitado
Javier Costas

Era un 406 V6 wink

mesi27
Invitado
mesi27

El 605 era el coche en el que paseaban al ministro de defensa japonés en la segunda peli hasta que lo secuestraban wink


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.