Menu

Coche del día: Mazda 323 F 1.8 16v

Diseño, practicidad, y un toque deportivo

Coche del día: Mazda 323 F 1.8 16v

Estaba mirando el flamante Honda Civic que mi vecino acaba de estrenar y me ha venido a la cabeza la idea de que el «compacto» que ha creado la marca japonesa es, entre otras muchas cosas, una manera de diferenciarse de la competencia aportando algo nuevo, aunque sea por longitud y su particular diseño. Ese pensamiento me ha llevado a rememorar los intentos que ha habido en este segmento por crear algo distintivo, y he pasado por varios como el Renault Mégane II hasta que he echado la vista atrás a finales de los 80 y mi memoria ha recuperado el Mazda 323 F.

Por entonces estaban los compactos tradicionales más recortaditos como el Golf o el Kadett, y luego estaban los liftback como el Corolla E90. Para la versión de cinco puertas de su gama compacta, Mazda decidió seguir la estela de su compatriota lanzando un 323 F totalmente distinto al tres puertas existente y que resultaba más convencional. El concepto no era lo rompedor, sino la forma de llevarlo a cabo. Los periodistas de la época alabaron sus líneas que trataban de emular un cupé por su afilado morro o la inclinada luneta trasera rematada por un deportivo alerón.

Los de Hiroshima lo consiguieron, pero además optaron por los faros delanteros escamoteables hasta entonces reservados a coches decididamente deportivos como un rasgo aún más diferenciador. Está claro que lo del diseño va en gustos, pero si acaso Honda se cree que el Civic de los últimos años ha sido futurista, el que escribe se queda con la visión de Mazda de hace tres décadas.

En una época en la que importar coches de Japón era complicado y económicamente no muy rentable, la gama 323 se encontraba bastante limitada, pero con un claro posicionamiento en la parte alta y prestacional del segmento porque la oferta se redujo a un 1.8 de 140 CV. Más adelante la oferta se completó con un 1.6 porque la marca nipona había ideado un plan de expansión en nuestro país gracias a un nuevo importador que amplió considerablemente su red comercial.

Mazda 323F 1

El bloque elegido era compartido con su hermano deportista de tres puertas. Se trataba de un motor de culata de aluminio con 1.841 centímetros cúbicos, doble árbol de levas, cuatro válvulas por cilindro y el novedoso sistema VICS de admisión variable para optimizar el rendimiento a cualquier régimen al que girase el motor. Unos desarrollos especialmente cortos de su caja de cambios de 5 velocidades ponían la guinda para conseguir una respuesta viva y una destacable elasticidad, aunque en el debe limitaban su velocidad máxima a 200 km/h, cifra que le alejaba de muchos compactos de potencias equivalentes que superaban esa cifra holgadamente.

Como decía más arriba, el Mazda 323 F era un compacto poco usual por diseño y dimensiones. Medía 4,26 metros de largo, una distancia entre ejes de dos metros y medio y una recortada altura de 1,34 metros. En su interior ofrecía un buen espacio y un maletero de razonable capacidad condicionado por su elevada línea de carga fruto de priorizar el diseño. La calidad de acabados era tan buena como otros modelos de la marca que destacaban además por la sobriedad típica de los japoneses.

La contrarrestaba con elementos de tintes deportivos como los asientos o el volante. El equipamiento que se trajo a España era abundante al contar de serie con aire acondicionado, llantas de aleación o cuatro elevalunas eléctricos. Eso sí, su precio era netamente superior al de sus rivales europeos. Un Kadett GSI o un Golf GTI costaban la friolera de 3.600 euros menos de la época, casi la tarifa de un SEAT Marbella.

No era el precio de la originalidad, pues los japoneses ofrecían por entonces unas tarifas poco competitivas con los modelos europeos. Un Honda Civic, por ejemplo, resultaba también bastante más costoso que los citados Kadett y Golf. Mazda decidió darle una segunda oportunidad en 1995 con una nueva generación del 323 F que conservó el aspecto cupé renunciando, eso sí, a los faros retráctiles, pero con un frontal igualmente afilado. Para la siguiente entrega se perdió el encanto convirtiéndolo en un compacto más en el que el diseño no era su principal reclamo.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Gonzalo Lara Camarón
Invitado
Gonzalo Lara Camarón

Siempre me ha llamado la atención este coche, pero…. estéticamente es como si le faltara algo. Se ve que se han tomado en serio el diseño y que intentaron hacer algo genuino y diferente, pero aun así… no apasiona.

Txesz
Invitado
Txesz

También a destacar que estaba disponible con tracción integral.

Aunque reconozco que la siguiente generación me gustaba más, sin faros escamoteables pero un diseño general más «japonés».


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.