Menu

Coche del día: Alfa Romeo 146 Ti

Deportivo y práctico

Coche del día: Alfa Romeo 146 Ti

Entre el incierto 33 y el afamado 147, Alfa Romeo lanzó no uno, sino dos modelos para cubrir el hueco en el segmento compacto. Verdad es que, a pesar de llamarse de manera diferente, los 145 y 146 no dejaban de ser versiones de tres y cinco puertas de un mismo modelo, lo cual no había sido una decisión pionera. Lo habían hecho los japoneses como Honda, Mazda o Nissan, y el propio Grupo Fiat repitió con los Bravo y Brava.

Dejando a un lado el 145 de carácter más juvenil, el protagonista que nos ocupa es el 146 de naturaleza más familiar y práctica, pero con ese punto deportivo en esta versión Ti. Claro que el cuore era ya evidente en su diseño, muy al estilo de los modelos de la marca de mediados de los 90 como el GTV. El 146 se distinguía de la mayoría de sus rivales por la insinuación de un tercer volumen que se quedaba a caballo entre los compactos tradicionales y los sedanes derivados de ellos.

Fue una moda pasajera a la que se unieron coches como los Rover 400, Honda Civic o el Nissan Sunny de cinco puertas

Por ello, el 146 tenía unas proporciones mayores a las de los compactos. Medía 4,24 metros de largo -18 centímetros más que el 145- cuando por entonces la media superaba por poco los cuatro metros. Su distancia entre ejes también era ligeramente superior, lo cual repercutía en un generoso espacio interior. Utilizaba la plataforma modular lanzada con el Fiat Tipo compuesta de paneles galvanizados para evitar la corrosión, un mal que sufrieron los Alfa 33, por ejemplo.

Alfa Romeo 146 Ti 2

La versión que nos ocupa suponía el tope de gama de la familia 146 (en el 145 se denominó Quadrifoglio), convirtiéndose en un modelo de aspiraciones deportivas. Pero más allá de las prestaciones puras, el Ti servía como presentación de la nueva generación de motores Twin Spark, una joya mecánica de cuatro cilindros, 2 litros y 16 válvulas. Lo novedoso recaía en su distribución variable, doble encendido y dos árboles de equilibrado contrarrotantes.

Declaraba 150 CV a 6.200 RPM, siendo un motor que daba lo mejor de sí por encima de las 4.000 vueltas hasta el corte, inducidos además por su seductor sonido. Habría que saber apreciarlo, pues la sonoridad no era uno de los puntos fuertes de este modelo tan por mecánica como por cuestiones aerodinámicas. Para una conducción tranquila ayudaban los cortos desarrollos de su cambio manual de cinco velocidades de buen tacto.

En su interior descubríamos unos ajustes correctos y una buena habitabilidad en sus cotas de anchura o espacio para las piernas de los ocupantes traseros. Estos solo contaban con una altura algo limitada por cuestiones del diseño de la carrocería del 146. En las plazas delanteras resultaba llamativo el rebaje del salpicadero frente al copiloto, lo cual mejoraba la sensación de espacio.

Alfa Romeo 146 Ti 3

Los asientos pecaban de falta de sujeción si practicábamos una conducción decidida en carreteras viradas, cosa que no resultaba difícil por la conseguida puesta a punto de su bastidor, si bien la suspensión estaba algo más enfocada al confort que a la efectividad que podría esperarse de un deportivo.

Pero la particularidad de este 146 Ti recaía precisamente en esa capacidad de aunar sensaciones con aspectos prácticos sin necesidad de irse a un segmento superior, que supondría un mayor tamaño y un desembolso considerable. Porque la relación precio equipamiento era otra de las virtudes del 146 Ti. Costaba menos que un Golf GTI de 115 CV o que los ZX 16v o 306 S16 que le superaban en prestaciones por un planteamiento algo más radical y, desde luego, menos familiar.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

Me encantaba este coche. Su aspecto agresivo. Hubo una versión llamada Junior, que era espectacular. Con unas llantas, alerones y faldones delanteros. Muy llamativo.

Fran
Invitado
Fran

El Junior con esas llantas de orificios típicas de Alfa… Y si es post restyling con paragolpes pintados, mejor.

Jose
Invitado
Jose

Es curioso, tanto estos 145-46 como los 147 me da la impresión de que han estado mejor fabricados que sus hermanos mayores, han envejecido mejor que los 155, 156 o incluso 159. Siempre me pareció el 146 un coche bonito y equilibrado, y esta vrsión debe ser muy agradable de conducir.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.