Menu

Coche del día: Jaguar XJS V12 (HE)

Otro coupé inglés al servicio de Su Majestad

Coche del día: Jaguar XJS V12 (HE)

Este bonito Gran Turismo fue producido por Jaguar entre los años 1975 y 1996 y tuvo la difícil misión de sustituir al Jaguar E-Type. Era la variante deportiva del Jaguar XJ, su homólogo en carrocería sedán, y su reemplazo fue el Jaguar XK. La primera generación apareció en plena crisis del petróleo -en 1973- y lo hizo por todo lo alto, portando un motor V12. Tuvo una gran promoción gracias a una serie de televisión también conocida en España: hablamos de «El Santo» y su protagonista, Simón Templar -encarnado por el actor Roger Moore-.

Pero la generación que nos interesa es la segunda, el Jaguar XJS V12 HE (High Efficiency), que mejoró su rendimiento. Su cilindrada era de 5.343 c.c. y entregaba una potencia de 295 CV a 5.500 RPM, con un par máximo de 431 Nm a 3.250 RPM; lo podíamos estirar hasta cerca de las 7.000 RPM. Recordemos que era un motor atmosférico. Para los amantes de los números citaré dos detalles interesantes: el circuito de refrigeración llevaba la nada despreciable cantidad de 21,3 litros de refrigerante, y el cárter se quedaba satisfecho con 10,8 litros de aceite, eso sí, tenía su propio radiador para enfriarlo. Su alimentación estaba encomendada a una inyección electrónica indirecta D-Jetronic.

La potencia se transmitía a las ruedas traseras a través de un cambio automático GM Turbo Hydramatic 400, con tres relaciones y un útil y eficaz diferencial autoblocante. Nos podríamos preguntar porqué llevaban tan pocas marchas, pero el par motor que entregaba este bloque de aleación era suficiente para ir sobrado con sólo tres velocidades.

Aquí podéis ver un anuncio de la época, donde se observa la versión con doble faro, que era la comercializada en Estados Unidos.

Llevaba frenos de disco en ambos ejes, dirección de cremallera servoasistida y su suspensión era independiente en las cuatro ruedas con muelles y barras estabilizadoras transversales, con la particularidad de que cada rueda trasera llevaba dos muelles con sus respectivos amortiguadores telescópicos; un raro y curioso sistema en un deportivo, ya que es más propio de los vehículos actuales de Rallyes.

Andar andaba, y bastante; en condiciones favorables podía rondar los 240 km/h de velocidad máxima y los 1.000 metros desde parado los cubría en 28,6 segundos. Pero más que ver las cifras, lo importante es el placer que se experimentaba con su conducción: un motor equilibrado y silencioso, cómodo y con una estabilidad extraordinaria incluso a alta velocidad en curvas, aunque el pavimento no estuviese en perfecto estado. Solamente se volvía subvirador si tomábamos las curvas con el pie derecho a tabla en el acelerador. A este gran comportamiento colaboraban unos frenos potentes y eficaces en cualquier circunstancia, y eso que no llevaba ABS.

La contrapartida la encontrábamos en el consumo, pues en plan suavito a 90-100 km/h bebía 12 litros a los 100 km, mientras que si lo pisábamos a tope nos encontrábamos con un devorador de gasolina, entre 25 y 30 litros cada 100 km.

Su carrocería se caracterizaba por su gran tamaño y su alta cintura, algo que gusta hoy en día -mucha chapa y poco cristal-, y una buena aerodinámica. En el interior encontrábamos de lo mejorcito por entonces: cuero Connolly, madera de olmo en puertas y salpicadero y un equipamiento a su altura con aire acondicionado, elevalunas y retrovisores eléctricos, cierre centralizado en puertas y maletero, volante regulable…

La tercera generación vino ya con un L6 de 4 litros y 225 CV y caja automática de cuatro velocidades, y nos imaginamos que las sensaciones ya no serían las mismas.

COMPARTE
Sobre mí

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Txesz
Mecánico
Txesz

A veces habái algún problema con el microbús que nos llevaba del colegio a casa y eran los dueños de la empresa de autobuses quienes hacían el trayecto, con sus coches particulares.

Uno de ellos tenía un Mercedes W123, con techo solar y el otro, el Jaguar XJS

Asi que entre que éramos 6 niños de edades comprendidas entre los 5 (yo) y los 11-12 y que aquel hombre de caracter más bien seco solía fumar unos puros como vigas para catedrales, mi recuerdo de aquel coche no es especialmente bueno…

Alfonso Jaguar
Invitado
Alfonso Jaguar

Un pequeño detalle, Jaguar no puso motor v6 en ningun XJs. Instaló motores V12 de 5.3 y 6 litros y 6 cilindros en linea 3.6 y 4.0 denominados AJ6 y los últimos 4.0 AJ16 años 95-96

Javier Costas
Editor

Detalle corregido, gracias por avisar.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.