Coche del día: Alfa Romeo GT (937C)

Coche del día: Alfa Romeo GT (937C)

Mucho más que diseño


Tiempo de lectura: 6 min.

De no haber sido por este maldito coronavirus que nos tiene a todos alarmados, ahora mismo yo estaría disfrutando como casi cada año en el Salón del Automóvil de Ginebra, que en un principio hoy cerraría sus puertas y que fue cancelado hace ya un par de semanas. Echar de menos mi visita anual me ha llevado a recordar la primera vez que acudí, hace ya 17 años.

Acostumbrado al más modesto Salón de Madrid, el despliegue de la cita suiza me impactó como a un niño chico una fábrica de gominolas, y entre todas aquellas máquinas con cuatro ruedas, hubo un modelo en particular que se quedaría grabado en mi retina durante días, y quizá el único que aquella noche en un hotel suizo me quitó el sueño. Hablo del Alfa Romeo GT presentado en Ginebra en el año 2003.

Ya desde lejos captó mi atención al fondo del pabellón encerrado a lo alto en una suerte de cápsula que eclipsaba de alguna forma el especialísimo color Azul Nuvola; o ya más de cerca en un brillante color gris elevado en una plataforma que impedía acercársele demasiado. Antes lo había visto en las imágenes que habían aparecido en la prensa, pero ya sabemos que no es lo mismo ni de lejos. En cualquier caso, todos lo que estaban a mi alrededor alabaron el diseño del nuevo coupé de Alfa.

Alfa Romeo GT 2

Basado en la plataforma del 156, que había aparecido unos años antes, el GT se sumaba a la oferta de coches con dos puertas con los que contaba la marca, pues el GTV aún estaba en su cartera y el Brera Concept ya se había presentado el año anterior. Ciertamente eran buenos tiempos para la firma del biscione, pues el intento de SUV Kamal fue también novedad en Ginebra 2003.

El GT ocuparía dentro de la gama Alfa el puesto de coupé más práctico, ya que contaba con cinco plazas y un maletero de 320 litros. Medía 4.489 mm de longitud para una distancia entre ejes de 2,6 metros, similar a la del 156, si bien resultaba más ancho que este y, sobre todo, mucho más bajo, con una altura de apenas 1,36 metros.

El conjunto ofrecía una silueta marcada por su portón trasero en vez de los tres volúmenes que ofrecían alternativas como el BMW Serie 3 Coupé (E46) o Peugeot 406 Coupé, y el resultado es mejor que lo juzgue cada uno, puesto que el diseño no deja de ser algo totalmente subjetivo por mucho que llevase el sello de Bertone.

Alfa Romeo GT 3

En cuanto al interior, aunque la inspiración de la berlina se notaba, así como la del más reciente 147, los siete años de diferencia entre uno y otro, también. Se abandonó el diseño orientado hacia el conductor por otro menos vertical, con una disposición del salpicadero en dos alturas claramente diferenciadas. Por el camino se perdían los relojes con información auxiliar en la parte superior, que ahora se colocaban en la instrumentación principal entre las dos grandes esferas que daban cabida al cuentarrevoluciones y velocímetro.

La oferta mecánica contemplaba tres opciones de gasolina y una diésel. Entre los primeros existían un 1.8 TS con 140 CV, el 2.0 JTS de inyección directa, con 165 CV, y el apetecible y poderoso 3.2 V6 con 240 CV. Sin embargo, el más demandado fue el 1.9 JTD de 150 CV, capaz de aunar buenas prestaciones con consumos razonables. Quizá con todo esto quedaba claro que el Alfa GT no era un deportivo radical, sino un coupé razonablemente cómodo a la par que efectivo.

En la puesta a punto de su bastidor se tuvieron en cuenta ambas variables, conscientes de que se partía de la excelente base del 156, una berlina con un bastidor como pocos en la época. Uno de los aspectos más destacables del GT, una vez puestos al volante, era su dirección ultra rápida, que requería tan solo 2,25 vueltas de volante, ideal para disfrutar por zonas de curvas y hacer que el coche girase con una leve insinuación sobre el aro.

Alfa Romeo GT 4

En este tipo de trazados se movía como pez en el agua y era donde más se podía disfrutar a sus mandos. Esto no quiere decir que en carreteras rápidas se comportara mal, pero en ellas la mencionada dirección no resultaba la mejor aliada de cara a no perder la trayectoria con un ligero toque del volante. Asimismo, la comodidad se veía algo penalizada por una suspensión un tanto seca que no filtraba las irregularidades del asfalto a pesar de no ser especialmente dura.

En cualquier caso, se trataba de un aspecto que se le podía perdonar por lo equilibrado del conjunto, así que pocas pegas más podrían sacársele a este Alfa Romeo GT. Otra sería la habitabilidad en las plazas traseras o una capacidad de maletero por debajo de algunas de sus alternativas por tamaño, pero de nuevo era un mal menor, porque dudo que quien pusiera los ojos en un coupé de este estilo declinara su compra por un par de centímetros más de espacio para las cabezas de los ocupantes o unos litros más para el equipaje.

Un factor que sí podría disuadir al comprador era el precio, aunque en este sentido el Alfa GT no era un modelo muy costoso de adquirir. Costaba en torno a 2.200 euros más que el 156 con motor equivalente, partiendo de poco más de 25.000 euros en su versión básica con el motor 1.8 de gasolina. El JTD se movía entre 28.000 y 30.500 euros, dependiendo del nivel de acabado. Al inicio de su comercialización se ofrecían el Progression y Distinctive, añadiendo este último elementos como la tapicería de cuero, llantas de 17 pulgadas, sensor de aparcamiento o mandos de la radio en el volante.

Alfa Romeo GT 5

En definitiva, el Alfa Romeo GT era un modelo muy convincente en todos los aspectos, con un logrado equilibrio entre tamaño y espacio, comportamiento de primera con un confort más que aceptable y ese toque sportivo de Alfa, amén de un diseño de lo más sugerente que captó la atención de muchos allá por el 2003 y a día de hoy sigue haciendo girar cabezas.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Alfa Romeo GT con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

Este coche esta en la lista de mis futuribles algún día, me dejaba embobado de río y a día de hoy, ha envejecido francamente bien, es bastante utilizable, y si a esto le sumamos que han devaluado más que otros coetáneos, pues la tentación no para de crecer.

Rodrigo
Invitado
Rodrigo

Se ha devaluado más que otros modelos por el simple hecho de ser un Alfa Romeo, pero no hay mal que por bien no venga… los que valoramos estos vehículos los podemos obtener más baratos grin grin grin


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.