Coche del día: Peugeot 406 Coupé

Coche del día: Peugeot 406 Coupé

¿Italiano o francés? Un coupé para disfrutar en carretera abierta


Tiempo de lectura: 4 min.

A mediados de los 90 Peugeot lanzó al mercado el sustituto del superventas 405, el 406. Este nuevo modelo era una berlina del segmento D que evolucionaría el lenguaje de diseño de la firma gala, pero que mantendría una línea muy continuista. Poco después parece una versión coupé, cuyo diseño firmaba Pininfarina. Esta es la versión de la que os voy a hablar hoy.

La relación entre la oficina de diseño de Pininfarina y Peugeot venía de largo, desde 1951 realiza unos de los diseños más bellos de la firma del león. Ejemplo de ello puede ser el 504 Coupé, recientemente homenajeado con el prototipo e-Legend. Este modelo retomaba el testigo de los antiguos coupés presentes en la gama Peugeot y que había tenido un fuerte parón con el 405.

El Peugeot 406 Coupé poseía el ADN propio de ambas firmas, Peugeot y Pininfarina, con un frontal enfadado pero esculpido con líneas suaves, pasos de rueda fluidos y una zaga que reinterpretaba las ópticas que integraba el resto de la gama del león. Su perfil era realmente espectacular (una pena las proporciones de tracción delantera con un voladizo delantero algo extenso para mi gusto) este permitía que el aire fluyese, al tiempo que creaba un habitáculo suficientemente amplio para alojar cuatro adultos.

Peugeot 406 Coupe 2

Al inicio de su comercialización sólo había opciones de gasolina disponible, un 2 litros de 136 CV y un 3.0 V6 de 207 CV. Aprovechando el primer restyling se introduce una versión diésel con filtro de partículas FAP, un 2.2 HDi de 136 CV; más adelante se introduciría una nueva versión de gasolina con 160 CV exprimidos de un propulsor 2.2 atmosférico. Una verdadera pena que no llegase el 2.0 Turbo de 150 CV disponible en su primo, el Xantia.

Este modelo se fabricó de 1998 a 2005 en la fábrica de Pininfarina cerca de Turín, por lo que es un francés muy “italianizado”, con un cadencia de 75 ejemplares diarios. Hacía uso de la misma plataforma y propulsores que tenía el 406 berlina, con un sistema McPherson en el eje delantero y un esquema de paralelogramo deformable en el eje posterior, lo que permitía un buen comportamiento aunque se veía lastrado por su peso. En caso de equipar la caja de cambios este era menos prestacional, pues contaba con únicamente cuatro relaciones. Esta caja era suministrada por ZF, ahora lo normal son ocho relaciones.

A pesar de ser más bajo y poseer menor superficie frontal, posee la misma velocidad punta que su hermano de cuatro puertas (240 km/h para el V6) con caja de cambios manual de cinco velocidades. Su Cx era de 0,32, algo nada destacable. Se trataba de un coche ligeramente pesado, con 1.485 kg, 30 kg más que la berlina.

Peugeot 406 Coupe 3

Prestacionalmente no era una maravilla, pero podía defenderse con una aceleración desde parado hasta los 100 km/h en 7,8 segundos, logrados gracias al ajuste específico de la caja de cambios. Otra diferencia con su hermano eran las llantas (una pulgada mayores) y el equipo de frenos con pinzas de cuatro pistones y discos de 305 mm de diámetro.

Peugeot creó un coche con el que viajar cómodamente a través de autovías y carreteras con amplias curvas, nada de un vehículo ratonero y altamente prestacional, un coche que invitaba a ser conducido durante horas y que al mismo tiempo te gustaría estar mirando constantemente. Este podía buscar cierta competencia con los coupés del momento como eran el Audi TT o el Fiat Coupé, ambos con versiones más prestacionales, aunque sin motorizaciones diésel.

Este ejercicio de diseño logró poner en el mercado más de 100.000 unidades en los siete años que se mantuvo en activo, por lo que podemos decir que se trata de un modelo muy exitoso. Actualmente es posible hacerse con una unidad con muchos kilómetros por menos de 2.000 euros, pero para hacernos con una buena unidad tampoco tenemos que vender un riñón: desde 3.000 hasta 6.000 euros podemos encontrar unidades bastante cuidadas en un estado más que decente.

Peugeot 406 Coupe 4

Es una oportunidad como futuro clásico. Al fin y al cabo es un Pininfarina.

COMPARTE
Sobre mí

Carlos Pascual

El olor a lubricantes y gasolina quemada han atraído a Carlos desde su niñez, por ello decide consagrar su vida a los coches: una forma de comunicarse, de disfrutar, de vivir.

14
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jorge
Invitado
Jorge

Alguien sabe el numero de parte de la caja manual?

Pablo Mayo
Editor

Buenas Jorge. Por lo que hemos podido averiguar, la caja manual para los motores gasolina tenía código 20LE40, mientras que para el diésel era 20LM02.

JJ López
Invitado
JJ López

Vaya, qué descolgado estoy últimamente. Éste es mi coche de “paseo”, pues es el único coupé de Pininfarina que puedo comprar y mantener. Lo mejor y lo peor es su marca, como inconveniente: es generalista, sin mucha tecnología y poco exclusivo; como ventaja: lo puedes llevar a cualquier taller a precio de generalista.

Coupé
Invitado
Coupé

La exclusividad creo que la ganará con el tiempo, piensa en el 504 coupé… Respecto a la tecnología, ¿qué más le pedirías a este coche acorde a su época?

Saúl
Invitado
Saúl

Una obra maestra de diseño desde cualquier ángulo que se cargaron con el restyling del frontal. Lastima de interior calcado al 4 puertas. Pininfarina diseñó también el 605, no?

...
Invitado
...

Si no me equivoco, creo que también está detrás del 605 al igual que su “hermano” Alfa 164.

Coupé
Invitado
Coupé

En 1997 ya estaban en venta y se fabricó hasta 2004, de hecho las últimas 2000 y pocas unidades fueron serie limitada numerada “Ultima Edizione” que mayormente fueron comercializadas en 2005.

...
Invitado
...

Las pinzas Brembo de cuatro pistones también las montaba el HDi. En el restyling se sustituyeron por frenos Lucas con discos de 283.

Matizar que el motor diésel HDi era un 2.2 y no un 2.0 como el que podía montar el 407.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!