¿BMW 130i, Renault Mégane RS o Volkswagen Golf R32?

¿BMW 130i, Renault Mégane RS o Volkswagen Golf R32?

Fifth Gear pone en juicio a tres clásicos modernos


Tiempo de lectura: 4 min.

Con tanto que hacer en casa, hay tiempo para todo. Y navegar por Internet puede ser una fuente de curiosidades y entretenimiento infinita. Probablemente, si has sido un fanático de los coches desde hace años, sabrás que hay dos programas británicos que siempre han hecho muchas de las delicias de los aficionados: Top Gear y Fifth Gear. Si bien este último es menos conocido, pone el toque crítico en compensación de la espectácularidad del primero.

Hace unas semanas, Fifth Gear analizó tres coches muy interesantes para descubrir cuál de ellos es el mejor para comprar en 2020: el BMW 130i (E81), el Renault Mégane RS (III) y el Volkswagen Golf R32 (V). Comenzando por este último, es innegable que es una alternativa atractiva dentro de la gama Golf, dado que fue el más emocionante a nivel mecánico. Bajo su capó se alojaba un bloque de seis cilindros en uve estrecha (VR6) de 3.189 cm3, con 250 CV y 320 Nm transmitidos a las cuatro ruedas.

Asociado a una caja manual de seis velocidades (automática DSG opcional), podía hacer el 0 a 100 km/h en 6,6 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h, a costa de un consumo medio homologado de casi 11 l/100 km. Sí, las dos últimas iteraciones del Golf R son más rápidas y eficientes, pero carecen del encanto de un V6 de atmosférico. Sin embargo, el paso de los años le ha otorgado problemas de fiabilidad, y el eje delantero pesa demasiado a la hora de afrontar curvas a un ritmo elevado.

BMW 130i vs Renault Megane RS vs Volkswagen Golf R32 Fifth Gear (3)

En cuanto al peso en vacío se refiere, el BMW 130i es el más ligero de los tres con 1.450 kilos, seguido del Renault Mégane RS con 1.462 kg. El Volkswagen Golf R32 es el más pesado, con 1.510 kg

El siguiente en la lista es el BMW 130i, concretamente una unidad de la primera generación del compacto alemán: el “1” hace referencia a la Serie 1, mientras que el “30i” indica que tiene un motor de seis cilindros en línea de 3.0 litros con 265 CV y ​​315 Nm. Y sí, también es atmosférico. Hasta la llegada del último Serie 1, con su tracción delantera y motores de tres y cuatro cilindros, esta configuración era única en su segmento. Necesitaba 6,1 segundos para llegar a los 100 km/h y alcanza los 250 km/h.

Con un consumo de 9,2 l/100 km, es un poco menos sediento que su compatriota de Wolfsburgo. Y puede que este no sea ni el más atractivo ni el más práctico del trío (apenas hay espacio en los asientos posteriores y el maletero no disfruta de las formas más aprovechables), pero cuenta con otro factor realmente atractivo: toda la energía del propulsor es recibida por el eje posterior. Además, al contar con un tren motriz situado junto encima y tras el eje delantero, su reparto de pesos es perfecto: 50/50 %.

La elección final es el Renault Mégane RS, específicamente una unidad perteneciente al último restyling de la tercera generación con el apellido Trophy, lo que significan 275 CV y un chasis puesto a punto para irse al circuito. Pero, sinceramente, no necesitas un Trophy para pasártelo bien, ya que un modelo de 2010 es casi tan bueno como este por un buen pico menos. El RS estándar cuenta con un cuatro cilindros turboalimentado de 2.0 litros con 265 CV y 360 Nm, y envía su fuerza al eje delantero.

De acuerdo con Vicki Butler-Henderson, el Renault Mégane RS es la mejor alternativa de estos tres clásicos modernos, ya que es fácil de ver (y por ende de conseguir piezas), el más nuevo y tiene un diseño más sencillo. También es el más económico de mantener, con un razonable consumo medio de 8,2 l/100 km. Sin embargo, para gustos los colores, y el Golf puede ser la opción más adecuada para quien quiera un compacto de tracción total, aunque el Serie 1 de seis cilindros resulta demasiado atractivo.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ignasi Puig

Es curioso que me entusiasme cualquier actividad relacionada con los coches ¿El escribir? Para trasmitir. Trasmitir conocimiento, pasión y sensaciones; hacerte llegar aquello por lo que me vuelvo loco. Súmale que aprendes y ya es una terrible adicción.

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico industrial de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir ;)

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba', algo digno de que me cortaran los dedos. Pero hoy me gano un sueldo como redactor, ¡las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores la charla sería de órdago y si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Javier J. Navarro

Javier es más conocido por hablar de finanzas y economía, pero ha estado obsesionado con los coches desde que sabía pronunciar los nombres de los modelos.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto : ¡Gas amigas!