Menu

Honda NSX contra Mercedes-AMG E63 S y BMW M5 Competition

¿Sigue siendo el NSX tan rápido como su antecesor?

Featured Video Play Icon

En este vídeo de Top Gear, Rory Reid nos plantea una cuestión muy interesante: ¿Sigue siendo el Honda NSX tan rápido y exclusivo como lo fue su antecesor? Para averiguarlo, el actual Honda NSX se enfrentará en una carrera de aceleración a dos superberlinas: el Mercedes-AMG E63 S y el BMW M5 Competition.

Cuando se lanzó el Honda NSX en 1990, su motor de 3,0 litros ofrecía 274 CV, una cifra de potencia que hoy nos podría parecer ridícula para un superdeportivo. Esto es debido en parte a la guerra de potencias que llevamos desde hace algunos años, como bien contaba Luis en su reportaje. Bien es cierto que se centra en las berlinas germanas, pero podría ser aplicable a los deportivos y superdeportivos en general.

El actual Honda NSX es totalmente diferente a su ancestro. Monta un tren híbrido con tres motores eléctricos y uno térmico, que ofrecen conjuntamente 581 CV, todo ello con un peso de 1.851 kg. Esto le da una relación peso/potencia de 3,1 kg/CV. En cuanto al Mercedes-AMG E63 S, monta un V8 biturbo de 4,0 litros que rinde 612 CV para mover un peso de 1.990 kg, ofreciendo una relación de 3,2 kg/CV. Por último, el BMW M5 Competition posee un V8 biturbo de 4,4 litros, que ofrece 625 CV para mover un peso de 1.940 kg. Con estos datos consigue una relación de 3,1 kg/CV.

El Honda NSX, con un precio de unos 170.000 euros, es el más caro de los tres: 24.000 euros más que el Mercedes-AMG E63 S y 22.000 euros más que el BMW M5 Competition

Si nos fijamos en la relación peso/potencia, que al final es la importante, el Honda NSX y el BMW M5 Competition deberían estar muy igualados, con el Mercedes un paso por detrás de ambos. Pero claro, debemos tener en cuenta la tracción que tiene disponible cada modelo y el tipo de gomas que calza. A priori, por configuración mecánica y datos objetivos, debería ser el Honda NSX el que venza en esta carrera. Si aún no has visto el vídeo y no quieres saber el resultado, no sigas leyendo.

No te vamos a contar el final, pero sí te adelantamos que el Honda NSX no resulta vencedor. Su ancestro superaba a los Ferrari de la época, cosa de lo que el actual NSX no puede presumir. A nivel absoluto, el actual NSX sí es más rápido que su antecesor, pero a nivel comparativo, parece que se ha quedado un paso por detrás.

Da la sensación de que cuando definieron el concepto del nuevo NSX, los japoneses no cayeron en la cuenta de que ahora la potencia de los superdeportivos se encuentra por encima de los 600 CV, y que ya hay berlinas con rendimientos que se aproximan -o incluso superan- a estos supercoches, cosa que antaño no ocurría. A no ser, claro está, que su objetivo fuese competir un escalón por debajo, con vehículos como el Porsche 911, Audi R8 o Jaguar F-Type, en cuyo caso «todo bien, todo correcto».

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.