Menu

Porsche desvela el 911 Carrera S y Carrera 4S en Los Ángeles

Cambia por completo para seguir como hasta ahora, pero mejor

Porsche desvela el 911 Carrera S y Carrera 4S en Los Ángeles

La octava generación del Porsche 911 (992) ya está aquí, con una leve antelación respecto al Salón de Los Ángeles. El legado de siete generaciones y 55 años pesa mucho, pero aún más saber que más de las tres cuartas partes de todos los 911 fabricados desde los 60 aún están en condiciones de circular. Ante semejante mito hay que hacer las evoluciones con mucho cariño. La nueva generación 992 viene inicialmente solo como Carrera S (propulsión trasera) y Carrera 4S (tracción total).

Eso implica 450 CV de potencia, una ganancia de 30 CV respecto al modelo previo y una reducción de 0,4 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h respecto a sus predecesores: 3,7 segundos para el S y 3,6 segundos para el 4S. Con el paquete Sport Chrono bajan 0,2 segundos sendas marcas. Todo esto a cambio de 8,9-9 l/100 km de gasolina (NEDC correlado), que sigue estando realmente bien. Las puntas son de 308 km/h para el S y 306 km/h para el 4S.

Todos los Carrera S/4S son automáticos con doble embrague de ocho velocidades

Einstein dijo que había dos cosas infinitas: la estupidez humana y el universo, pero dudaba de una de ellas. Ahora dudaría de si la tercera es la potencia que se puede sacar a un motor Porsche evolución tras evolución, esta vez se debe a una mejora del bóxer 3.0 de seis pucheros en la inyección, los turbos y el intercooler. Tardaremos en ver versiones híbridas, pero el Carrera básico estará listo más adelante, sin la «S». Porsche ya acepta pedidos, en España habrá que aflojar 138.105 euros por el S y 147.065 euros por el 4S, llegarán en primavera. El siguiente modelo en ser presentado será el 911 Cabrio.

El diseño no depara ninguna sorpresa, como cabía esperar. Ahora todos los 911 tendrán el culo de la misma talla, ensancha por delante 45 mm, por lo que aloja llantas de 20″ en el eje delantero y de 21″ en el posterior. Destacan como señas distintivas del 992 la rebaja central del capó, los faros de matriz de LED, los tiradores de puertas ocultos y la franja de luces trasera con las letras en relieve. El 80 % de la plataforma es nueva, aunque muchos lo puedan ver «igual».

Tras años resistiéndose al uso del aluminio para facilitar la reparabilidad del coche, esta vez Porsche ha caído, todo el exterior está hecho con ese material. El alerón trasero, común a todas las versiones, es ajustable en función de la velocidad y la conducción. Para los conductores menos experimentados será de ayuda el modo «Wet», que detecta la lluvia y modifica algunos parámetros de la conducción, a la par que avisa al conductor. Es lo malo de ir por la vida con ruedas tan anchas, que hay que ir con cuidado si llueve.

La mejora en Nürburgring sobre el modelo previo es de 5 segundos por vuelta, ahí es nada

En el interior tampoco hay muchas sorpresas, el diseño es conservador y evoluciona sobre todo en lo referente a las pantallas digitales sin marco. Ahora la pantalla central del PCM llega a 10,9 pulgadas, bajo la cual hay interruptores de aspecto clásico para el acceso directo a las funciones más importantes. Según Porsche, el manejo de los nuevos cachivaches electrónicos es seguro y sin necesidad de distracciones adicionales.

Porsche no vende únicamente un coupé deportivo intemporal, vende una experiencia de uso, que cada vez está más digitalizada. Por eso el 911 viene más conectado que nunca y tiene funciones adicionales. En primer lugar, la aplicación «Road Trip», que ayuda a la planificación de rutas donde se conduzca, se coma bien y haya buenos hoteles.

En segundo lugar, «360+», un asistente de estilo de vida para cuando no se está conduciendo incluso. Por último, «Impact», un recordatorio de las consecuencias medioambientales de disfrutar el coche, y que ayuda a aliviar la conciencia participando en proyectos de sostenibilidad. Todo eso irá apoyado con una inteligencia artificial, como los móviles más modernos.

También dispone, en buena lógica, de control de crucero adaptativo con radar (opcional), control de distancia de seguridad con parada total y arranque del motor, asistente de emergencia ante la probabilidad de colisionar, asistente de visión nocturna con cámara térmica (opcional), etc. En otras palabras, la principal mejora que se va a percibir del coche será a efectos tecnológicos, además de la mencionada potencia extra del motor si se compara con los Carrera S y 4S de la generación 991.

Porsche 911 Carrera 4S 10 Porsche 911 Carrera 4S 03

La saga Porsche 911 es un ejemplo digno de estudio. Partiendo de una idea muy mala (todo atrás, con el motor colgando tras el eje), Porsche continúa montando a lomos de la excelencia automovilística. Ningún 911 es económico, da igual que sea viejo, sigue siendo un 911. Cada generación tiene sus adeptos. Hasta un completo ignorante en coches sabe que es un Porsche. Gracias a la venta masiva de Cayennes y Macanes podemos seguir disfrutando del 911, a pesar de los nubarrones que se acercan en lo relativo a los motores tradicionales.

Será uno de los últimos mohicanos… Bienaventurados los que puedan permitírselo, y los que se queden cerca tendrán que esperarse al Carrera.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.