Menu

Coche del día: Cadillac BLS

Europeo con disfraz de norteamericano

Coche del día: Cadillac BLS

Esta semana se han desvelado las primeras imágenes del CT5, la nueva berlina de Cadillac. Desde hace unos meses se rumorea que la marca norteamericana está desarrollando también un motor diésel y que además prepara otro desembarco en Europa, mercado en el que sin Opel, General Motors ya no tiene presencia -salvo un goteo de Corvettes y Camaros- y algunas concesiones de Cadillac.

Estas noticias me han llevado a la elección del coche de hoy: el Cadillac BLS. Lanzado en el año 2006, fue una berlina de tamaño medio que usaba la misma plataforma que el Saab 9-3 (a su vez basado en el Opel Vectra C). Se trató de un producto pensado en exclusiva para Europa, donde por entonces ya se vendían los STS, CTS, XLR y SRX, si bien estos eran modelos muy minoritarios.

Por tanto, el BLS supondría la popularización de la marca a este lado del charco, con una previsión de ventas de 10.000 unidades anuales. Pero fue un fracaso total y en los cuatro años que se mantuvo en producción salieron de la fábrica de Trollhättan (Suecia) 7.365 vehículos.

Cadillac BLS 2

Razones por las cuales no triunfó pueden ser varias, pero la principal podría achacarse a que apuntaba a las berlinas premium alemanas como objetivo, y el triunvirato formado por Audi, BMW y Mercedes era prácticamente intocable. La marca apostaba por el lujo, aunque “entendido de una forma diferente” según explicaban durante su presentación.

Lujo y un diseño distintivo y fácilmente reconocible como un Cadillac, pero es que la firma americana no gozaba en Europa de la imagen que, por ejemplo, sí tenía Jaguar, con otro intento fallido como fue el X-Type basado en el Mondeo. Más allá de aquel enfoque, el BLS no se distinguía ni por ofrecer un tacto deportivo, disposición mecánica fuera de lo común o elementos tecnológicos que le convirtieran en un modelo único. Porque compartir base con el Saab supuso también heredar su gama mecánica.

Estaba compuesta por tres opciones de gasolina turboalimentadas. El escalón de acceso se cubría con un 2.0 de 175 CV, y por encima una versión de este mismo bloque potenciada hasta los 210 CV. Como tope de gama se empleaba el 2.8 V6 T del 9-3 Aero con 255 CV. Por primera vez en Cadillac, se montó bajo el capó un motor de gasóleo, que no fue otro que el incombustible 1.9 de origen Fiat en su versión de 150 caballos, al que más tarde se uniría la variante de 180 CV. Resultaba ser una gama variada, pero sin nada especial con respecto a la feroz competencia.

Cadillac BLS Wagon 2

El interior sí que destilaba la calidad que podría esperarse en el Viejo Continente, si bien esto no fue mérito únicamente de Cadillac, puesto que el Saab 9-3 del que derivaba rayaba a buen nivel. Se intentó dotarle del ambiente de lujo característico de la marca, pero no se consiguió a pesar de las inserciones de madera o el reloj analógico en la parte superior del salpicadero.

Para los verdaderos seguidores de Cadillac, el BLS se parecía demasiado al Saab 9-3, por lo que no hallaban la exclusividad que se les prometía…

Lo mismo ocurrió cuando se decidieron a lanzar la carrocería familiar del BLS. El particular diseño del 9-3 Sport Hatch era evidente en la forma del techo y en cómo este enrasaba con el parabrisas. Aunque el frontal y la zaga mantenían el aire Cadillac, desde otras vistas no se podía ignorar su origen, por lo que quedaba aún más patente que no se traba de un Cadillac genuino, y quizá fue esta otra de las razones por las que el modelo no caló.

El rango de precios de la gama BLS se movía entre 30.000 y 45.000 euros, a caballo entre los premium alemanes y los generalistas. Según versiones, el equipamiento podía llegar a ser abundante con elementos de lujo como el sistema de audio BOSE, navegador, faros de xenón o asistente de aparcamiento. Detalles que coches de la competencia también ofrecían, por lo que no hacían a este BLS un vehículo especial.

Cadillac BLS Wagon 1

El fracaso del modelo fue pagado por la factoría sueca de Saab, que al parecer tuvo que hacerse cargo de la enorme inversión que supuso fabricar allí el BLS. Con el tiempo, Cadillac volvió a intentar plantarle cara a los alemanes con el ATS y su enfoque más deportivo y con mayor carácter, pero sin versiones Diesel y fabricado de nuevo en Michigan. Ahora Cadillac parece volver a apostar por Europa, así que ya veremos en qué queda la cosa. Al menos la responsabilidad recaerá enteramente sobre ellos.

COMPARTE
Sobre mí

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

5
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Toni de Gourlan
Invitado
Toni de Gourlan

Hola! Me ha gustado el articulo, y todos los demas en general, pero hay una cosa inexacta…Cadillac si que tiene presencia en europa (no en España) pero si en Francia, Alemania y Suiza; en estos paises tienen un buen numero de concesionarios…

Javier Costas
Editor

Cierto, ya lo hemos corregido.

Ángel
Invitado
Ángel

Cierto Toni, sí que sabía que hace unos años Cadillac vendía en Alemania, en la época de lanzamiento del ATS, pero no lo maticé. Gracias

Joel Sousa
Invitado
Joel Sousa

Um Saadilac!

Pablo Mayo
Editor

Oi Joel. ¿Saadilac? Não entendo…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.