Subaru adquiere casi 9 millones de acciones de Toyota

Subaru adquiere casi 9 millones de acciones de Toyota

En este caso, para colaborar en el desarrollo de tecnología eléctrica e híbrida


Tiempo de lectura: 3 min.

Si Toyota se ha podido consolidar durante varios años como el fabricante de automóviles más grande del mundo no solo ha sido por vender centenares de miles de vehículos, también por sus asociaciones con otras empresas. Por ejemplo con Suzuki, quien ahora tiene al Across y al Swace (primos-hermanos del Corrolla Touring Sports y RAV4 de Toyota respectivamente), o con Mazda, cuyo futuro subcompacto será un Yaris remarcado. Con Subaru también ha habido negocio en los últimos años.

Subaru y Toyota han tenido una asociación exitosa. La mayoría de los observadores señalarán a los gemelos GT 86 (próximamente GR 86) y BRZ como el logro más destacado de la pareja, pero con una industria automotriz adoptando la electrificación a un ritmo infernalmente rápido, esta alianza ha cambiado en sus prioridades. En 2019, las dos compañías japonesas anunciaron que desarrollarían conjuntamente una nueva plataforma para vehículos eléctricos. Para promover el desarrollo de nuevas tecnologías, ambas han querido avanzar un paso más en su relación.

De hecho, Subaru ha anunciado la adquisición de acciones de Toyota por un valor de unos 70 mil millones de yenes, o alrededor de 550 millones de euros. A finales del año pasado, Toyota presentó su SUV eléctrico de tamaño mediano basado en la plataforma e-TNGA desarrollada juntamente con Subaru. Poco después, esta última compartió datos sobre su crossover eléctrico previsto para aterrizar en Europa de manera inminente, aunque se desconoce la fecha exacta de lanzamiento. Este será el primer vehículo de cero emisiones de la marca con sede en Ōta en sus casi siete décadas.

Toyota GT 86 y Subaru BRZ

Subaru y Toyota llevan asociados desde 2005 (tras tener General Motors el control de Subaru desde 1999) y ya han desarrollado dos generaciones de coupés deportivos, el BRZ y GT/GR 86

Este interés por parte de Subaru supone la adquisición de 8.973.700 acciones, el equivalente a una participación del 0,3 % en Toyota. Esto debería derivar en un mayor ímpetu en el desarrollo de tecnologías eléctricas y autónomas entre las dos marcas de cara a esta nueva década. En su declaración, Subaru dijo que “continuará sus esfuerzos para avanzar más y fortalecer la relación a largo plazo entre las dos compañías”. En este punto cabe hacer un breve recordatorio: en septiembre de 2019, la firma de Aichi aumentó su participación en Subaru del 16,83 % al 20 %.

Los clientes de Subaru verán próximamente más modelos utilizando el sistema híbrido de Toyota en detrimento de la tecnología actual de la primera. Es probable que los sustitutos del Forester, Outback e Impreza adquieran de hecho alguna forma de hibridación enchufable. El año pasado, Subaru anunció que para 2030, el 40 % de sus ventas globales provendrían de eléctricos puros o híbridos. Para la primera mitad de la próxima década, también dijo que todos los vehículos de Subaru vendidos en el globo tendrían energía híbrida o tecnología totalmente eléctrica.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.