Este Mazda RX-7 FD3S de time attack tiene todo lo que un aficionado puede desear

Este Mazda RX-7 FD3S de time attack tiene todo lo que un aficionado puede desear

Los aficionados más radicales los preparan, resucitando en cierta manera el sonido del mítico Mazda 787B


Tiempo de lectura: 3 min.

Tras la revolución de los rotativos, cuando lo dábamos por muerto, cada vez son más los aficionados que se atreven a cuidar y restaurar este peculiar tipo de motores, manteniéndolo vivo. Los aficionados más radicales los preparan, resucitando en cierta manera el sonido del mítico Mazda 787B, y en parte su rapidez, ya que hoy os traemos una preparación para competiciones time attack. Este Mazda RX-7 FD3S de time attack tiene todo lo que un aficionado puede desear, y, además, es el rotativo más rápido del circuito de Autópolis, Japón.

El Mazda RX-7 FD3S cuenta con un impresionante rendimiento y una construcción ligera, lo que lo convierte en un candidato ideal para esta disciplina. Tomiyoshi Racing, con sede en Japón, era consciente de ello, por lo que consiguió uno, y creó lo podría ser una de las construcciones más salvajes en su categoría. Actualmente, es propiedad de Shinichi Miyashita, y se dice que este RX-7 posee el récord de rotativos en el circuito de Autópolis en Japón. Esto es así desde marzo de 2023, y el Mazda, que cuenta con un 13B con los puertos porteados y 1,40 bar de sobrepresión, registró un tiempo de 1:53,2 en el circuito con Miyashita al volante. Casi alcanzó una velocidad de 250 km/h con neumáticos Yokohama A050 ligeramente usados, lo cual no está nada mal para este circuito situado a unos 800 metros de altitud y cuya recta no es especialmente larga

Mazda RX 7 Time Attack(5)

La preparación del RX-7 bicolor tiene un lip enorme, que cuenta con endplates como si de un Fórmula 1 se tratase. El capó se caracteriza por las múltiples salidas de aire elaboradas de fibra de carbono, que deberían ayudar a enfriar el motor. Hoy en día, lamentablemente, el fabricante de automóviles solo fabrica un rotativo como extensor de autonomía para el Mazda MX-30 e-Skyactiv R-EV.

El automóvil está equipado con llantas Volk Racing de seis radios, y la parte delantera cuenta con una frenada AP Racing Pro 5000, mientras que la trasera corre a cargo de Brembo. Por supuesto, el enorme alerón trasero es quizás lo más llamativo del exterior, pero su trabajo sería en vano si la carga aerodinámica no fuese compensada con la trabajada delantera del RX-7. En cuanto al interior, el habitáculo se despoja por completo de toda comodidad prescindible en favor de la reducción de peso.

El interior, prácticamente de carreras, incluye una jaula antivuelco, un asiento Recaro con arnés de seguridad Takata y un volante OMP con levas de cambio de fibra de carbono para la transmisión de cambio secuencial, sí, no pierde tiempo ni en los cambios de marcha. Esperamos que el propietario pruebe el Mazda en circuitos más reconocidos como Tsukuba o Suzuka para poder compararlo con rivales de su talla. Viendo estas cosas a uno le entran ganas de rescatar un RX-8 y, si bien una preparación extrema no va conmigo, al menos dotarle de algunas piezas que aproveche ese chasis tan bien afinado que elaboró Mazda en su último rotativo deportivo de calle.

COMPARTE
Sobre mí

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.