Coche del día: Audi A6 (C4)

Coche del día: Audi A6 (C4)

La primera generación del A6 no era más que un restyling del Audi 100


Tiempo de lectura: 3 min.

El Audi A6 es uno de los coches más importantes de la firma alemana, un modelo que acapara, a pesar de sus precios, una buena cantidad de ventas y durante mucho tiempo, fue uno de los referentes de la categoría de los sedanes ejecutivos, el segmento E, dominado por el BMW Serie 5 y seguido de cerca por el Mercedes Clase E. Es un automóvil con mucha historia y con un peso importantísimo en el catálogo de la firma alemana, cuyas raíces se remontan a la década de los 60, al nacimiento del Audi 100.

Muchos se han olvidado de que, en realidad, el Audi A6 empezó su vida comercial como Audi 100 y era, además, uno de los coches más grandes que ofrecía la marca, justo por debajo del Audi 200, que era equivalente al Audi A8 actual. No obstante, durante algún tiempo, el Audi 100 fue lo más grande y caro que se vendía con los cuatro aros en el frontal, cuatro aros, por cierto, que son reminiscencia de su época como Auto Union.

El cambio de denominación se llevó a cabo en 1994, poco tiempo después de que lanzara la primera generación del Audi A8. Pero el cambio de nombre no supuso un cambio drástico en el modelo, en el fondo era un restyling del Audi 100 de tercera generación, lanzado al mercado en 1990. De hecho, una comparación visual entre ambos modelos deja claro que son el mismo coche, aunque el Audi A6 resulta, como cabe esperar, más moderno que la última entrega del Audi 100.

audi a6 c4 (1)

Obviamente, el restyling trajo algo más que un simple cambio de denominación, había muchas cosas nuevas en aquella primera generación del Audi A6, como la adopción del “chasis ágil” y la aparición de los motores de seis cilindros, como los V6 2.6 12v y V6 2.8 30v. La llegada del Audi A6 también supuso la desaparición del motor de cinco cilindros y 2,3 litros así como la puesta en escena del TDI con 2,5 litros y cinco cilindros, capaz de rendir 140 CV. Sí, “solo” 140 CV, pero cuando se puso en circulación, era todo un motorazo y pocos podían pretender hacerle sombra. Como cambian las cosas, ¿verdad?

El Audi A6 C4 —la nomenclatura interna continua como si fuera un Audi 100— supuso el desarrollo del primer Audi S6, con un V8 de 4,2 litros que rendía 290 CV a 5.900 revoluciones y un par de 350 Nm a 1.950 revoluciones. Por supuesto, contaba con tracción total, seña de identidad de Audi desde los años 80, y se podía combinar con un cambio manual de seis relaciones o un cambio automático Tiptronic de cinco. Antes de este propulsor, se montó un cinco cilindros de 2,2 litros turbo, capaz de entregar 230 CV.

audi a6 c4 (1)

La producción de la primera generación del Audi A6 se detuvo en 1997, cuando hizo acto de presencia la segunda entrega del modelo, el que fue, posiblemente, uno de los modelos de Audi más disruptores en el segmento, con su carrocería redondeada y su notable evolución con respecto al C4.

El Audi A6 C4 fue un auténtico éxito de ventas y es un coche bastante popular incluso con sus más de 25 años de vida en las calles. No en balde, su factura es de una elevada calidad y sus motores demostraron ser muy fiables

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Alejandro
Invitado
Alejandro

Cuando los COCHAZOS eran dignos de tal nombre…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.