Menu

El Hyundai Veloster N Performance Concept llega con nuevos accesorios de fábrica

Un coupé con mucha marcha que no tiene cabida en el Viejo Continente

El Hyundai Veloster N Performance Concept llega con nuevos accesorios de fábrica

Hace unas semanas, Hyundai mostró el i30 N Project C, una versión más ligera e imponente del compacto coreano, y solo disponible para Europa. Al otro lado del charco, tienen como equivalente al Veloster N, el cual se vendió en nuestro país en su primera generación. Como cada año por estas fechas, el SEMA Show está a punto de caer, y con él el Hyundai Veloster N Performance Concept.

Visualmente, el Veloster N Performance Concept podría rivalizar sin problema alguno con el Honda Civic Type R; no podríamos definir sus formas como “sosas” o “discretas”. Cuenta con piezas desarrolladas por KWE, donde se incluye una pareja de difusores –delantero y trasero– más agresivos, un alerón más grande y un capó con una protuberancia central. Tampoco faltan acentos anaranjados en la carcasa de los espejos retrovisores o en las pinzas de freno.

En cada extremo se han instalado llantas forjadas OZ Racing de 19 pulgadas envueltas en neumáticos Pirelli P-Zero Corsa de 235 milímetros de sección. La suspensión ha sido recalibrada mediante amortiguadores H&R y barras antivuelco Daewon Steel. Asimismo, el sistema de frenos cuenta con pinzas de seis pistones forjadas con discos de 380 mm en la parte delantera, y pinzas de cuatro pistones con discos de 360 mm en la parte trasera.

Hyundai Veloster N Performance Concept (3)

Siguiendo el ejemplo de BMW con sus M Performance Parts, Hyundai también quiere que sus máquinas prestaciones disfruten de más piezas

En el interior también hay novedades, puesto que encontrarás una pareja de asientos deportivos Sabelt forrados en alcántara, un pomo de la palanca de cambios de aluminio, cinturones de seguridad de colores, un botón rojo de arranque del motor o un volante también envuelto en alcántara con las 12 en punto marcadas. Al igual que en el exterior, el volante, los botones que seleccionan los modos de conducción, los asientos y el tapizado del salpicadero han recibido tintes en naranja.

De fábrica, el Hyundai Veloster N viene el mismo motor turboalimentado de cuatro cilindros y 2 litros del i30 N, es decir, con 275 CV y 378 Nm. Este bloque se combina exclusivamente con una transmisión manual de seis velocidades. El paquete Performance mantiene la potencia, pero aporta algunos extras como un escape dual firmado por Capristo, un diferencial de deslizamiento limitado controlado electrónicamente y los mencionados zapatos de altas prestaciones.

Hyundai Veloster N Performance Concept (1)

Básicamente, el Hyundai Veloster N Performance, probablemente, será aún más divertido de conducir además de más vistoso sin resultar estridente. Una pena que el Viejo Continente no haya sabido apreciar la extraña belleza de este coupé compacto. Dado que las piezas utilizadas están “diseñadas para tener un alto potencial de disponibilidad en el mercado de accesorios”, tal vez puedan llegar a ser disfrutadas por nuestros vecinos norteamericanos.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.