Menu

Hyundai i30 N Project C, diseñado para disfrutar al volante

No hay más potencia, pero sí 50 kilos menos y una mejor puesta a punto

Hyundai i30 N Project C, diseñado para disfrutar al volante

Hyundai ha tardado en adentrarse en segmento de los compactos deportivos y, una vez conseguido, quiere ser uno de los mejores del sector. Los entusiastas del mundo del motor no podemos evitar sentirnos entusiasmados cada vez que un fabricante de coches decide lanzar una versión con más espíritu RACER del típico coche que vemos por las calles. Un ejemplo perfecto lo tenemos en el Hyundai i30 N Project C.

Primero de todo, cabe destacar que el Hyundai i30 N Project C no recibe ningún tipo de modificación mecánica. Eso significa que sigue confiando en el mismo bloque de cuatro cilindros y 2 litros turboalimentado, con 275 CV a 6.000 RPM y 353 Nm entre las 1.450 y 4.700 RPM (378 Nm si está activada la función overboost). La caja de cambios continua siendo una unidad manual de seis velocidades, y el freno de mano sigue siendo tradicional de palanca.

Sin embargo, donde el i30 N Project C destaca frente a la versión estándar es en el peso. De hecho, Hyundai describe a su última criatura como “una versión más ligera, más baja y agresiva” del i30 N. La “C” en la denominación significa “Área C”, es decir, el circuito de pruebas de Namyang R&D de Hyundai en Corea del Sur. Se venderá de forma exclusiva para el mercado europeo y su producción estará limitada a solo 600 ejemplares.

Hyundai i30 N Project C (12)

La filosofía del Hyundai i30 N Project C busca incrementar el manejo y las sensaciones de conducción reduciendo el peso y mejorando la puesta a punto

La primera diferencia entre el Project C y el i30 N “a secas” es el peso. Hyundai ha desarrollado un nuevo difusor delantero y trasero (-0,4 kg), capó (-7,2 kg), faldones laterales (-1 kg) y alerón de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP). Además, viene equipado de serie con llantas forjadas OZ Racing de 19 pulgadas (-22 kg). Los baquets Sabelt también están construidos en CFRP, y cada unidad contribuye a reducir el peso final (-15 kg).

En total, todas estas medidas hacen que el Hyundai i30 N Project C sea exactamente 50 kg más ligero, reduciendo su masa declarada de 1.445 kg a 1.395 kg. Esta diferencia de peso no tiene un gran impacto en las prestaciones del coche, reclamado una aceleración de 0 a 100 km/h que se reduce de 6,1 segundos a 6 segundos exactos. La velocidad máxima sigue siendo la misma: 250 km/h. Para ayudar a mejorar la rigidez torsional, se ha montado una barra en el maletero.

Hyundai i30 N Project C (22)

En otros lugares, Hyundai también ha reducido la altura de manejo del vehículo en 6 milímetros. El centro de gravedad también ha hecho lo propio de manera efectiva en 8,8 mm gracias a las nuevas calibraciones internas para los amortiguadores del i30 N estándar y unos resortes más cortos de mayor rigidez. Se han ajustado los distintos modos de conducción, con las configuraciones Sport y N proporcionando ahora una mayor respuesta a través del volante.

En el interior, los mencionados asientos Sabelt reciben un tapizado que integra un nuevo toque de color naranja intenso, también visible en el selector de modos de conducción. También hay una insignia de edición limitada en el lado del pasajero que marca el número de cada uno de los 600 coches que se fabricarán.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.