El Rimac Nevera se convierte en el vehículo eléctrico de producción más rápido de la historia

El Rimac Nevera se convierte en el vehículo eléctrico de producción más rápido de la historia

Una unidad completamente de serie acaba de alcanzar los 412 km/h de velocidad máxima en el circuito alemán de Papenburg


Tiempo de lectura: 4 min.

Rimac Automobili lleva años exhibiendo músculo eléctrico para posicionarse como un fabricante de superdeportivos a baterías sin rival en el planeta, en un ascenso que les ha llevado incluso a formar parte del universo Volkswagen y asociarse con Bugatti. Su Rimac Nevera, un modelo cuya producción total, de 150 unidades, ya está vendida a falta de que comiencen todavía sus entregas, ha desbancado al Aspark Owl como vehículo eléctrico más rápido del planeta.

Son 412 km/h los que ha alcanzado una unidad completamente de serie del Rimac Nevera, si bien carecía del limitador que se instala normalmente en el modelo, el cual le impide superar los 352 km/h. Añade así este mérito al de ser ya el vehículo eléctrico de más rápida aceleración de planeta, que consiguió en 2021 al alcanzar los 100 km/h desde parado en 1,97 segundos y los 300 km/h en 9,3 segundos. Al llegar a esta velocidad, ya había recorrido un cuarto de milla —402 metros—, ocho décimas de segundo antes que un Bugatti Chiron Sport.

Alcanzar esta velocidad significa viajar a un tercio de la velocidad del sonido. Conseguir esto con un coche de calle es increíblemente complejo, pero con el Nevera hemos creado un coche que es capaz tanto de cubrir largas distancias con una sola carga como de trazar curvas en circuito, derrapar y batir récords de velocidad, tanto de aceleración como de velocidad punta”, ha dicho Miro Zrnčević, piloto de pruebas de Rimac Automobili y el encargado de alcanzar velocidad Mach 0,3 con el Rimac Nevera

Rimac Nevera récord velocidad EV (2022) 03

Para alcanzar este nivel de prestaciones, el Rimac Nevera cuenta con cuatro motores síncronos de imanes permanentes que entregan, en conjunto, 1.400 kW —más de 1.900 CV— de potencia máxima y 2.360 Nm de par. Son números asombrosos, para un sistema eléctrico capaz de aceptar cargas de hasta 500 kW de potencia y que mueve también al Pininfarina Battista. Las 150 unidades que se fabricarán del deportivo croata ya están vendidas, a un precio cada una de dos millones de euros.

Volviendo al récord del artículo de hoy, fue Miro Zrnčević, piloto de pruebas de la marca croata y que ha seguido todo el proceso de desarrollo del modelo desde el lanzamiento del Rimac Concept Two, quien se puso a los mandos de este Rimac Nevera en el circuito de Papenburg, en Alemania. Con sus dos rectas de cuatro kilómetros cada una, se trata de una pista que es empleada habitualmente por muchos fabricantes alemanes y algunos británicos para las pruebas de sus modelos.

Los propietarios de un Rimac Nevera podrán disfrutar por sí mismos de estas prestaciones, en determinados eventos con condiciones controladas que permitan a los técnicos de la marca considerar apropiada la desactivación del limitador de velocidad

El propio piloto comentó que a la salida de la curva peraltada el Rimac Nevera ya viajaba a 250 km/h, y que aún existía recta disponible cuando el aparato de medición, concretamente un Racelogic V-Box, registró la mágica cifra de 412 km/h y quedó establecido el nuevo récord. Como comentamos, no se habían realizado modificaciones en el modelo, que se mantenía de serie, aunque adoptando la configuración de máxima velocidad en su aerodinámica —algunas entradas de aire permanecen cerradas para reducir la resistencia al avance, por ejemplo—. Equipaba unos neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2R, aptos para circular por vías públicas.

Esta velocidad máxima está por encima de los 407 km/h que el Bugatti Veyron marcó en 2005, para convertirse entonces en el vehículo más rápido de la historia, hace poco más de tres lustros. Aquello significó un antes y un después, y este hito de Rimac es solo un primer paso hacia la meta de superar en el futuro próximo, cómo no, los 490,484 km/h de velocidad máxima marcados por el Bugatti Chiron Supersport 300+ en el año 2019, y que se mantienen como la cifra a batir para cualquier vehículo de producción.

COMPARTE
Sobre mí

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.