Menu

Bugatti Chiron Super Sport 300+, el coche de producción más rápido del mundo

Pondrá el broche a más de una década de récords

Bugatti Chiron Super Sport 300+, el coche de producción más rápido del mundo

La semana pasada Bugatti nos sorprendió con su último récord. Había logrado superar la barrera de las 300 mph (482,8 km/h), un hito que, hasta ahora, ningún coche de calle había conseguido alcanzar; concretamente 490,484 km/h. El ejemplar que registró esta marca era un prototipo alargado del Chiron, y ahora va a pasar a coche de producción. Así es el Bugatti Chiron Super Sport 300+, el coche más rápido del mundo.

En verdad, si nos ponemos quisquillosos, ese título le corresponde al Koenigsegg Agera RS, al menos de forma reconocida por el libro Guinness de los récords. Sin embargo, los 457,94 km/h del sueco están algo alejados de los marcados por el Bugatti Chiron Super Sport 300+. De hecho, podría haber sido incluso más rápido bajo otras condiciones ambientales. Los neumáticos han sido probados por Michelin hasta los 520 km/h en sus laboratorios.

El Super Sport 300+ utiliza una versión mejorada del bloque de 16 cilindros en “W” de 8 litros. Su cuatro turbos 1.600 CV, un centenar más que en el Chiron de serie. Se ha instalado una caja de cambios con relaciones más largas para alcanzar velocidades máximas de más de 490 km/h, en comparación 420 km/h limitados del Chiron. En el Super Sport 300+, la velocidad máxima también estará restringida a unos más modestos 440 km/h, según ha confirmado Motor1 Francia.

Bugatti Chiron Super Sport 300 6

El ex ganador de Le Mans y piloto de pruebas de Bugatti, Andy Wallace, ha sido quien ha llevado al Bugatti Chiron Super Sport 300+ hasta los 490 km/h

Gran parte del trabajo también se ha conseguido afinando la aerodinámica. Su carrocería de fibra de carbono al descubierto ha sido optimizada para penetrar mejor sobre el aire. La zaga se ha incrementado 250 milímetros su tamaño, la tapa del motor cuenta con un diseño específico, así como el difusor posterior. En él se integra una pareja de salidas de escape doble en posición vertical, igual a los ya vistos en el Bugatti Centodieci.

Sin embargo, el Chiron Super Sport 300+ que se venderá al público no es idéntico al vehículo que reclamó el récord de velocidad en tierra. Se pierde la jaula antivuelco y el asiento bucket con arnés de seguridad del prototipo, por ejemplo. Su altura de conducción también es más alta, y ahora hay un asiento para el pasajero delantero que en el coche récord fue reemplazado por equipos de registro de datos y hardware diverso.

Bugatti Chiron Super Sport 300 7

El Bugatti Chiron SuperSport 300+ también se beneficiará de un parachoques delantero más agresivo, faldones laterales más anchos, nuevos orificios de ventilación para disipar el calor de los neumáticos. Junto a la fibra de carbono expuesta hay un par de rayas de carreras Jet Orange. En el interior también podemos encontrar materiales de alta calidad como piezas de fibra de carbono tapizadas en Alcántara.

El Bugatti Chiron Super Sport 300+ también marcará el final de una época dentro de la historia reciente de Bugatti. “Nuestro objetivo era ser el primer fabricante en alcanzar la marca mágica de 300 millas por hora”, dijo. “Ahora que lo hemos logrado; en el futuro, nos centraremos en otras áreas”, dijo el CEO de la compañía, Stephan Winkelmann. Probablemente, el testigo será recogido por Koenigegg, con su Jesko o Hennessey Performance, con su Venom F5.

Cada uno de los 30 ejemplares de producción costarán 3,5 millones de euros antes de impuestos. Se esperan que las primeras entregas lleguen a sus clientes a mediados de 2021.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.