Menu

Aunque un Bugatti Veyron parece, un Ford Cougar es

Por algo más de 100.000 euros, esta réplica puede ser tuya

Aunque un Bugatti Veyron parece, un Ford Cougar es

Si bien el fabricante de automóviles franco-germano da los últimos toques al Chiron Super Sport 300+, puedes ingresar en el club de propietarios de Bugatti a bajo coste si tienes 125.000 dólares de sobra, unos 113.000 euros al cambio actual. Un hombre residente en Florida, Estados Unidos, está vendiendo una réplica de un Bugatti Veyron, cuyo desarrollo costó algo más de 80.000 euros.

La sorpresa la encontramos en el vehículo donante, un Ford Cougar. Más concretamente, un ejemplar de 2002. El motor Duratec V6 de 2,5 litros y 170 CV unidos a la tracción delantera puede resultar decepcionante a este precio pero, por el lado positivo, “esta es una réplica ganadora de 17 trofeos”, según el vendedor. El aire acondicionado todavía funciona, el “alerón posterior se retrae como el real”, y el escape se describe como “gutural y fuerte”.

Ciertamente, el aspecto exterior da bastante el pego teniendo en cuenta lo que solemos ver cuando hablamos de réplicas. Los faros, la parrilla delantera, las tomas de aire y la carrocería en sí están realmente bien trabajadas. Lo único que parece desentonar con el exterior son las llantas de aleación y la falta de fibra de carbono, aunque para el pagano de la automoción, podría verlo por la calle y pensar que se trata de un Veyron con todas sus letras.

Bugatti Veyron Replica Exterior (1)

El motor W16 de 8 litros del Bugatti Veyron era capaz de empujar el coche hasta los 100 km/h en 2,5 segundos y 407 km/h de velocidad máxima

Las capacidades prestacionales de este vehículo se vuelven aún más sospechosas cuando echas un vistazo a los diales originales de Ford con calcomanías de Bugatti colocadas generosamente en su superficie. El reloj horario, que proviene de un Chrysler 300, también recibe el tratamiento de estilo Bugatti, aunque por alguna razón no especificada el logotipo de Chrysler no fue suprimido cuando el emblema de Ettore Bugatti fue incluido.

No es mejor en el resto del interior que, claramente, no es el de un coche cuyo precio nuevo superaba las siete cifras. ¿La tapicería de cuero? Los colores no coinciden. ¿Los asientos traseros? Un auténtico Veyron no los tiene. ¿La consola central y el salpicadero? Puede que den el pego al primer golpe de vista, pero la palanca de cambios (parece tomada de Mercedes-Benz) lo delate. En general, el interior parece que no se haya limpiado recientemente.

Bugatti Veyron Replica Interior (1)

El Ford Cougar 2.5 V6 no era un coche lento per se, pero sus prestaciones están muy por debajo de las de un Bugatti Veyron de 1.001 CV. El coupé del óvalo azul era capaz de alcanzar los 225 km/h de velocidad máxima y cubrir el sprint de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos. En una de las fotos se puede ver cómo este quiero y no puedo es capaz de alcanzar (supuestamente) los 210 km/h de punta. El velocímetro, baste optimista, está cifrado hasta los 450 km/h.

Si la idea de ser propietario de un Bugatti falso es atractivo para ti, puedes echar un ojo al anuncio en Craigslist o en Car Export America, donde su actual dueño lo ha puesto a la venta. Por lo menos el propietario es bastante sincero en su descripción. Incluso comenta que le “han enviado los mensajes de texto más bonitos de todos. Y algunos muy raros y repugnantes”.

Eso sí, el futuro dueño podrá presumir de que puede mantenerlo sin hipotecarse.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.