Menu

Crónica de una muerte anunciada: el freno de mano manual

Tan solo el 30 % de los coches actuales lo ofrecen

Crónica de una muerte anunciada: el freno de mano manual

Durante años, el freno de mano ha sido un elemento tan familiar en nuestros coches como el volante o los pedales. Sin embargo, la tecnología avanza, y con ella estamos perdiendo muchas funciones que hasta hace no tantos años eran mecánicas. El freno de mano manual se está convirtiendo en una especia de extinción en el mercado de vehículos nuevos: tan solo el 30 % de los coches en venta actualmente lo ofrecen.

Eso quiere decir que siete de cada 10 coches nuevos que puedes comprar ahora están equipados con un freno de estacionamiento eléctrico. De hecho, algunos fabricantes ya ni siquiera apuestan por montar un freno de mano manual, aunque sea en sus modelos más básicos, véanse Jaguar, Land Rover, Lexus, Mercedes y Porsche. Si quieres algún modelo de esta marca, tendrá que ser con el botoncito en vez de con la palanca.

La investigación, cortesía del editor de CarGurus, Chris Knapman, expone que esta tendencia está aumentado exponencialmente. En 2018, el 37 % de los automóviles de nueva factura presentaban un freno de mano manual. En apenas un año, este porcentaje ha disminuido un 7 %. Tan solo Dacia y Suzuki se encuentran entre las compañías que aún continúan ofreciendo un freno de mano manual en todas sus gamas.

freno de mano de machotes

El freno de mano manual está tan condenado como las cajas de cambio manuales y el pedal de embrague

“Presentado por primera vez en un vehículo de producción, el emblemático BMW Serie 7 en 2001, los frenos de estacionamiento eléctricos pasaron rápidamente de ser una novedad a lo que nuestra investigación muestra que ahora es la norma”, manifestó Knapman. “Estos sistemas pueden carecer de la sensación táctil que algunos conductores valoran de un freno de estacionamiento manual tradicional, pero brindan varios beneficios en términos de conveniencia, seguridad y empaque”.

Si echamos un vistazo rápido a algunos de los modelos más vendidos en Europa, podemos ver que muchos de ellos tampoco ofrecen el freno de mano tradicional ni como opción. Algunos ejemplos los podemos encontrar en el Volkswagen Golf, Ford Focus, Mercedes Clase A, Tesla Model 3, Volkswagen T-Roc o Tiguan. Los segmentos F, E y D ya los han abandonado prácticamente en su totalidad, en el C ya está languideciendo, mientras que los B y A los irán abandonando paulatinamente.

freno de mano de maricas

La gran mayoría de los frenos de mano eléctricos se desconectan automáticamente al pisar el acelerador levemente y, a menudo, ofrecen una función de asistencia de arranque en pendiente automática con un plus de seguridad. Quizá, la mayor pega que tienen estos dispositivos es que no se pueden accionar para hacer giros de 180º para impresionar a la novia. En caso de emergencia, sí se pueden accionar y son capaces de frenar el coche.

En contra de los dispositivos cuya conexión es física, aquellos que funcionan con impulsos eléctricos son potencialmente más defectuosos. En 2017, Volkswagen emitió una llamada a revisión en Reino Unido por problemas con su freno de estacionamiento, en ese momento quedando afectados los modelos Golf, Tiguan, Touran y Passat. Ese mismo año, Tesla hizo lo propio con una revisión de 53.000 coches a nivel mundial. Y ni Audi y Toyota se han librado de fallas en este sistema.

El riesgo de ataques de piratería también aumenta a medida que se introducen más dispositivos electrónicos en los vehículos. Algunas investigaciones ya han demostrado previamente la capacidad para penetrar en las centralitas, controlando de forma remota la dirección y los pedales.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

19
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jose
Invitado
Jose

Puesss maldita gracia, entiendo que despeja la consola y esas cosas pero…me da tranquilidad el freno de toda la vida (mi CX5 de 2015 aún lo lleva)

Tengo varios amigos que han tenido problemas del freno de estacionamiento con diferentes coches (Passat, A4, X3…) todos en la misma línea: De repente un día no se pone / no se quita. Como dice uno de ellos, que vive y aparca en una ciudad calles muy inclinadas «tengo un coche de 45.000€ y he tenido que dar gracias de que mi padre no tirase los calzos que llevaba en su Seat 124»

Javier Costas
Editor

Eso también te puede pasar con un freno de mano convencional. Pasa el tiempo, te dejas una muesca sin apretar, y al día siguiente el coche se ha metido en la finca del vecino o se ha dado de morros contra un muro u otro coche.

Por eso hay que dejar una marcha engranada, porque la seguridad al 100 % no existe.

Carlos
Invitado
Carlos

Un paso atrás en el sentido en que, en caso de desvanecimiento o incapacidad, el freno de mano manual «continúa frenando» una vez tiraste de él, y el eléctrico no. Aunque te quedes inconsciente, el «freno de mano de mano» detiene el coche.

Pablo Mayo
Editor

Buenos días Carlos. Si no falla la electrónica, el freno de mano electromecánico puede frenar un coche en movimiento. Chris Harris hizo la prueba: https://youtu.be/9RCFfThqbe8

Jose
Invitado
Jose

Si no falla la electrónica…

Pablo Mayo
Editor

Ya sabes, hoy la electrónica lo inunda todo y trae muchas ventajas, aunque también algunos inconvenientes cuando falla.
El freno de mano tradicional también se destensa, el cable se puede soltar o romper, etc. Sería interesante conocer las estadísticas de fallos del freno de mano de cable frente al electromecánico.

Jose
Invitado
Jose

No, si está claro, esto es como lo del los aceleradores electrónicos, al final aportará más ventajas que inconvenientes. Pero al principio da canguelo. Y como os he comentado, en mi «estadística de barra de bar» tengo varios amigos que les ha fallado el electrónico, pero del mecánico…creo recordar que una vez a mi abuelo se le rompió en su R12, pero ya.

Javier Costas
Editor

Opino como Pablo, los datos darán la razón a la industria, el freno de mano mecánico carece de sentido en un coche moderno.

Carlos
Invitado
Carlos

Pero el eléctrico lo continúa frenando aunque el conductor suelte el botón?
Porque el manual, con que tengas 1 segundo de consciencia puedes tirar de él, no tienes que estar sujetándolo (imposible estando inconsciente, obviamente).
Que yo sepa el eléctrico sí sirve como freno de emergencia, pero tienes que estar tirando del botón continuamente, con lo cuál su única utilidad es en caso de fallo mecánico del sistema principal de frenado.
Además de la diferencia de tacto y capacidad de dosificación.

Pablo Mayo
Editor

Hola Carlos. En el electromecánico debes mantenerlo accionado para que actúe como freno de emergencia.

Si te da un desvanecimiento repentino, estas igual de «vendido» con ambos. Por eso defiendo incorporar a todos los vehículos, camiones y autobuses el sistema de «hombre muerto», que evitaría algunos accidentes.

Javier Costas
Editor

Ya tiene que ser jodida la emergencia para tener que depender del freno de mano. Hace tiempo que los coches tienen un sistema de frenos con redundancia y que fallen por completo es harto improbable. Además, la probabilidad de perder el control se dispara. Ante un fallo de este tipo lo más sensato es reducir toda la velocidad posible con el cambio y usar los guardarraíles para frenar. El coche lo vas a destrozar igual, pero saldrás mejor parado.

Germán M.H.
Invitado
Germán M.H.

Yo lo que odio es no poder desconectar el sistema de ayuda en pendientes. Es un coñazo.
Desde que suelto el freno hasta que actúa, pasan cerca de 2 segundos.
De acuerdo que habrá gente que lo necesite. Pero yo todavía coordino más rápido que la centralita.
No sé si a vosotros os pasa algo parecido. Hablo de un Citroën C5 del 2009.

Javier Costas
Editor

2 segundos no cambian mucho la vida de una persona razz Seguro que tu embrague lo agradece.

Pablo Mayo
Editor

Buenas German. Algunos modelos si traen ese botón para desconectar el asistente de pendientes. Que yo haya visto, Volkswagen, por ejemplo.

Silvia
Invitado
Silvia

Los coches cada vez traen más gilipolleces para gastar más en taller… Más seguridad en casos de colision y menos tonterías. Tengo 34, y llevo desde los 19 conduciendo. Y quiero mi freno de mano, mi embrague y mi llave para arrancar (no start-stop). Vamos tengo un duster de 2015. Y no me compraría un coche sin esas 3 cosas

Pablo Mayo
Editor

Hola Silvia. Es verdad que el número de asistencias ha aumentado en los últimos tiempos, y nos encantan los coches «analógicos». Pero hay un par de sistemas electrónicos que reconocerás fundamentales para la seguridad activa: ABS y ESP. Así que no todos los avances son postureo.

sergioq4
Invitado
sergioq4

ABS 100% de acuerdo. ESP con tracción trasera también; con tracción delantera, no me parece tan imprescindible… Tengo, y ni haciéndome el loco actúa. Entiendo que ante situaciones específicas es la diferencia entre accidente/no-accidente. Y tecnológicamente es una genialidad sin comparación.

Pablo Mayo
Editor

Qué tal Sergioq4. He probado tanto propulsión como tracción al límite en pista de pruebas, y el ESP es fundamental en ambos para mantenerlo bajo control. Es cierto que el sobreviraje es más difícil de controlar, pero el subviraje al límite también es muy peligroso. Y el ESP nos salva en esas situaciones.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.