Menu

¡Cuidado con el coco! El Hennessey Venom F5 mete miedo

Bugatti y Koenigsegg son las próximas víctimas

Featured Video Play Icon

Hennessey Special Vehicles tiene un objetivo simple: construir el coche de carretera más rápido del mundo. Y es que el fundador de la marca, John Hennessey, no solo quiere dedicarse a preparar coches que ya de por sí son rápidos cuando salen de fábrica, sino que desea hacerse con el trono de velocidad punta. Hace un par de años nos lo demostró con el Venom GT, llegando a los 435,31 km/h. Suficiente para entrar en el Libro Guinness de los récords como el coche de calle más veloz sobre la faz de la Tierra.

Sin embargo, el pasado mes de noviembre, Koenigsegg le arrebató el título de coche más rápido del mundo al alcanzar los 447,2 km/h con su Agera RS pilotado por Niklas Lilja, piloto probador de la marca sueca. Bugatti fue uno de los precursores de los récords de velocidad del siglo XXI y no dudamos que golpeará sobre la mesa, pero Hennessey ya está calentando motores con lo que es su próximo misil tierra-aire: el Venom F5.

Hennessey Venom F5 1

Después de debutar en el SEMA Show a fines del año pasado, el F5 llegó al Salón Internacional del Automóvil de Ginebra esta semana para avisar a sus rivales. “Koenigsegg está en primer puesto. Bugatti no se va a quedar de brazos cruzados y volverá a entrar al juego, pero pienso que hay una disputa en torno a las 280 millas por hora (450 km/h) y, para cuando se tranquilicen las cosas y esta gente acabe de darse tortas, entonces apareceremos nosotros», afirma John Hennessey.

El nuevo F5 presenta una construcción ligera de fibra de carbono que reduce el peso en vacío en 20 kg respecto a su predecesor, es decir, 1.338 kg, un auténtico peso pluma. Mientras tanto, la carrocería posee un coeficiente aerodinámico de 0,33 (0,44 en el Venom GT) que ayuda a que este bólido se deslice por el aire en su objetivo de lograr la máxima velocidad.

Hennessey Venom F5 2

Alimentando a esta tormenta sobre ruedas se encuentra un nuevo motor fabricado a medida para este coche. Se trata de un V8 biturbo y 7.4 litros que genera más de 1.600 caballos y, ​​aproximadamente, 1.760 Nm de par motor. Una transmisión automática de siete velocidades y un solo embrague envía toda esa potencia a las ruedas traseras con el objetivo de superar la barrera de las 300 mph (482,8 km/h).

Lo más curioso del motor del Venom F5 es su concepción para aguantar una especificación de 4 turbocompresores. Ya pueden temblar en Molsheim (Francia) y Ängelholm (Suecia)

Hennessey Venom F5 3

Singular en su propósito, el Venom F5 se basa en la velocidad en línea recta y competirá con el Bugatti Chiron Sport y Koenigsegg Agera RS por el título de «coche de carretera más rápido» cuando las entregas comiencen en 2019. ¿Interesado? Bueno, será mejor que actúes rápido y tengas mucho dinero. Solo se crearán y entregarán 24 ejemplares del Venom F5, y 10 de ellos ya se han vendido a razón de 1,3 millones de euros.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.