Coche del día: Ford Focus 1.8 TDCi

Coche del día: Ford Focus 1.8 TDCi

Posiblemente, uno de los mejores compactos de cuantos se han lanzado al mercado


Tiempo de lectura: 3 min.

Hasta hace un puñado de años, los motores diésel dominaban las ventas europeas. Era tal la importancia y la popularidad de estos motores, que era vital contar con alguna opción dentro del catálogo para obtener unas buenas ventas. De hecho, se llegó a un nivel en el cual, marcas como Bentley, Porsche y Maserati, añadieron esta tecnología a sus ofertas. Fueron decisiones muy criticadas, pero lo mismo ocurre ahora con los SUV; o tienes o no estarás en el pastel.

A comienzo del Siglo XXI, había una serie de modelos que dominaban las listas de ventas mes a mes, gracias, entre otras cosas, a sus motores diésel: SEAT León, Citroën Xsara y Ford Focus. Tres compactos que se han ganado un hueco en la historia del automóvil por sus batallas entre los usuarios, por copar foros y por ser los favoritos de una generación. Serán auténticos clásicos, sin lugar a dudas. De los tres, el Focus fue el último en llegar, al menos en lo referente a un propulsor diésel realmente interesante. Mientras sus rivales lo daban todo con sus motores TDI y HDi de 110 CV, el Focus se tenía que conformar con motor diésel de 100 CV, que si bien ofrecía un buen rendimiento general, no estaban a la altura de los otros dos.

ford focus 1 8 tdci (4)

Fue en 2001 cuando la firma americana puso en liza un motor que convirtió al Focus nuevamente en un rival a batir. En aquel año se lanzó el 1.8 TDCi de 115 CV, un propulsor que necesitaba el Focus como agua de mayo, para poder mantener el tirón de ventas al que se había llegado en el caso del León y el Xsara. Hay que reconocer que el Fod Focus fue todo un acierto, un éxito notable de los americanos tras el fiasco de las ultimas generaciones del Ford Escort. Es más, esas últimas generaciones del Escort, fueron el detonante para la llegada del Focus con el que, junto al León, fue uno de los mejores chasis del segmento. Sirva solo de ejemplo que, entre 2001 y 2002, con una comercialización paralela entre Europa y Estados Unidos, el Focus se convirtió en el coche más vendido del mundo.

Si dejamos eso de lado y nos centramos en el motor, cabe recordar que este motor contribuyó a que el Focus aumentara sus ventas notablemente, pues junto al acabado Sport, fue una opción muy solicitada por los usuarios más jóvenes. Las raíces de este motor se remontan a 1988, aunque en realidad era una evolución del TDdi de 90 CV, del que se diferenciaba por la cámara de combustión –que incluyó en el pistón, como en los mejores motores diésel–, el turbo –de geometría variable– y en la alimentación –primer diésel de Ford con inyección por conducto común–.

ford focus 1 8 tdci (6)

La cilindrada era la menor del mercado en aquel momento, pues mientras Volkswagen apostaba por un 1.9 y PSA por un 2.0, por ejemplo, Ford puso en el Focus un motor con 1.753 centímetros cúbicos capaz de rendir 85 kW –115,6 CV– a 3.800 revoluciones y 250 Nm de par a solo 1.800 revoluciones. La culata solo tenía dos válvulas por cilindro, el cambio era manual de cinco relaciones y los consumo homologados eran de 5,4 litros cada 100 kilómetros. Ya se sabe que en aquellos años, los ciclos de homologación permitían cifras muy bajas y al parecer, según algunos foros, lo normal era conseguir cifras un litro más altas de media.

Todavía se pueden ver unidades circular por las calles, un claro vestigio de cuando los motores diésel dominaron las calles y de cuando los compactos eran la referencia en ventas.

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. También he escrito un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600 titulado "El 600. Un sueño sobre cuatro ruedas".

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

David García

No conozco sensación mejor que la de un volante en las manos. Disfruto también con ellas sobre el teclado, escribiendo ahora para vosotros algo parecido a aquello que yo buscaba en los quioscos cuando era un guaje.

Francisco Javier Rodriguez

En la época en la que pasaba el día dibujando coches, alguien me preguntó: ¿pero a ti te gusta más la mecánica o la carrocería de los coches? Esa misma semana leí el Manual del Automóvil de Arias Paz. Tenía 14 años, esa simple pregunta es la razón por la que estoy aquí, desde entonces no he parado de aprender sobre lo que se convirtió en mi pasión.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.