Menu

Señales de tráfico simpáticas

Un poco de humor con las señales de tráfico que vemos

Señales de tráfico simpáticas

Según el Reglamento General de Conductores, siempre debemos hacer caso a las señales de tráfico, aun cuando parezcan estar en contradicción con las normas de comportamiento en la circulación. Sin embargo, a veces vemos señales de tráfico que parece desafiar la lógica. La rica toponimia española depara situaciones sorprendentes al viajero despistado o que no está muy puesto en geografía, veamos algunas:

Jauja

Esto no es Jauja

Ciertamente no, esta foto está tomada en Lucena, Córdoba, y Jauja es una pedanía de esa localidad que se encuentra a 24 km, pasada la Laguna Amarga. Si tenéis curiosidad por saber de dónde viene la expresión, Jauja es un valle muy fértil, pero de Perú. Es por este valle por lo que la expresión “esto es Jauja” se aplica para decir que algo es próspero y de fácil fruto.

Orconera Vizcaya

Orconera

Este cartel despista muchísimo a los visitantes, pues no tiene nada que ver con Sauron, ni Saruman, ni siquiera con Minas Tirith, aunque sí con minas. En realidad, indica una vía verde, construida sobre la antigua vía de la empresa The Orconera Iron Ore Co. Ltd. Era una empresa inglesa, fundada en 1872, con capital británico, alemán y vasco, fundada para la explotación de varias minas de mineral de hierro, entre ellas la denominada Orconera. Este mineral, se llevaba hasta Gran Bretaña, al puerto de Bournemouth, primero en goleta y luego en vapor.

Esperad, esperad, Tolkien estudió en Oxford, que está a unos 150 km del puerto donde desembarcaban ese mineral. ¿Es posible que J.R.R. Tolkien viera descargar a un vapor a una empresa llamada Orconera? Creo que estoy siendo un insensato, voy a correr.

Aveinte Avila

¿Se puede ir a aveinte por una autovía?

Pues por una autovía, no se puede ir a menos de 60 km/h. Sin embargo, si vamos por la A-50, que une Ávila con Salamanca, podemos ir a Aveinte, localidad abulense.

Peligros Granada

Peligros en Granada

Existe una localidad cercana a Granada que da mucho juego en las señales. El que más me sorprendió fue el que muestro, donde nos indica que el cementerio tiene peligros, aunque bien pensado, si estamos en el cementerio, el peligro ya pasó.

Guarroman Jaen

Guarromán

Todo un clásico a nivel nacional e incluso internacional. El origen del nombre es “río o arroyo de los granados” en árabe, Uādī-r-Rommān, del que deriva el topónimo actual. Lejos de acomplejarse con este nombre, sus habitantes han constituido la Asociación Internacional de Pueblos con Nombres Feos, Raros y Peculiares, con sede en la misma localidad.

Señal En Protugal

Peligro, ancianos

Por último, este cartel visto en Bragança, Portugal. Indica que hay peligro por “ancianos sueltos”. En la normativa española esta señal no existe, aunque sí este tipo de señal. Es una señal de advertencia de peligro, cosa que no comparto, en este caso no hay un peligro en la carretera, nosotros somos ese posible peligro. No me gusta que digan “peligro, colegio cerca”, cuando debería decir “precaución, colegio cerca”. Como decía, esta señal la vi en Portugal, en unas vacaciones familiares por Zamora. Cuando la vimos nos entró la risa, hasta que vimos a una señora llevando una carretilla tan cargada de madera que a mí me costaría llevarla y la señora me doblaba la edad.

¿Has visto un cartel que te ha parecido curioso? ¿Tienes alguna foto original que sea simpática y divertida?

COMPARTE
Sobre mí

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.