Menu

Alain de Cadenet nos recuerda por qué el Ferrari 288 GTO es tan especial

Fue el intento de Maranello de entrar en el mundo de los rallies

Alain de Cadenet nos recuerda por qué el Ferrari 288 GTO es tan especial

El Ferrari 288 GTO es uno de los modelos de la casa del cavallino más exclusivos jamás fabricados. No tanto como el primigenio, el 250 GTO, que, aun siendo el coche más cotizado del mundo y una obra de arte, también hay quien lo disfruta a fondo. El 288 GTO fue un coche de competición que jamás fue, pero sí que llevó la competición a las calles.

Creado con la idea de participar en una serie que nunca existió, este oda a los exceso de los años 80 es un escanladoso coche de carreras que solo se construyó para ser homologado en el Grupo B del mundial de rallies. En caso de que no conozcas la historia ­-y se te de medianamente bien el inglés-, el ex piloto de Fórmula 1 y presentador de televisión británico Alain de Cadenet, hace un breve repaso en un nuevo vídeo de Petrolicious.

La denominación GTO viene de la unión de las iniciales de «Gran Turismo Omologata». Fue utilizado por primera ver en el modelo 250 de 1962, del que se construyeron 36 unidades. La segunda iteración de esta nomenclatura llegaría en 1984. Empleando la base del Ferrari 308 GTB, el 288 GTO abandonaba en cierta medida el concepto de gran turismo, pues a diferencia de su antecesor, no hacía gala de un motor V12 al frente.

El Ferrari 288 GTO se convertiría en el banco de pruebas para otro de los modelos más especiales de la casa italiana, el F40

Tras los asientos, el Ferrari 288 GTO escondía un propulsor de ocho cilindros en uve con 2.885 cm3 de cubicaje, Con la ayuda de una pareja de turbocompresores, el bloque era capaz de entregar 400 CV a 7.000 RPM y 496 Nm a 3.800 RPM a las ruedas posteriores. Asociado a una transmisión manual de cinco velocidades, podía alcanzar los 100 km/h desde parado en 4,9 segundos. Su velocidad máxima era de 305 km/h.

Este coche se construyó como parte de los requisitos de homologación para el Grupo B, que requería un mínimo de 200 ejemplares destinados a su uso por la vía pública. 272 unidades salieron de Módena. La idea básica detrás de esta categoría es enfrentarse a los mejores superdeportivos del planeta sobre pistas de tierra, de asfalto o congeladas. Ganar demostraba a la competencia la superioridad técnica del vehículo, y de sus pilotos.

Pero como hemos mencionado anteriormente, eso nunca sucedió. Una serie de graves accidentes y muertes de pilotos y espectadores causaron que el Campeonato Mundial de Rallyes del Grupo B perdiese popularidad, hundiendo la serie para siempre. Así que la competición que parecía lista para enfrentar a los superdeportivos de los años 80 de Ferrari, Porsche y Jaguar uno contra el otro nunca llegó a buen término.

El resultado es un coche brillante, ruidoso y sorprendente construido para un futuro que no existía. Sin embargo, sí que acabaría siendo la base del Ferrari F40 cuando se desarrollaron la media docena de 288 GTO Evoluzione. Estos prototipos tenían un chasis más rígido, una carrocería más aerodinámica, un peso por debajo de la tonelada (940 kg) y un motor más potente (650 CV). Podía alcanzar los 370 km/h.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.