Menu

Coche del día: Ferrari F40

"Bello, molto bello"

Coche del día: Ferrari F40

Salvaje. Precioso. Rápido. Carísimo. Puede haber infinitos calificativos para el coche que traemos hoy, pero estos cuatro pueden ser un resumen de ellos. El Ferrari F40, uno de los últimos vehículos de la vieja escuela de Ferrari, sin ayudas electrónicas: conducción en estado puro.

Con este vehículo Ferrari daba un puñetazo en la mesa y desafiaba al Porsche 959 o al Lamborghini Countach. Querían realizar un coche con especificaciones de competición, pero que fuese matriculable. Para el motor partieron del bloque del 288 GTO, realizando las modificaciones oportunas para exprimir más potencia: 8 cilindros en V, 2.9 litros de cilindrada, 32 válvulas, dos turbocompresores con intercoolers… todo para extraer una potencia de 478 CV. Brutal para un coche de calle de aquella época.

Qué decir de su carrocería: ese gran alerón, las entradas NACA, esas tomas de admisión en los laterales y el morro bajo y afilado, con faros escamoteables, llantas de cinco radios y unos enormes neumáticos. A pesar de no tener los bajos carenados y ese gran alerón, conseguía un notable Cx de 0,34. Las líneas que dibujó Leonardo Fioravanti, que por aquel entonces trabajaba en Pininfarina, fueron algo sublime que inspiró muchos diseños años más tarde.

Todo lo que no fuese enfocado en hacer el coche más rápido, debía quedarse fuera: sin equipo de sonido,ni tapizados en las puertas, ni dirección asistida, ni ABS. El chasis tubular, con la utilización de materiales compuestos para reforzarlo, como la fibra de carbono o el kevlar, conseguían reducir su peso, a la vez que aportaban rigidez, dejando el peso en vacío en 1.100 kg, o sea 2,3 kg/CV, suficiente para obtener las mejores prestaciones del mercado en aquella época, superando al Lamborghini Diablo cuando apareció en escena: 3,7 segundos en el 0-100 km/h y 326 km/h de punta lo hacían endiabladamente rápido en circuito y terriblemente incómodo en carretera abierta.

El precio de la época en España era de unos 40 millones de pesetas, lo suficiente para hacerse con la corona del coche más caro del mundo. El Ferrari F40 sería el último coche que saldría de Maranello con Enzo Ferrari todavía entre nosotros. El día que lo vió por primera vez, allá por 1987, solo pudo exclamar: «Bello, molto bello».

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
SergioQ4
Invitado
SergioQ4

«sin equipo de sonido,ni tapizados en las puertas, ni dirección asistida, ni ABS», puede ser que ni siquiera tuviera freno servoasistido, si mal no recuerdo?

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Creo que estás en lo cierto.

zamu
Invitado
zamu

Estaba en uno de los pósters que tenía en la habitación… Este, el Koenissegg Testarossa (ambos en rojo, claro), el Porsche 959 en blanco, el Diablo SV en púrpura y el Bugatti EB110 en azul. Ays, qué tiempos…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes). Tras haber conducido más de 400 coches aquí sigo, divulgando y aprendiendo a partes iguales sobre las cuatro ruedas. Vosotros habéis hecho que se convierta en mi pasión.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

J.J. López

Portador del contagioso virus de los coches desde los once años. Ingeniero en informática, programador de robots y visión artificial que lo piensa todo en coches. Amante del arte, técnica y tecnología en movimiento, esto es, apasionado incondicional del automóvil.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Ángel Martínez

Soy uno de esos bichos raros a los que les apasiona hablar de coches y se pasaría horas comentando modelos o repasando la historia de la automoción. Pienso que la mayoría de ellos tienen su encanto, desde el deportivo con el que soñamos hasta el utilitario que te encuentras en cualquier esquina.

Adrián Iniesta

Ingeniero electrónico de profesión y amante de los coches por vocación. Dicen que aprendí a leer con las matrículas de los coches y que con 2 años me conocía todas las marcas y modelos. Cualquier cosa que me discutas sobre coches, te la intentaré rebatir.

Miguel A. Ager

Enfermo crónico del motor desde que era pequeño y lector compulsivo de cualquier texto que hable del automóvil. Se rumorea que la primera palabra que aprendió fue "coche".

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.