Coche del día: Ferrari F40

Coche del día: Ferrari F40

"Bello, molto bello"


Tiempo de lectura: 2 min.

Salvaje. Precioso. Rápido. Carísimo. Puede haber infinitos calificativos para el coche que traemos hoy, pero estos cuatro pueden ser un resumen de ellos. El Ferrari F40, uno de los últimos vehículos de la vieja escuela de Ferrari, sin ayudas electrónicas: conducción en estado puro.

Con este vehículo Ferrari daba un puñetazo en la mesa y desafiaba al Porsche 959 o al Lamborghini Countach. Querían realizar un coche con especificaciones de competición, pero que fuese matriculable. Para el motor partieron del bloque del 288 GTO, realizando las modificaciones oportunas para exprimir más potencia: 8 cilindros en V, 2.9 litros de cilindrada, 32 válvulas, dos turbocompresores con intercoolers… todo para extraer una potencia de 478 CV. Brutal para un coche de calle de aquella época.

Qué decir de su carrocería: ese gran alerón, las entradas NACA, esas tomas de admisión en los laterales y el morro bajo y afilado, con faros escamoteables, llantas de cinco radios y unos enormes neumáticos. A pesar de no tener los bajos carenados y ese gran alerón, conseguía un notable Cx de 0,34. Las líneas que dibujó Leonardo Fioravanti, que por aquel entonces trabajaba en Pininfarina, fueron algo sublime que inspiró muchos diseños años más tarde.

Todo lo que no fuese enfocado en hacer el coche más rápido, debía quedarse fuera: sin equipo de sonido,ni tapizados en las puertas, ni dirección asistida, ni ABS. El chasis tubular, con la utilización de materiales compuestos para reforzarlo, como la fibra de carbono o el kevlar, conseguían reducir su peso, a la vez que aportaban rigidez, dejando el peso en vacío en 1.100 kg, o sea 2,3 kg/CV, suficiente para obtener las mejores prestaciones del mercado en aquella época, superando al Lamborghini Diablo cuando apareció en escena: 3,7 segundos en el 0-100 km/h y 326 km/h de punta lo hacían endiabladamente rápido en circuito y terriblemente incómodo en carretera abierta.

El precio de la época en España era de unos 40 millones de pesetas, lo suficiente para hacerse con la corona del coche más caro del mundo. El Ferrari F40 sería el último coche que saldría de Maranello con Enzo Ferrari todavía entre nosotros. El día que lo vió por primera vez, allá por 1987, solo pudo exclamar: Bello, molto bello”.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
zamu
Invitado
zamu

Estaba en uno de los pósters que tenía en la habitación… Este, el Koenissegg Testarossa (ambos en rojo, claro), el Porsche 959 en blanco, el Diablo SV en púrpura y el Bugatti EB110 en azul. Ays, qué tiempos…

SergioQ4
Invitado
SergioQ4

“sin equipo de sonido,ni tapizados en las puertas, ni dirección asistida, ni ABS”, puede ser que ni siquiera tuviera freno servoasistido, si mal no recuerdo?

Pablo Mayo
Invitado
Pablo Mayo

Creo que estás en lo cierto.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches desde que era un chaval. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Ahora embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ginés de los Reyes

Desde que tengo conciencia me llamó la atención cualquier cosa con ruedas. Aprendí a montar en bicicleta al mismo tiempo que a andar, y creo que la genética tiene algo que ver: mi padre adoraba los coches, les ponía nombres, mi abuelo conducía y participaba en el diseño de camiones, y le privaban los coches...

Javi Martín

Si me preguntas de donde viene mi afición por el motor, no sabría responder. Siempre ha estado ahí, aunque soy el único de la familia al que le gusta este mundillo. Mi padre trabajó como delineante en una empresa metalúrgica con mucha producción de piezas de automóviles, pero nunca hubo una pasión como la que puedo tener yo. Actualmente estoy escribiendo un libro para la editorial Larousse sobre la historia del SEAT 600, que se publicará en 2022, y también escribo para Car and Driver España.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Francisco Jiménez

Ingeniero mecánico adicto a todo lo que queme gasolina… y por qué no decirlo, también de lo eléctrico. Mi meta es no dejar nunca de aprender la técnica que rodea a la automoción y si ya puedo transmitir lo poco que sepa, tanto mejor. Sí, soy de esos que no recuerdan muy bien los nombres de las personas pero jamás olvidan qué coche tienen.

Mario Jiménez

Estudiante de Periodismo, en la Universidad Rey Juan Carlos, en Vicálvaro. Amante del deporte, en especial del fútbol y baloncesto. Ahora, aprendiendo del mundo del motor con ilusión y ambición.